HistoriasNegocios

La inflación rebasaría la meta de Banxico

El 2T trae consigo incrementos de precios en colegiaturas, electricidad y alimentos como el huevo y el pan, por lo que no se ve que la autoridad pueda cumplir su meta.

21-08-2012, 9:18:37 PM
La inflación rebasaría la meta de Banxico
Elie Smilovitz / @smilovitz

El Banco de México modificó al alza su previsión de
crecimiento para 2012 de 4.1 a 4.25% este año y de 4.07% para 2013, pero la .inflación, que se encuentra en su mayor nivel en dos años, también superará el 4%. En lo que va de año ésta ha superado ese
porcentaje en tres ocasiones, enero (4.05%), junio (4.34%) y julio (4.42). 

Esto significa que la política de contención de los precios
aplicada por Banxico no cumplirá su meta, pues su responsabilidad es la de
controlar el nivel de precios para que éstos no caigan por debajo del 2% ni excedan
el 4%.

El dato inflacionario de julio sorprendió porque, al terminar
el primer semestre, Banxico afirmó que las previsiones inflacionarias se
mantenían por debajo del 4% para 2012. Para los expertos de Bank of America
Merril Lynch (BofA), la inflación oscilará entre “3.5 y 4.5% para el resto de 2012
y 2013” y, aunque opinan que ésta está “bien anclada para el mediano y largo
plazo”, afirman que este año superará el 4%, pues durante la segunda mitad del
año los precios tienden a subir.

Además, los economistas de BoFa llaman la atención sobre el
subsidio gubernamental a las tarifas eléctricas, que ocurren sólo durante la
primera mitad del año y que pueden reducir la inflación hasta en un .6%, este argumento
sustenta su previsión de que los precios no bajarán en lo que resta del 2012.
En este sentido apuntan también las previsiones de incremento en los precios de
las colegiaturas y útiles escolares, que ocurren entre agosto y septiembre.  

La solución de manual para contener la inflación de los .precios es
incrementar las tasas de interés, sin embargo, esta es una medida de doble
filo.

El
peligro de subir las tasas

Si la inflación se desborda, Banxico puede subir las tasas,
es decir, encarecer el precio del dinero, para que no haya demasiado en
circulación. Sin embargo, eso daña a quienes planean pedir un préstamo, lo que
puede frenar el otorgamiento de créditos hipotecarios y el consumo de
electrodomésticos y coches, que en muchos casos se pagan a plazos. Por ese
motivo, el Banco de México es tan reticente a elevar los tipos de interés. De
hecho, éstos no han cambiado desde mediados de 2009, cuando la tasa líder se
ubicó en el 4.5%.

Además, un incremento de las tasas puede atraer a los especuladores con sus “capitales golondrina”, cuyo
objetivo es entrar en sistemas financieros que ofrecen altas de interés, para
obtener ganancias rápidas y aprovechar la diferencia de tasas que hay con sus
países de origen, como Estados Unidos y la Unión Europea, en donde la tasa de
interés actual está próxima a cero. Estos capitales, que no son invertidos en
el sector productivo ni en la economía real, pueden salir del país en cualquier
momento y afectar, en ocasiones de forma drástica, el valor de la moneda local,
como ocurrió en 1994 y 1995 con la devaluación del peso y afectar al
crecimiento.

Alimentos por las
nubes

Según la Organización de las .Naciones Unidas para la
Alimentación y la Agricultura ( FAO por sus siglas en inglés), México tiene el
segundo lugar en inflación alimentaria en toda Latinoamérica, después de
Argentina.  Mientras que en el país
sudamericano los precios de los alimentos crecieron 11% interanual hacia
mediados de este año, en México lo hicieron un 8.5% y en Brasil un 7.35%. 

La volatilidad de los precios de los alimentos depende de
varios factores que, en muchos casos no dependen de las políticas monetarias
del Banco de México. Entre ellos, huelgas, sequías, inundaciones o epidemias
explican, en ocasiones, una variación considerable de los precios de varios de
los productos de la canasta básica, que son tomados en cuenta para medir la
inflación.

No obstante, este tipo de factores han afectado al
comportamiento de los precios durante este año. En el estado de Jalisco, unos
dos millones de aves sufrieron una epidemia de .gripe aviar,
lo que mató  a cerca de un millón y obligó
a la Secretaría de Economía (SE) a incrementar el cupo de importaciones de huevo.

Sin embargo, el alza en los precios de algunos granos que
funcionan como alimento de las gallinas, como el maíz amarillo, provocado por
la temporada de sequía, también han influido en un incremento del precio del .huevo. Por ese motivo, la SE
exhortó a los comerciantes a no subir el precio por encima de los 17 pesos por kilo de huevo, aunque los productores calculaban que éste alcanzaría hasta 25 pesos. Aún así, los precios del huevo han llegado a elevar el costo del pan

Por su parte, el .huracán Ernesto, que afectó a varios estados
del país, perjudicó varias decenas de miles de hectáreas de cultivos de maíz
blanco, lo que obligó  algunas entidades
como Quintana Roo a contratar seguros contra catástrofes, según informó el
gobierno de ese estado. Si bien el huracán no supone un riesgo definitivo de
abasto de maíz blanco, sí tuvo un impacto negativo que pudo alterar los
precios.

La amenaza del
estancamiento

En el contexto económico actual, tener una previsión de
crecimiento de 4% es una cifra elevada si tomamos en cuenta que Estados Unidos,
el principal socio comercial de México, tiene una previsión de crecimiento que
no llega al 2%. Por otro lado, países como China, segundo socio comercial en
importancia, crecerá por encima del 8%, incluso tras una revisión a la baja.
Así, mientras las economías maduras luchan por no caer en recesión, las
emergentes crecen de forma veloz.

Sin embargo, en 2010, un año de recuperación tras la fuerte
caída de la economía mexicana en 2009, el Producto Interno Bruto (PIB) creció
5.5%, mientras la inflación superó el 4% en siete de los 12 meses del año, para
cerrar 4.4%. Para 2011, la inflación cerró en 3.82% y el PIB, en 3.9%, aunque la
inflación no superó el 4% en ningún mes.

Cabe destacar la correlación entre crecimiento y aumento de
precios, pues mientras que la cifra de crecimiento no sea mayor a la de
inflación, el poder adquisitivo de las personas no aumenta. Este problema es
uno de los más graves en la economía nacional, pues  si el PIB no crece más que la inflación, tampoco lo hace su capacidad de compra.

¿Qué medidas deben
tomar las autoridades y los productores de alimentos para conseguir, por un
lado, impulsar el crecimiento y, por otro, evitar la escalada de los precios?

Para saber más:

.Descarta Hacienda crisis alimentaria y aumento de inflación

.El kilo de huevo debe venderse en 17 pesos: Ferrari

.México importó varias toneladas de maíz de Estados Unidos

Relacionadas

Comentarios