HistoriasNegocios

La herencia de Felipe Calderón

El sexenio arroja datos que contrastan una situación macroeconómica estable, con un alto porcentaje de trabajadores informales.

02-07-2012, 11:02:59 AM
La herencia de Felipe Calderón
Elie Smilovitz

Twitter: @smilovitz

Tras seis años en el poder, Felipe Calderón ha tenido aciertos y desaciertos económicos. El presidente ha sido reconocido por su gestión de la crisis financiera que impactó a México de forma más violenta en 2009, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) nacional cayó 6.2%. Ante esa situación, el Gobierno Federal implantó una medida de emergencia para evitar los despidos masivos en la que dividió el pago de los salarios de los trabajadores de tal forma que el Gobierno pagara un tercio de ellos, las empresas otro tercio y el propio empleado asumiera el costo de un 33%.  Calderón promocionó esta medida en conferencias alrededor del mundo en el marco de la crisis financiera y la presentó como una de las medidas clave más exitosas de su Gobierno. 

No obstante, el crecimiento promedio entre 2007 y 2011, según INEGI, se ubica apenas en un 1.6%, en parte impactado por la crisis financiera internacional. Por otra parte, se calcula una inflación promedio del 4.33% para el mismo periodo 2007-2011. La inflación para este año ha oscilado entre el 4.05% en enero al 3.44% en mayo, para ubicarse, a finales del ejercicio, según diversas fuentes, en un 3.8%, que se encuentra dentro del rango de ‘tolerancia’ establecido por el Banco de México (Banxico). 

Asimismo, la devaluación de la moneda nacional que pasó de 11.04 a 13.95 pesos por dólar, según cifras de Banxico, son algunos de los indicadores que reflejan el desempeño del Gobierno saliente. Analistas prevén que el peso culmine 2012 en torno a los 12.45 pesos por dólar; el billete verde ha superado la barrera de los 14 pesos en junio, en buena medida por la influencia de la crisis de la zona del euro, que acarreó dos nuevos rescates, a España y Chipre, en un entorno de volatilidad por las elecciones en Grecia, lo que aumentó la presión sobre el peso. No obstante, Banxico llevó a cabo subastas de divisas para frenar una devaluación más pronunciada. 

Estabilidad financiera y macroeconómica

Para Enrique Presburger, experto en finanzas, el principal acierto del sexenio que termina fue “brindar certidumbre al
inversionista internacional por medio de la estabilidad del tipo de cambio, el
cuidadoso manejo de la inflación, el control de las reservas internacionales,
la alta capitalización de la banca mexicana y el cumplimiento cabal de México
con las leyes financieras internacionales, como Basilea III“.

En este sentido cabe destacar que el nivel de reservas internacionales rompió un récord histórico en junio, cuando sumó más de 156,000 millones de dólares (mdd), según reportaba Banxico. En cuanto a la inversión extranjera directa (IED), la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) destacó la entrada al país de más de 100,000 mdd en el periodo 2006-2011, otra cifra récord. 

En relación a la capitalización del sector financiero, hay que recordar que la entrada en vigor de Basilea III, hacia 2013, tendrá nuevos requisitos de solvencia y liquidez para la banca, a 30 días y a largo plazo. En este sentido, el nivel de capitalización de los bancos más grandes que operan en México supera el 15%, mientras que los requisitos de la nueva ley exigen un porcentaje de 10.5% de los activos sujetos a riesgo. Si a ello sumamos que el IPAB garantiza los depósitos de los ahorradores mexicanos por valor de hasta 400 mil unidades de inversión, la salud del sector financiero en México es uno de los aspectos económicos más positivos de los últimos años. 

Presburger afirma que otro acierto económico del sexenio que culmina ha sido “la proyección financiera y
económica internacional del país por medio las aportaciones al Fondo Monetario Interncional (FMI) y la
asistencia a foros internacionales”.

La organización de la Cumbre del G20 en Los Cabos, y el incremento de 145% en aportaciones al FMI por parte de México -hasta ubicar su aportación en torno a 14,000 mdd- ha traído como consecuencia una mayor presencia de México en los organismos de la comunidad internacional y la profundización de relaciones con otros países. Cabe destacar que México fue responsable de invitar a Colombia, Cambodia, Benin y otras naciones que, sin formar parte del G20, fueron invitadas a la Cumbre. Esta acción fortalece el papel de liderazgo de México en el mundo.

En este sentido, uno de los resultados de la Cumbre de Los Cabos fue la invitación por parte de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, para que México formara parte del acuerdo Transpacífico, que pretende fomentar la relación comercial entre América y Asia Pacífico.  

Desempleo y subocupación

Sin embargo, aún hay una serie de reformas estructurales que el sexenio de Calderón no ha resuelto y que pueden considerarse errores de su Gobierno.

“Descuidar completamente el mercado
interno, donde los salarios se pauperizaron obligando a que casi uno de cada tres mexicanos se volcara a la informalidad, es uno de los principales errores del Gobierno saliente”, afirma Presburger.

Según cifras del INEGI, el empleo informal se encuentra en uno de los niveles históricos más altos. Sólo en mayo se sumaron a la informalidad 763 mil personas, lo que elevó la cifra total de personas que trabajan en la economía sumergida a 13.7 millones, casi un 30% de la Población Económicamente Activa (PEA). 

“La falta de infraestructura, de generación
de incentivos fiscales y reformas estructurales, han provocado pocas
contrataciones”, sentencia Presburger, quien explica que “el difícil nacimiento de empresas competitivas genera un
bajo consumo interno y desencadena la cautela de las cadenas comerciales en su compra de
inventario, lo que pegó a varias Pymes productoras”.

“Otro de los
errores más grandes fue conservar a la banca de desarrollo como un entramado
institucional ineficiente, incapaz de ofrecer crédito a las Pymes en el país y
conservando el último lugar en la participación del financiamiento de las empresas
en México”, explica el experto.

Así, la carencia de una fuente de crédito accesible y constante ha degenerado en la falta de contratación por parte de las empresas, pero ha afectado sobre todo a las Pymes, según Presburger. Ante esta situación, muchos trabajadores han tenido que recurrir a la economía informal, con las consecuencias que ello acarrea, entre ellas, una menor recaudación en impuestos, un crecimiento más lento de las Pymes y de sus inversiones y un aumento del subempleo. 

¿Cuáles consideras los aciertos y errores económicos más importantes del Gobierno de Felipe Calderón?

Para saber más: 

México interviene precio del peso

México a la cabeza del G20, ¿qué ventajas tiene?

Diputados aprueban aumento de cuota al FMI

Basilea 2013, el paraguas de los bancos

Relacionadas

Comentarios