revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

¿Se acerca la verdadera salvación del Centro Histórico de CDMX?

Conocida como la Ciudad de los Palacios ignoró por años lo que estaba pasando en su centro histórico y una vez más intentará rescatarlo

17-05-2019, 7:26:40 AM
centro histórico

PTiene poco tiempo que se supo que algunos desarrolladores inmobiliarios, de la industria privada habían ideado un plan para que el Centro Histórico de la Ciudad de México recupere su antiguo esplendor o por lo menos que vuelva a ser un lugar donde la gente elija vivir.

Lee: Carlos Slim quiere invertir (otra vez) en el Centro Histórico de CDMX

Se supone que estos empresarios pretenden lograr la recuperación de 34 edificaciones que  eventualmente se transformarán en viviendas de renta temporal; representantes de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) han explicado que como sociedad era importante aprender a preservar los monumentos históricos y que éstos se fusionen completamente con la ciudad; además la recuperación de vivienda cercana a los centros de trabajo ubicados en Reforma y Polanco ayudaría a  también el problema de movilidad que se vive en la enorme Ciudad de México.

centro histórico
archivo

De acuerdo con datos de la UNESCO la política actual de gestión del Centro Histórico de la Ciudad de México (CHCM) ha sido un lento proceso de valoración de este polígono como zona histórica y patrimonial que inició apenas a partir de la segunda mitad del siglo XX. Fue a partir de la acelerada expansión territorial y demográfica de la Ciudad de México, ocurrida a partir de la década de los 60, que se comenzó a advertir el impacto del desarrollo urbano y económico de la futura urbe en las calles, la vida en la ciudad, los edificios, los monumentos y las vecindades del territorio.

¿Pero qué es lo que pasa con el Centro Histórico?

Simplemente la zona no ha llegado a ser una unidad, ya que está llena de huecos y espacios con edificaciones abandonadas a su suerte por sus propietarios, algunas también fueron deshechas por los fenómenos naturales como los sismos de 1985.

Es de todos conocido que el terremoto de 1985 afectó fatalmente la habitabilidad del Centro Histórico cuando se derrumbaron y dañaron cientos de edificios viejos que de por sí ya eran un claro ejemplo de la vivienda precaria. Esto sumado a las largas décadas de abandono y deterioro causaron: la disminución del número de habitantes, el uso variado de los inmuebles y la proliferación de la actividad económica informal.

En 1987 el gobierno mexicano promovió en la UNESCO que se declarara al Centro Histórico como Patrimonio de la Humanidad, nombramiento que se logró en diciembre de ese año al aprobarse la inscripción conjunta de la Antigua Ciudad de México y el Paisaje lacustre de Xochimilco.

En los años 90 la preocupación por la conservación del Centro Histórico llevó al nacimiento del Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México (FCH), que al principio era un organismo privado que recaudaba fondos y generaba campañas de concientización del cuidado del paisaje, también ejecutó algunas acciones de rehabilitación.

Centro histórico
archivo Centro Histórico CDMX

Durante 1997 se eligió por primera vez a un gobernante para la ciudad, mejor conocida como el Distrito Federal; en esta época la recuperación de la zona ganó mucha fuerza en la agenda política y social, pero por la crisis económica que duró aproximadamente 15 años, más el cambio en la estructura política, más el comercio ambulante que ya se había desbordado en las calles de gran parte de la Zona de Monumentos Históricos, consiguieron que que el deterioro y la degradación social se volvieran imparables.

En el 2001 la industria privada y el gobierno, tanto federal como el de la ciudad, unieron esfuerzos y se trabajó en una compleja rehabilitación de la zona. Tras un amplio esfuerzo, en el 2007, se logró negociar con 20 mil vendedores ambulantes para que liberaran el espacio público de casi 200 manzanas del perímetro “A” para ser reubicados en 48 predios comprados o expropiados por el GDF con el objeto de ser convertidos en plazas comerciales.

La inversión y los planes funcionaron al menos hasta el 2012 cuando en el gobierno de Miguel Ángel Mancera la inversión y los trabajos de rehabilitación se estancaron y se vivió un retroceso en la habitabilidad.

En todo este proceso surgieron datos determinantes: los perímetros “A” y “B”, hasta los años 50 del siglo XX llegaron a tener 400 mil habitantes; hacia el año 2005 sólo había 150 mil. De estos habitantes, 120 mil residían en el perímetro “B” y apenas más de 30 mil en el perímetro “A”.

Según datos obtenidos por las búsquedas de portales inmobiliarios, se ha demostrado quees muy limitado el número de personas que buscan vivir en el centro, que queda comprobado por las 110 búsquedas aproximadas al mes de vivienda en renta en el Centro Histórico durante el 2018, un número bastante bajo; por lo que sí sería importante que se lleven a cabo esfuerzos para hacer esta zona habitable de nuevo, ya que así se resolvería un poco el rezago de viviendas que existe en la ciudad.

Yo creo que lo único que hace falta es generar condiciones permanentes para la habitabilidad de la zona y que siga mejorando  la calidad de vida de la población que actualmente reside ahí.

Cuando se hizo el anuncio del VII Simposium de Centros Históricos que se va a realizar el 23 y 24 de mayo en el Palacio de Minería, miembros de la AMPI reconocieron que en la parte de recuperación de edificaciones hay un importante nicho de oportunidad, donde las autoridades y los posibles inversionistas privados tienen como reto mantener o implementar las condiciones de seguridad, infraestructura y servicios, entre otros, para atraer el capital privado hacia ellos.

Y tal vez ya se haya dado un primer paso para la salvación luego de que el empresario Carlos Slim, nuevamente ha mostrado interés en invertir para recuperar el Centro Histórico ya que se dice que ha visto en este nuevo gobierno las ganas de que suceda esta transformación.

Recomendamos: El regreso inmobiliario del Centro Histórico de la CDMX está cerca