Opinión

Las incógnitas en seguridad que abre la legalización de la marihuana

La despenalización de ciertas drogas, como la marihuana no será la solución mágica para resolver el principal problema de México: la inseguridad

22-11-2018, 6:00:12 AM
marihuana

Hay dos hechos recientes que indican que cada día se vuelve más inminente que México transite hacia la despenalización de ciertas drogas, principalmente la cannabis o marihuana, para uso recreativo y medicinal.

Uno fue el foro temático sobre políticas de drogas y pacificación en relación al Pacto de Reconciliación Nacional, realizado en Cuernavaca, Morelos, y al que asistieron 50 expertos entre los que se encontraban especialistas de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), investigadores del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México, entre otros.

Lee: Esta es la propuesta de Morena para despenalizar la marihuana

También estuvo presente el futuro titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño, quien en dicho foro declaró ser un liberal que cree en la libertad y que se debe dejar a cada una de las personas consumir o no. Y que está a favor de una liberalización de las drogas para el consumo lúdico y médico.

El otro evento de trascendencia sobre el tema fue la presentación del informe “Regulación: el control responsable de las drogas de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas en la Ciudad de México”; donde el expresidente Ernesto Zedillo aseveró “que la política prohibicionista, basada en represión y criminalización, dejó resultados devastadores en muchos países”.

César Gaviria, quien fungió como presidente de Colombia de 1990 a 1994, dijo en el mismo orden de ideas que la regulación de ciertas drogas, en lugar de su prohibición, permitirían a México bajar los niveles de violencia y corrupción, al limitar el poder del narcotráfico.

MarihuanaReuters

En ambos foros se trataron las diversas aristas del fenómeno de inseguridad que se han visto desde hace varias décadas. Y aunque muchos de los participantes de dichos eventos creen que la inseguridad bajará de manera automática con la regulación de ciertas drogas, como la marihuana para consumo recreacional, y vertieron de buena fe sus opiniones, es necesario precisar que la despenalización no es la panacea en materia de seguridad.

Espero que no se me malinterprete, pues soy de los que considera que ya no funciona, si alguna vez lo hizo, el esquema de criminalizar a los consumidores de marihuana para efectos recreativos.

Simplemente, considero que hemos llegado tarde y mal al debate de la regulación, pues justo ahora en la mayor parte de las entidades de Estados Unidos, la marihuana ya es permitida, y es inminente que la legalicen también a nivel federal en ese país.

El principal argumento para quitar la prohibición es impactar las finanzas de los cárteles que trafican con marihuana, de tal manera que pierdan capacidad de financiamiento y operación.

Opino que llegamos tarde y mal a esta discusión, porque ya durante varios años los cárteles mexicanos han diversificado su actuar, y encontraron negocios iguales o más lucrativos, como el robo de combustible (huachicoleo), la trata de personas, la extorsión o el secuestro.

Recomendamos: ¿Qué implica la jurisprudencia sobre el uso lúdico de la marihuana?

Todo lo anterior nos deja un mensaje muy claro: la despenalización no será la solución mágica para resolver el principal problema de México, la inseguridad.

Sin duda ayudará a aliviar algunas aristas, como el hacinamiento carcelario, pues todos aquellos consumidores de marihuana ya no serán criminalizados, y los escasos recursos en materia de seguridad podrán enfocarse a delitos de alto impacto. Pero podemos estar seguros de que los criminales que ya hicieron su modus vivendi con la extorsión y el secuestro, lo seguirán haciendo.

Por eso tenemos que darle prioridad a la reforma estructural de las fuerzas policiales, en los tres niveles de gobierno, e insistir en la creación del Servicio Policial Nacional, para tener en el mediano plazo policías de carrera.

Dicha reestructuración no es una solución mágica ni inmediata, pero es una solución que nos pone en la ruta de lograr en tres o cuatro años resultados sostenibles y medibles.

También podría interesarte:

Comentarios