Buscador
Ver revista digital
Opinión

¿JP Morgan sabe algo que nosotros no?

31-10-2023, 6:00:00 AM Por:
© Wikipedia

¿Qué motiva a Jamie Dimon, CEO de JP Morgan, a desprenderse de una parte sustancial de su participación en el banco que ha liderado más de una década?

En el mundo de las finanzas, pocas figuras son tan influyentes y emblemáticas como Jamie Dimon, el CEO de JP Morgan Chase, uno de los megabancos más poderosos del mundo, quien recién hizo una sorprendente movida que ha dejado a los mercados y analistas financieros preguntándose si hay algo que él sabe y nosotros no.

Durante su largo y destacado mandato al frente de la institución financiera, Dimon ha demostrado ser un líder tenaz, navegando por aguas turbulentas en la economía global, así que no puede pasar inadvertida su decisión de vender un millón de acciones de JP Morgan, con un valor aproximado de 140 millones de dólares.

Esta desinversión es la primera de tal magnitud durante el tiempo que lleva en el cargo, lo que provoca no sólo interés, sino una serie de interrogantes sobre las implicaciones de dicha operación.

La noticia fue dada a conocer a través de una presentación regulatoria el pasado viernes, y rápidamente se convirtió en el tema de conversación en los círculos financieros, pero ¿qué motiva a un hombre como Jamie Dimon a desprenderse de una parte sustancial de su participación en el banco que ha liderado más de una década?

Según las declaraciones oficiales, la venta fue realizada “por razones fiscales y de diversificación”, pero nadie se lo cree. Las circunstancias y el contexto en el que se produce hacen que sea difícil no preguntarse si hay algo más en juego. Seguro que sí.

En retrospectiva, Dimon ha sido un ferviente defensor de la institución financiera que lidera, habiendo adquirido acciones de JP Morgan en momentos clave de su historia: en 2009, durante los oscuros días de la crisis financiera global, compró 500,000 acciones como una muestra de confianza en su capacidad para superar los desafíos que se avecinaban, y en 2016 repitió la estrategia. En total en ambas operaciones invirtió unos 38 millones de dólares.

Así, la familia Dimon ha acumulado alrededor de 8.6 millones de acciones de JP Morgan, una participación que representa una significativa porción de su patrimonio.

Si se trata de una estrategia para diversificar su cartera y atender consideraciones fiscales, como sugiere el comunicado oficial del banco, ¿por qué optar por vender justo ahora? Las acciones del banco han experimentado un asombroso crecimiento del 250 por ciento durante su mandato, y la institución ha mantenido una posición sólida en el mercado financiero.

El asunto coincide también con comentarios hechos por el mismo Dimon al participar en un panel en la Cumbre de Inversión Futura en Riad, Arabia Saudita, donde expresó críticas a los gobiernos y los bancos centrales, destacando la importancia de la humildad y la precaución en la toma de decisiones económicas.

“Prepárense para posibilidades y probabilidades, no para tomar un solo curso de acción, ya que nunca he visto a nadie acertar. Quiero señalar que los bancos centrales estaban completamente equivocados hace 18 meses. Sería bastante cauteloso acerca de lo que podría suceder el próximo año”, dijo Dimon en entrevistas con medios.

Sobre el particular, Torsten Sløk, economista jefe de la gestora de activos Apollo Global Management, señala en un informe: históricamente, el mercado ha demostrado un patrón de error en sus expectativas respecto de las decisiones de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

El mercado tiende a anticipar movimientos del banco central más importante del mundo de manera incorrecta: cuando las tasas de interés son bajas, llega a asumir que la Fed las aumentará en el futuro cercano, y cuando son altas, espera que las reduzca.

Tales patrones de error en las expectativas del mercado plantean la pregunta de si Jamie Dimon está perdiendo la confianza en la capacidad de la Reserva Federal para manejar la complejidad económica actual. En Top Money Report creemos que es así y hay que hacerle caso.

En sus propias palabras, “el gasto fiscal es mayor que nunca en tiempos de paz y hay una sensación omnipotente de que los bancos centrales y los gobiernos pueden gestionar todo este desastre. Estoy cauteloso acerca de lo que sucederá el próximo año”. Deberíamos estar igual.

Las declaraciones de Dimon, junto con su decisión de vender una parte significativa de sus acciones, deben interpretarse como una señal de que viene en 2024 un año económico lleno de incertidumbre y dificultades económicas, sobre todo para las bolsas de valores y activos de riesgo en general. No hay que bajar la guardia.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

MÁS NOTICIAS:

¿Te gustan las historias de amor y la vida en pareja?
Te damos consejos desde la despedida de soltera, tus invitaciones de boda y hasta los centros de mesa para boda. ¡Bienvenidas todas las novias y novios!

autor Máster en Economía de la Escuela Austríaca; liberal, especialista del mercado del oro y editor del boletín de inversiones Top Money Report
Comentarios