revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

Cómo evitar que el terrorismo se infiltre en las empresas

América Latina es una región con pocos casos de terrorismo. Para mantener lejos esta amenaza, se necesita una estrecha colaboración entre gobiernos y empresas.

22-01-2020, 6:20:19 AM
Corrupción y terrorismo

Por Daniel Ortiz*

Los grupos terroristas siguen siendo una amenaza real para la paz y seguridad del mundo. Es por ello que Estados Unidos, Europa y organizaciones como el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) siguen incrementando los esfuerzos para que el resto de la comunidad internacional, así como las empresas de todos los continentes mantengan niveles altos de cooperación para evitar el financiamiento del terrorismo.

Si bien América Latina ha sido capaz de prevenir la actividad de estas organizaciones en su territorio, la amenaza del terrorismo a nivel mundial es real. El terrorismo amenaza la forma de vida de muchas sociedades, incluidas las de LATAM, y si las personas con las que hacemos negocios a nivel internacional se ven afectadas, también nos afecta a nosotros. Necesitamos continuar haciendo nuestra parte para prevenir el financiamiento del terrorismo en nuestra región y ayudar al resto del mundo a hacer lo mismo. 

Sin embargo, debido a las implicaciones globales de este problema, varios factores influyen en las iniciativas regionales contra el terrorismo. El primer factor es el esfuerzo de Estados Unidos para incrementar la cooperación internacional con países latinoamericanos para prevenir que sus territorios sean utilizados como santuarios para el financiamiento, entrenamiento, reclutamiento o simplemente como paso hacia otros países, y sobre todo hacia Estados Unidos.

niños migrantes en la frontera

El segundo factor son los grupos terroristas gestados en el continente americano. Muchos de estos grupos estuvieron vinculados con movimientos políticos de izquierda que decidieron tomar las armas por la falta de acceso al poder por medios legales. Grupos como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Autodefensas Unidas de Colombia, Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en Perú cometieron actos de extrema violencia en contra de civiles y autoridades gubernamentales a la vez que vincularon sus actividades guerrilleras con delincuencia organizada transnacional, incluyendo producción y tráfico de drogas, así como con la adquisición de armamento de guerra.

El tercer factor en materia de combate al terrorismo resulta de los bajos niveles de cumplimiento con estado de derecho y el alto nivel de impunidad, los cuales hacen de la región un espacio para el refugio de terroristas facilitando el financiamiento de estas organizaciones. México fue por mucho tiempo refugios de miembros de la ETA de España, la Triple Frontera de Argentina, Brasil y Paraguay ha albergado a exterroristas que se convirtieron en criminales internacionales. En Trinidad y Tobago, Perú, en algunos países de Centroamérica y en México han sido detenidos individuos que están en listas negras de terrorismo de la comunidad internacional.

En julio de 2019 se llevó a cabo la II Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo en Buenos Aires, Argentina. El objetivo del encuentro fue reafirmar la cooperación entre los países americanos en la Lucha contra el terrorismo y establecer acciones concretas para dar seguimiento a lo acordado en la primera conferencia en Washington. En ese sentido, los delegados de Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay y Perú se comprometieron a continuar con el desarrollo de herramientas para prevenir y luchar contra el terrorismo y su financiamiento. Además, acordaron incrementar la cooperación internacional por medio de una red 24-7 de Puntos de Contacto Nacionales de Seguridad, en el marco del Comité Interamericano Contra el Terrorismo (CICTE) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de plataformas seguras para emitir alertas tempranas, mantener abierto el intercambio de información, así como de buenas prácticas.

Lee: México tiene una lucha pendiente contra el lavado de dinero

Dos objetivos contra el terrorismo

El Grupo de Acción Financiera (GAFI), tiene dos grandes objetivos que deben cumplir los países miembros, así como las empresas que operan en sus territorios: a) la prevención del lavado de dinero y b) la prevención del financiamiento del terrorismo. Por lo anterior, los países que están evaluando la implementación de las recomendaciones de GAFI están actualizando sus leyes y procedimientos para prevenir que sus Estados y empresas nacionales sean utilizados por grupos terroristas.

Es importante recordar que los nombres de terroristas que se encuentran en las listas negras de viaje no desaparecen de los sistemas de seguimiento de Estados Unidos, Europol e Interpol aunque sus grupos hayan sido desarticulados. Tan solo las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Europa calculan que unos 40 mil combatientes extranjeros colaboraron con el autollamado Estado Islámico (ISIS) en Siria e Irak. Países como España siguen tras la pista de terroristas de ETA a pesar que este grupo dejó de operar. En Argentina siguen abiertas las líneas de investigación por los atentados terroristas en los años noventa en los que están vinculados miembros del grupo libanés Hezbolah con el muy probable apoyo de autoridades de Siria.

Es por ello, que los equipos de debida diligencia en las empresas cuenten con bases de datos históricas de los líderes y miembros de estos grupos para que estos no utilicen sus plataformas financieras y cadenas de suministro para lavar activos o financiar el terrorismo en el presente y futuro.

También, los terroristas aprovechan las brechas de seguridad que permiten los nuevos medios de comunicación, así como instrumentos alternativos de pago como las llamadas criptomonedas para operar en la clandestinidad.

corrupción
Depositohotos

GAFI recomienda que los países deben tipificar el financiamiento del terrorismo con base al Convenio Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo, y deben tipificar no sólo el financiamiento de actos terroristas, sino también el financiamiento de organizaciones terroristas y terroristas individuales, aún en ausencia de un vínculo con un acto o actos terroristas específicos.

Los países deben asegurar que tales delitos sean designados como delitos determinantes del lavado de activos. Inclusive el GAFI recomienda que debe aplicarse a las personas jurídicas responsabilidad y sanciones penales, además de sanciones civiles o administrativas.

Tecnología para detección

Afortunadamente ya existen bases de datos de listas negras de terroristas, así como herramientas tecnológicas que permiten a las empresas prevenir que estas organizaciones utilicen de manera directa o indirecta, por medio de terceros, para lavar dinero o para financiar a estos grupos ilegales. GAFI recomienda que los países y las instituciones financieras deben utilizar nuevas tecnologías para identificar y evaluar los riesgos de lavado de activos y financiamiento del terrorismo con el incremento en el desarrollo de nuevos productos y prácticas comerciales virtuales.

Las nuevas tecnologías, a las que hacemos referencia, sirven no solo para identificar y conocer mejor a nuestros clientes (KYC por sus siglas en inglés) sino también son una poderosa herramienta para prevenir que terceras personas utilicen nuestras plataformas comerciales para financiar a la delincuencia organizada o al terrorismo.

América Latina
Depositphotos

Existen plataformas tecnológicas que permiten identificar a entidades sospechosas de financiar el terrorismo y actividades criminales conexas como el tráfico de armas, financiamiento ilegal a partir de fraudes en medios de pagos y con tarjetas de crédito, entre otros.  Por ejemplo, se pueden utilizar estas plataformas para identificar a los individuos que intentan burlar los mecanismos de inteligencia financiera mediante el uso ilegal de bancos, empresas de remesas o transferencia de recursos electrónicos.

Afortunadamente, América Latina es una región con pocos casos de operación de grupos terroristas. Sin embargo, para seguir manteniendo al continente libre de esta amenaza se necesita una estrecha colaboración entre los gobiernos y las empresas para que grupos nacionales o globales no utilicen nuestras plataformas para financiar sus actividades. Este sigue siendo una amenaza a la seguridad internacional para Estados Unidos, Europa y muchos otros países por lo que es muy importante la cooperación público-privada en la materia.

*Daniel Ortiz es director de Desarrollo de Negocio para Latinoamérica de LexisNexis® Risk Solutions México

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

Ver comentarios

Comentarios