Opinión

México tiene una lucha pendiente contra el lavado de dinero

México se encuentra en la tercera posición a nivel mundial dentro de los flujos financieros ilícitos, como es el lavado de dinero y la evasión de impuestos, con un monto calculado en 52,884 mdd. Un riesgo para las instituciones financieras.

01-02-2018, 12:28:47 PM
Lavado de dinero

Por LexisNexis Risk Solutions México

Durante algunos años, México ha mantenido las primeras posiciones en los índices de flujos financieros ilícitos como el lavado de dinero y la evasión de impuestos. Según la última evaluación de Global Financial Integrity, el país se ubicó en el tercer lugar de la lista mundial, con un monto anual de 52,844 millones de dólares.

Sin embargo, 2018 representa una gran oportunidad para que las instituciones financieras y gobierno reafirmen los esfuerzos para combatir y disminuir los riesgos del lavado de dinero.

Existen dos vías hacia la reducción de los efectos del lavado de dinero en México, por una parte, el gobierno mexicano es el protagonista de la primera vía, la cual es regular el mercado financiero de forma eficiente y por otra parte las instituciones financieras y empresas son las responsables de optar por la vía de la prevención.

De acuerdo al último Informe de Evaluación Mutua publicado por el GAFI, en términos de regulación México ha tenido una mejora significativa en algunas áreas del régimen anti lavado de dinero.

Sin embargo, estas acciones deben ser más integrales y prioritarias para dar como resultado una adecuada asignación de recursos en el ámbito federal, estatal y comunitario. La implementación de dichas acciones sigue siendo una preocupación en algunas áreas debido a la falta de capacidad y a la alta rotación de los funcionarios jerárquicos en organismos críticos de la administración pública.

México necesita una política integral que priorice la investigación financiera y el procesamiento del lavado de dinero como un delito autónomo. La inteligencia financiera, la investigación, la acción penal, la condena y las sanciones deben funcionar de manera coherente para mitigar efectivamente los riesgos de este delito.

Es seguro que aún hay mucho por hacer en cuanto a las regulaciones en contra del lavado de dinero, ya que, tan solo en 2016 la Unidad de Inteligencia Financiera en México emitió 112 denuncias que involucraban a 499 sujetos y significaron un costo de 57,841 millones de pesos. Efecto de esto, la economía nacional se vio afectada por las pérdidas monetarias y la falta de decomisos, además de lastimar la reputación del país ante la economía global.

Sin embargo, en la lucha contra este delito no todo queda en manos de los organismos gubernamentales, como se mencionó anteriormente, los esfuerzos de esta lucha se bifurcan en dos caminos, y el otro camino es la prevención de riesgos y cumplimiento por parte de las empresas e instituciones financieras.

En este sentido, estos jugadores deben ser proactivos y adoptar una cultura de prevención para consolidar un sector seguro que conozca los riesgos operativos y sistémicos del lavado de dinero para proteger sus ecosistemas con las políticas de cumplimiento adecuadas.

No cabe duda que el sector financiero y empresas han adquirido una madurez en cuanto al conocimiento de los riesgos que implica el verse involucrado en un delito financiero como el lavado de dinero, corrupción o soborno. Sin embargo, aún queda mucho por aprender e implementar para reducir los impactos de un delito sistémico como el lavado de dinero. En este contexto de oportunidades, se debe echar mano de todos los aliados disponibles.

La tecnología se vuelve entonces un recurso clave para lograr un cumplimiento efectivo de las regulaciones anti lavado de dinero, aportando herramientas de conocimiento del cliente para monitorear las actividades de terceros, con información gestionada en plataformas especializadas de cumplimiento que permiten mejorar la prevención de riesgos financieros.

Finalmente, al unir los esfuerzos del gobierno e instituciones financieras en una mutua colaboración, se pueden mejorar los resultados de años anteriores en cuanto a la percepción del país en temas de delitos financieros, además de emprender el camino hacia un sector financiero más seguro y confiable.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

 

Dime cómo usas tus redes sociales y te diré como venderte

 

Comentarios