Buscador
Ver revista digital
Economía

México sentirá presiones por precios de gas, pero no escasez

25-02-2022, 1:03:21 PM Por:
Ahorrar gas
© Photo by Brett Jordan on Unsplash

El país tiene una ventaja con la que casi ninguna nación cuenta, su cercanía a uno de los principales mercados gaseros del mundo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló este jueves que el país se encuentra preparado y que no resentirá grandes efectos en los precios de los energéticos por el conflicto Rusia-Ucrania.

En realidad, más que preparados, México tiene la enorme ventaja de que se encuentra cerca de uno de los mercados gaseros más importantes del mundo, el de Texas, y en general, nuestro vecino y principal socio comercial es una potencia en este sector.

Pero no basta con eso. Sin embargo, México tiene suerte. El homólogo estadounidense del presidente mexicano, Joe Biden, dijo ayer en un mensaje a sus ciudadanos y al mundo, que Estados Unidos se asegurará de mantener el flujo de los mercados energéticos para evitar escasez y que los precios se disparen excesivamente. Lo anterior sin duda beneficiará al mundo entero, disminuyendo el impacto de la acción bélica que llevó a cabo Rusia y de las sanciones en su contra que se aplicaron de inmediato, sin embargo el impacto en precios globales es prácticamente inevitable.

Sí habrá presiones en precios

Al señalar que México está cerca de uno de los principales productores de gas, no significa que no habrá presiones sobre los precios internacionales y, por lo tanto, sobre los costos internos. Sin embargo, es poco probable que haya escasez, Estados Unidos ha activado su maquinaria productiva de gas y la puso a trabajar “a todo vapor”, para mantener el abasto a sus principales socios comerciales y estratégicos.

Antes de la pandemia, al cierre de 2019, México importaba el 90 por ciento del gas que consumía, de acuerdo con datos del Prontuario Estadístico de Gas Natural de la Secretaría de Energía (Sener).

Nuestro país es altamente dependiente de las importaciones de gas, ya que 10 años atrás las compras del energético al exterior era del 32 por ciento de lo que consumía. Estas importaciones provienen prácticamente en su totalidad de Estados Unidos, país que como señalamos, ha activado su infraestructura gasera y la hará trabajar intensamente en los próximos meses para mantener el abasto.

Sin embargo, eso no significa que no habrá presiones sobre los precios internacionales. De hecho ya los hay. Rusia también es un importante productor mundial de gas. Es el mayor proveedor de Europa y también tiene una parte importante del mercado asiático por su cercanía con ambos continentes.

La crisis geopolítica junto con el impacto en las cadenas productivas y logísticas debido a la pandemia, han provocado que sólo en lo que va del año el gas natural tenga un incremento promedio en el mundo de 38.98 por ciento. En Europa este commoditie se ha disparado 49 por ciento, mientras que en algunos mercados asiáticos ha subido hasta 51 por ciento.

Es casi inevitable que no haya más presiones en los precios de los energéticos, especialmente gas y gasolina, por lo que el gobierno mexicano deberá enfrentar esos costos de alguna manera ante su negativa de reflejar dichas presiones en los precios finales, o reflejar mínimamente y de manera totalmente insuficiente absorbiendo mediante subsidios los costos reales.

Por otra parte, el país tiene cerca un mercado gigantesco de gas, que disminuye al mínimo la posibilidad de escasez. Actualmente hay siete grandes instalaciones de exportación de gas en Estados Unidos.

Son las siguientes: Sabine Pass, de Cheniere Energy, en Louisiana; Cove Point Liquefaction, en Maryland, explotada ahora por Berkshire Hathaway; Corpus Christi Liquefaction, de Cheniere, en Texas; Cameron LNG, de Sempra Energy, en Louisiana; Elba Liquefaction, de Kinder Morgan, en Georgia; Freeport LNG, en Texas y Calcasieu Pass, de Venture Global.

Todo esto garantiza al menos medianamente que México no enfrente problemas de abasto, además de que se encuentra realmente muy lejos de la zona de conflicto y no recibe gas ruso precisamente por la lejanía, que haría cualquier operación en ese sentido.

También se espera mayor inflación global, y México la importará

En los hechos, muchos efectos se esperan por la situación bélica entre Rusia y Ucrania, que involucra indirectamente al mundo entero, algunos países más que otros, pero al final de cuentas a todos les incumbe.

Un gran impacto será el de la inflación, desde ahora se prevé que el aumento en los precios internacionales de los energéticos dispare todavía más las presiones inflacionarias, ya de por sí vigentes desde el año pasado.

Los energéticos son desde hace al menos un año el principal factor en el crecimiento de los precios generales en gran parte del mundo, y lo serán todavía más; la inflación global se mantendrá al alza, México por lo tanto no podrá aislarse, menos como país importador de energía. Los planes para volverse una nación autosuficiente no pasan por su mejor momento y la tarea no será fácil.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios