Buscador
Ver revista digital
Opinión

Lo que no te dicen de las cifras de Inversión Extranjera Directa en México

15-11-2023, 6:00:00 AM Por:
© Depositphotos Inversiones en México

Las nuevas inversiones entre enero y septiembre de 2023 son 80% menores que en el mismo periodo de 2022, y el 76% de la IED son reinversiones.

Con mucho bombo y platillos se presume que el nearshoring está generando una fuerte llegada de Inversión Extranjera Directa (IED) al país, pero las cifras en detalle siguen sin demostrar que nuevas empresas se estén instalando en México. Vaya, desde hace más de dos años se celebra este fenómeno de relocalización de plantas, pero aún no vemos claro.

La clave está en las cifras… La semana pasada, la Secretaría de Economía (SE) informó que México alcanzó un nuevo máximo histórico de IED, al registrar 32,926 millones de dólares (mdd) durante el tercer trimestre de 2023, un incremento del 2.4 por ciento respecto a igual período del año pasado, cuando se ubicó en 32,147 mdd.

Si se excluye el efecto de las operaciones atípicas de Televisa-Univisión y Aeroméxico ocurridas en 2022, el crecimiento de la IED de enero a septiembre de 2023 sería del 30 por ciento interanual.

Pero lo que llama la atención es que el concepto de nuevas inversiones, es decir, empresas extranjeras que están instalándose en México para el desarrollo de nuevos proyectos, apenas representan el 8 por ciento de la IED total. El 76 por ciento corresponde a reinversión de utilidades.

Así que las nuevas inversiones en esos nueve meses de 2023 totalizaron 2,806 millones de dólares, una caída del 80 por ciento con relación a enero-septiembre de 2022, con cifras preliminares.

La estadística revela que el monto de nuevas inversiones para ese período es el más bajo desde 2014, cuando sumaron 435 millones de dólares.

¿Qué dicen otros especialistas? Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base, señala que debido a la caída de la IED de nuevas inversiones, se espera que en 2023 este componente explique la menor proporción de la Inversión Extranjera Directa total en registro.

El bajo crecimiento de las nuevas inversiones indica que se está desaprovechando la oportunidad del nearshoring”, asevera la economista. Y estamos totalmente de acuerdo. De haber continuado el flujo de nuevas inversiones a un ritmo similar al observado en 2022, estima Siller, en enero-septiembre de 2023 la IED total acumularía cerca de 44,650 millones de dólares, que para el año completo implicaría una potencial suma cercana a 50,000 millones.

En conversación con este espacio, el consultor en políticas públicas, relaciones gubernamentales y comercio internacional, Jorge Molina Larrondo, cuestiona: si no hubiera problemas con la captación de IED, ¿por qué la Secretaría de Economía disfraza tanto las estadísticas y por qué han dejado de dar información que hasta el gobierno de Enrique Peña Nieto ofrecía? ¿Por qué simplemente no dar las cifras del trimestre sin tanto maquillaje?

El también columnista del periódico El Financiero opina que el embellecimiento de las cifras se evidencia en la manera como la autoridad presenta la información: en agregados sin identificar los importes de cada trimestre.

“Por ejemplo, en este tercer trimestre dan los agregados de nueve meses y para sacar las cifras propias del tercer trimestre uno tiene que generar los datos usando los comunicados del primer y segundo trimestres. Con Peña y con los presidentes anteriores te daban las cifras exactas de cada trimestre. Al dar las cifras como agregados trimestrales se disfraza la caída en la captación trimestre a trimestre. ¡Ahí lo dejo!”, asevera el experto analista.

En Top Money Report reforzamos el punto al advertir que sólo ver o presumir los datos totales, como hace el gobierno, es una clara forma de enmascarar la realidad: los inversores nuevos no están viniendo a invertir a México como se presume.

Claro que es excelente que la IED en cifras globales siga “fuerte” (aun cuando sean presentadas con números cuestionables), pero lo cierto es que se está desaprovechando la oportunidad del nearshoring, por más que canten lo contrario, pues son las reinversiones las que se mantienen, no así el nuevo flujo de capital de inversión.

Por donde se le vea, esa tendencia es negativa y enciende una “luz amarilla” sobre las decisiones de los empresarios y los dueños del dinero que están prefiriendo no hacer tanta inversión productiva en México. Creer que en ello “nada tiene que ver” el debilitamiento de los fundamentos económicos del país, a causa de un gobierno que derrocha y endeuda, sería una ingenuidad.

Recordemos que todo lo anterior pasa mientras México todavía goza del “grado de inversión” otorgado por las calificadoras internacionales de riesgo crediticio y que, de perderse –algo que es cuestión de tiempo–, podría generar salidas en vez de mayor atracción de capital, lo que implica un riesgo grave para la economía del país.

Todo esto –insisto– tiene que ver con las decisiones del gobierno, como la de disparar el gasto público, el déficit y el endeudamiento en 2024, que comprometen el futuro de México en el largo plazo. ¿Así o más claro?

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

MÁS NOTICIAS:

autor Máster en Economía de la Escuela Austríaca; liberal, especialista del mercado del oro y editor del boletín de inversiones Top Money Report

Comentarios