Buscador
Ver revista digital
Finanzas

¿Qué le pasa al peso? Estos son los datos para no entrar en pánico

14-11-2019, 6:00:27 AM Por:
Peso - Dólar
© Especial

La reciente "debilidad" del peso empieza a generar nerviosismo; pero, en una perspectiva de largo plazo, el mercado tiene otros datos.

El peso mexicano está en un momento de debilidad, si es que se le puede llamar así al hecho de que se ubica en su nivel mínimo frente al dólar desde el 8 de octubre pasado, poco más de un mes. Los ajustes del peso tienen explicaciones, algunas muy evidentes y otras más difíciles de encontrar.

Antes de señalar algunas de estas explicaciones sobre la reciente debilidad de la moneda mexicana, veamos ciertas cifras relacionadas con su desempeño en el mediano y largo plazo, para tener una mejor perspectiva sobre cómo se ha comportado nuestra moneda.

Depositphotos. Peso mexicano

Peso, saldo positivo durante la era AMLO, hasta el momento

Durante el año, la moneda mexicana tiene una apreciación de 20 centavos, equivalente a 1.11 por ciento, toda vez que la cotización interbancaria valor spot (siempre se utiliza este referente por ser el que incluye las operaciones más grandes del mercado nacional e internacional, además de que el banco central fija un precio final para que sirva de referencia), cerró el año pasado en 19.6650 pesos por dólar y ayer miércoles 13 de noviembre quedó en 19.4450 unidades.

Si midiéramos el desempeño del peso en forma anual, es decir, noviembre de 2019 contra el mismo mes del año pasado, tenemos que la moneda mexicana refleja una apreciación importante, de 5.18 por ciento ya que, por estas mismas fechas, pero de 2018, se pagaban 20.5055 pesos por cada dólar estadounidense en el mercado de mayoreo o interbancario.

dolar-peso
Especial Fotoarte Sofía Ugalde.

En ese mismo lapso de análisis, un año, es más la apreciación del peso que la depreciación, si consideramos los máximos y mínimos registrados por la divisa nacional. La cotización más alta alcanzada por el dólar ha sido de 20.63 pesos el 26 de noviembre del año pasado, mientras que la más baja fue de 18.7570 unidades el 12 de abril de este año.

Medido así, la depreciación máxima que ha registrado el peso en el transcurso de un año ha sido de 0.61 por ciento, mientras que la apreciación más amplia que ha observado nuestra divisa en estos últimos 12 meses se ha ubicado en 8.53 por ciento. Claramente la moneda mexicana ha estado más tiempo en zona de fortaleza que de debilidad. La presente administración ha gozado más de un peso fuerte que de uno débil.

Las tasas México-EU, el factor esencial

Es importante señalar este factor como el determinante para el desempeño de la paridad peso-dólar. En estos espacios hemos señalado muchas ocasiones que la amplia diferencia de tasas a favor de México propicia el famoso Carry Trade, o acarreo de dinero, de parte de fondos que traen dólares a nuestro país para ser invertidos en pesos, aprovechar las tasas altas y regresar con un mayor beneficio, al que muchas veces se le añade una ganancia cambiaria. La relevancia de este factor se mantendrá, son al menos 500 puntos base los que aprovechan los fondos de inversión foráneos, preponderantemente estadoundienses.

Fed
Depositphotos

Por esta razón dejemos de lado dicho elemento para explicar otras causas que han movido últimamente al tipo de cambio.

Los otros factores

1) La debilidad de las divisas latinoamericanas por el momento crítico que vive la región. Tan sólo entre lunes y martes el peso chileno se hundió a niveles mínimos históricos de 800 unidades por dólar; el peso argentino también está sujeto a intensas presiones ante la incertidumbre por las condiciones de su deuda; asimismo, los acontecimientos en Bolivia le añadieron más incertidumbre a la zona sur de Latinoamérica, el real brasileño se mantiene errático por las mismas causas. México no deja de pertenecer a Latinoamérica, es lógico que un mal momento para la región repercuta en nuestra divisa.

2) Definitivamente la incertidumbre en torno a la situación China-Estados Unidos es un factor negativo o positivo para el peso mexicano, según las noticias que se conozcan. Por el momento se ha incrementado la volatilidad ante los encuentros y desencuentros entre ambas naciones, pasándole factura a la moneda local.

Guerra comercial entre China y Estados Unidos
Reuters Guerra comercial entre China y Estados Unidos

3) Los mercados cambiarios también descuentan noticias; es muy probable que México pierda en las próximas semanas el grado de inversión, por lo que también es muy probable que nuestra divisa ya lo haya empezado a descontar.

Te puede interesar: 80% de inversionistas anticipan que México perderá el grado de inversión

4) Puede darse por un hecho que la economía mexicana prácticamente no crecerá este año, lo hará muy poco para 2020 y no hay elementos para considerar tasas extraordinarias de crecimiento para 2021 y los años subsecuentes, al menos con las cifras de las que hoy disponen los mercados. El peso se había mantenido más o menos fuerte en el año y también resulta lógico que se ajuste antes del cierre de 2019 por una perspectiva de bajo crecimiento los próximos años.

Posibles escenarios

a) Nada se puede descartar, probablemente el dólar se fortalezca más contra el peso en las próximas semanas, pero tendría que irse al cielo para que al cierre del año haya sido una gran inversión en los mercados, hoy día quien la ha apostado al dólar tiene un rendimiento negativo.

b) Técnicamente, el tipo de cambio peso-dólar ya no tiene fundamentos para bajar más allá de 19 unidades; hacia arriba puede subir a varios niveles, pero se espera que lo haga de manera más o menos ordenada, solamente que esa velocidad dependerá de las noticias y las cifras.

Peso y dólar
Especial

c) ¿Hasta dónde podría subir el dólar?; evidentemente nadie lo sabe ni lo puede adivinar, pero un dato nos podría ayudar sólo para medir el potencial del mercado: el nivel máximo histórico vigente del dólar contra el peso en el mercado interbancario se ubica en 21.93 pesos por dólar, fue alcanzado el 19 de enero del año 2017, así es que imagínese el potencial que tiene.

d) Sin embargo, el dato anterior no es para entrar en pánico, como señalamos nadie sabe cuándo ni cuánto puede subir el tipo de cambio, o bajar. Lo mejor es siempre analizar en la medida de lo posible el desempeño y su contexto tanto nacional como internacional, acercarse a conocedores de la materia, no hacer caso de rumores y, no olvidar que el banco central mexicano también juega en este tablero.

Te puede interesar: Los bancos centrales pueden ‘echarle la man a Pemex en pago de deuda

Banco de México dólar FED latinoamérica noviembre paridad peso dolar peso tasas de interes tipo de cambio
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios