Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Los desaciertos de la Fed que ponen en riesgo su credibilidad

05-10-2023, 9:32:38 AM Por:
© EFE.

La falta de un discurso único en el banco central y sus traspiés de años previos son factor de incertidumbre en los mercados.

La Fed está en riesgo de enfrentar un proceso de desprestigio que no es sano ni para los mercados ni para la economía del mundo. La volatilidad financiera actual se explica, en parte, precisamente por la incertidumbre en torno a la Fed.

Y esta situación no es gratuita, en retrospectiva, la Fed ha cometido errores de comunicación que le han restado credibilidad, un activo esencial para cualquier banco central, especialmente para el más influyente del mundo.

La posibilidad de que suban las tasas de interés nuevamente en el corto plazo se sustenta en las cifras que muestran la economía de Estados Unidos, pero una Fed volátil no es precisamente la mejor forma de dar certidumbre a los mercados.

Ofensiva mediática que no ayuda

En las semanas recientes, la Fed ha profundizado en una ofensiva mediática que lo único que ha provocado es incrementar la incertidumbre, a juzgar por el desempeño de los mercados.

Desde la postura de la necesidad de nuevos incrementos en las tasas de interés para mandar señales adicionales a los mercados, hasta la posibilidad de un recorte de tasas en el primer trimestre del año venidero, lo cierto es que la Fed no encuentra un discurso único, un discurso uniforme que le permita comunicar al mercado.

Si existe alguna duda al respecto, podemos consignar solamente algo de lo que se ha señalado en los días recientes por parte de algunos miembros de la Fed.

Susan Collins, presidente de la Fed de Dallas y miembro sin voto este año, aseguró que se logrará controlar la inflación sin un gran aumento en el desempleo; es decir, favorece un “aterrizaje suave”. Sin embargo, considera que todavía no se puede cantar victoria y, por lo tanto, espera que las tasas de interés se mantengan altas por más tiempo.

En contraste, Neel Kashkari, presidente de la Fed de Minneapolis, quien tiene voto este año, dijo que el gasto en consumo supera las expectativas y que no ha podido controlarse con éxito la inflación, sugiriendo nuevas alzas.

Pero si usted quiere una declaración más incierta todavía por parte de algún miembro de la Fed, lea por favor la siguiente:

Mary Daly, presidente de la Fed de San Francisco, que no tiene voto este año, señaló que no saben si mantener o subir la tasa de interés más de lo que ahora se encuentra.

Mientras que Michelle Bowman, gobernadora de la Fed, de plano cree que la tasa de interés debe subir más porque el control sobre la inflación será lento, y que factores como los precios de la energía podrían alterar nuevamente su trayectoria.

Así, sin un discurso sólido y unificado, el caos que refleja la Fed también repercute en los mercados. Su credibilidad debe y tiene que recuperarse porque, de lo contrario, la vulnerabilidad en la economía estadounidense será mayor.

La historia de los desatinos de la Fed se remonta a unos años antes, cuando empezaron a registrarse fenómenos inesperados por los mercados, y todo indica que también por la misma Fed.

Los desatinos de la Fed, en retrospectiva

Marzo de 2020: El presidente de la Fed, Jerome Powell, afirmó que “La inflación no será un problema“. El repunte de los pecios iniciaba y hoy en retrospectiva toman mayor dimensión las advertencias que se hacían al presidente de la Fed, y su negativa a reconocer el problema, hasta lo minimizó.

Enero de 2021: El titular de la Fed cambió su tono, dijo que “La inflación es transitoria“. En una frase que será histórica, el titular de la Fed definió como transitorio el repunte de la inflación en el mercado estadounidense y en todo el mundo. Sus palabras y esta definición terminarían por marcarlo en su gestión que todavía no concluye.

Septiembre de 2021: Powell prometió que “los tipos de interés no subirán hasta 2024“. Negó que se podría iniciar una escalada en las tasas de interés para controlar la inflación; otra desafortunada declaración que lo perseguirá de por vida, porque justo es lo que sucedió casi enseguida, las tasas de interés empezaron a subir.

Enero de 2022: Sorprendentemente, Powell declaró que “Se necesita recesión para reducir la inflación“. Un discurso totalmente contrario a todo lo que había dicho antes, ya que para generar una recesión es necesario incrementar las tasas de interés de manera significativa. Los mercados empezaron a considerar que el banquero central era demasiado inestable en sus declaraciones, y quien sabe si en sus acciones.

Diciembre de 2022: Aseguró que “La desinflación ha comenzado“. Lo que fue interpretado por los mercados como una señal de triunfo sobre la inflación, nada más lejano de la realidad.

Febrero de 2023: Powell ofreció una perspectiva optimista: “Un aterrizaje suave es posible”. Algo que hoy es factible, pero sin olvidar que el costo podría ser demasiado elevado, con tasas de interés altas por un largo periodo.

Marzo de 2023: Destacó que “El sistema bancario es estable“. Justo unas semanas después el sistema bancario estadounidense se cimbraba con la quiebra de varios bancos regionales; la crisis se contuvo, pero quedó la impresión de que algo no está bien en la Fed al realizar declaraciones que no son sólidas en cuanto al conocimiento de algo tan relevante como el sistema bancario del país.

Septiembre de 2023: Predijo que “La inflación no alcanzará el 2% hasta 2025“. Una declaración ya totalmente opuesta a aquella que hiciera minimizando el repunte de la inflación o en la que dijo que era transitoria. En los hechos, lo que vimos fue un caos provocado por la inflación y por la mala gestión del problema.

MÁS NOTICIAS:

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios