Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Las Afores cumplen 25 años y esto lo bueno, lo malo y lo escandaloso

01-07-2022, 6:15:00 AM Por:
Afore
© Especial

Las Afores iniciaron operaciones el 1 de julio de 1997, junto con el esquema de cuentas individualizadas, estos han sido sus aciertos y errores.

Las Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afores) iniciaron oficialmente su operación el 1 de julio de 1997, junto con el nuevo sistema de cuentas individualizadas en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).

Por lo tanto, este viernes 1 de julio las Afores están de plácemes, aunque con perfil bajo como gremio, para pasar desapercibidos en la medida de lo posible y no ser señaladas como al inicio de la administración como entidades que pagan bajas pensiones, cuando el origen del problema no eran ellas.

Definitivamente, bajo una visión estrictamente financiera, las Afores deben estar satisfechas del papel que han jugado en el SAR estos 25 años, toda vez que administran las cuentas de millones de mexicanos y forman parte de un sistema que con este cambio hacia las cuentas individualizadas se salvó de la quiebra, que era a donde se dirigía con el esquema de beneficio definido vigente hasta el 30 de junio de 1997.

Pero, desde luego que siempre hay cosas buenas y malas, aquí un pequeño balance.

Lo bueno

1) Las cuentas individualizadas: Por este mecanismo se evitó la quiebra del sistema de pensiones del país, permitió que millones de mexicanos transitaran a un esquema de cuentas individualizadas para consolidar un ahorro personal que será la base de la pensión de millones de mexicanos una vez llegado el momento. Al cierre de mayo pasado las Afore administraban un total de 70.87 millones de cuentas, aunque habría que ver cuántas de estás se encuentran duplicadas o no han sido depuradas.

2) Acumulación de ahorro: El sistema de Afores cuenta al cierre del primer trimestre del año con activos administrados por 5 billones 107 mil millones de pesos, equivalentes a 20 por ciento del PIB nacional. El sistema se encuentra todavía en etapa de acumulación; es decir, son más los recursos que ingresan por concepto de cuotas y aportaciones que los que salen por pago de pensiones.

3) Sistema de pensiones viable: Las Afores junto con el SAR le dieron viabilidad a un sistema que iba directo a la quiebra; hoy por hoy el mercado es viable, solvente y sostenible en el largo plazo.

4) Tasas de rendimiento atractivas: El promedio histórico de rendimiento que han pagado las Afores alcanza casi 11 por ciento anual, lo que sin duda es positivo considerando que en más de una década hemos pasado por un largo periodo de tasas a la baja que si bien por el momento se han revertido, todavía no son lo suficientemente elevadas para mejorar por sí solas los rendimientos de las Afores.

5) Profesionalismo: En términos generales las Afores son entidades profesionales con personal idéntico, capacitado y confiable. Sin olvidar que ya pasaron por un escándalo, al que nos referiremos más adelante. Las Afores tienen en términos generales un balance positivo en 25 años de existencia.

Lo malo

El estigma: Quien esto escribe, en una entrevista realizada al directivo de una Afore (No diré nombre de la institución ni del entrevistado por ética debido a que todavía trabaja en el sistema), me dijo que, sin que lo publicara, debía reconocer que las Afores eran las únicas instituciones del sistema financiero mexicano que no necesitaban salir a buscar dinero, solito les llegaba, que solamente debían dedicarse a administrarlo. Es cierto.

Las Afores nacieron con un estigma del que no han podido, no han sabido o no han querido librarse, o todo junto.

Las Afores fueron tachadas desde un inicio como empresas que tomaban el dinero de los trabajadores y obtenían grandes utilidades, para pagar una mínima parte de rendimiento a los dueños del dinero.

Incluso, esto se recrudece en épocas de minusvalía cuando son acusadas de generar “pérdidas” a sus clientes y, no obstante, cobrar comisiones, son innumerables las notas periodísticas que han registrado ese suceso.

Ante las acusaciones anteriores y varias más, el gremio calla o esboza tibias respuestas que no sirven de mucho.

Las Afores no han podido, no han sabido, no han querido, o todo junto, “conectar” con la sociedad al 100 por ciento, hacerla partícipe de sus logros, enseñarle a los trabajadores en general su relevancia, el papel que juega en el sistema de pensiones nacional y sus logros.

Es un estigma con el que nacieron y que no han querido o podido borrar. Son intermediarios indispensables en el sistema financiero mexicano, pero que les ha costado mucho mejorar su imagen ante la sociedad porque los esfuerzos no son conjuntos, sino individuales.

Es cierto que han hecho mucho, sin duda, pero dada la magnitud de la tarea, lo que han hecho es poco comparado con lo que falta. Esto último alguna ocasión lo comenté a otro directivo y le disgustó, pero como dice el dicho: “La verdad no peca pero incomoda”.

Ojalá en sus primeros 25 años el gremio se concientice y le sirva de punto de partida para reflexionar y llevar a cabo una tarea titánica para sacudirse de una vez por todas el viejo estigma e insertarse en la sociedad ya con firmeza, las Afores tienen que dejar de ser consideradas “un mal necesario”, pero todo depende de ellas.

El escándalo

Las Afores no pudieron librarse de una “mancha” en estos 25 años de historia. El 4 de mayo de 2017, el Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) acreditó la responsabilidad de Profuturo GNP Afore, Afore Sura, Afore XXI Banorte y Principal Afore, así como de 11 personas físicas en la realización de prácticas monopólicas absolutas en el mercado de los servicios de administración de fondos para el retiro de los trabajadores en el territorio nacional. Ante ello, se les impusieron multas que en conjunto sumaron alrededor de mil 100 millones de pesos.

De acuerdo con la entidad, los agentes económicos sancionados celebraron acuerdos para reducir los traspasos entre Afores. Esta conducta disminuyó la competencia que existía entre ellas para ganarse la preferencia de los trabajadores.

Esta “mancha” debe recordarse siempre y quedar como antecedente para disminuir en la medida de lo posible cualquier tentación para futuros intentos de realizar prácticas que cuando menos entran en la ilegalidad, o que pueden ser incluso constitutivas de algún delito.

El primer cuarto de siglo se cumplió; a partir del año siguiente iniciará una nueva etapa para mejorar las pensiones de los trabajadores en un horizonte de largo plazo, aproximadamente en una década; veremos si será una nueva etapa ante el gran reto que tendrá el sistema también los años siguientes, cuando millones y millones de mexicanos ingresemos o nos acerquemos a la edad para el retiro.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios