Para EntenderPolítica y Sociedad

Esta es la ruta de los políticos para devolver recursos por el sismo

La sociedad mexicana ha demandado que los partidos políticos entreguen parte de los millonarios recursos de 2018 para los damnificados del sismo.

22-09-2017, 2:21:12 PM
Las elecciones de 2017 un ensayo de los comicios presidenciales.
Fotoarte: Sofía Ugalde. Las elecciones de 2017 un ensayo de los comicios presidenciales.

Los millonarios recursos que ejercerían en 2018 los partidos políticos de nuestro país podrían ser destinados a ayudar a los afectados del sismo del pasado 19 de septiembre, al menos esa es la intención expresada por los dirigentes del PAN, PRI, PRD y Morena.

El problema es que la fracción II del artículo 41 de nuestra Constitución, así como la Ley General de Partidos Políticos, señalan de manera específica la forma en la que esos institutos deben utilizar los recursos que les otorga el Estado, pues estos son para el sostenimiento de actividades ordinarias permanentes y para gastos de procesos electorales y campañas tendientes a obtener el voto.

Es decir, en términos jurídicos los partidos no pueden recibir su presupuesto y luego otorgarlo a los damnificados por el sismo, aunque sea una buena causa eso se tipifica como desvío de recursos.

En ese tenor, el líder del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, señaló en su cuenta de Twitter que ese instituto político renuncia “de manera inmediata” al 25% de su financiamiento anual, a fin de que esos recursos se destinen a los damnificados. De su lado, Andrés Manuel López Obrador, dirigente de Morena, anunció que este fin de semana propondría al Consejo de su partido que se destinara a la ayuda el 50% de su presupuesto para gastos de campaña.

Pero a diferencia de Ochoa, quien informó que el PRI consultaría con el Instituto Nacional Electoral (INE) los mecanismos legales para la renuncia de sus recursos, López Obrador aseguró que Morena crearía un fideicomiso para administrar fondos de apoyo a damnificados, en el que “periodistas e intelectuales honestos” participen. Esta iniciativa de Morena solo podría realizarse si López Obrador utiliza sus recursos particulares para crear el mencionado fideicomiso, pues eso no puede hacerse con el dinero público que se entrega a los partidos.

A su vez, Ricardo Anaya, líder del Partido Acción Nacional, reconoció que las ministraciones que reciben para sus campañas “deben destinarse” para apoyar a los damnificados, sin que ello implique un “lucro político”. Propuso que se reajuste el presupuesto que ya estaba programado que recibirían los partidos en 2018, el cual asciende a 6,788 millones de pesos, una cifra histórica que triplica lo que estas entidades recibían hace veinte años.

Esa multimillonaria cantidad fue establecida por el INE con base en las fórmulas que para tal efecto se establecen en nuestra carta magna, y en la Ley General de Partidos Políticos. Estos recursos se calculan multiplicando el 65% del valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. A la cantidad resultante se le suma un 50% adicional si se trata de un año en el que habrá elecciones presidenciales, de acuerdo con el artículo 51 de la Ley General de Partidos.

Una vez determinada la cantidad que recibirá cada partido político, y aprobada como tal por el Poder Legislativo en el Presupuesto de Egresos, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) le entrega cada mes esos recursos al INE, y este a su vez se los da a los partidos.

Al respecto, considerando los límites que establece la ley, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, declaró que sí existe una alternativa jurídicamente viable para que con esos recursos se ayude a los damnificados. La ruta legal que propone el INE es que “los partidos políticos pudieran no recibir el dinero que el Estado les da y que se distribuye mes con mes”, dijo Córdova en una entrevista radiofónica.

“Si los partidos deciden rechazar o recibir ese dinero del Estado en parte, pues ese dinero se puede regresar a Hacienda”, agregó. De esta forma los recursos públicos no entrarían en las cuentas de los partidos, sino que el INE acordaría con la SHCP la devolución de estos para que se destinen “a esta finalidad específica que la sociedad está demandando”, apuntó. Por ende, sería el gobierno federal el que usaría ese dinero en beneficio de los afectados por el seísmo, y no los institutos políticos, salvando con ello los impedimentos legales.

Sin embargo, para que esto pueda llevarse a cabo los partidos deben señalar primero la proporción de las ministraciones que rechazarán, con el fin de que el INE los devuelva a Hacienda, dependencia que a su vez deberá emitir un acuerdo donde se especifique que ese dinero servirá para solventar las necesidades de los afectados por el sismo.

Así es como crece sin control el presupuesto de partidos políticos

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: