A FondoEconomía y Finanzas

Así es como crece sin control el presupuesto de partidos políticos

Las gráficas no mienten: en 20 años, los partidos políticos han triplicado su presupuesto, una suerte que ninguna institución tiene en México.

24-08-2017, 9:57:36 AM
dinero partidos politicos

El próximo año los mexicanos aportaremos a los partidos políticos nacionales, y a los candidatos independientes, un presupuesto de 6,788 millones de pesos, una cifra histórica que implica multiplicar por tres los 2,111 millones de pesos que se ejercieron en actividades ordinarias y gastos de campaña de esos colectivos en 1997.

Esto quiere decir que -en promedio- en los últimos cuatro lustros los recursos que reciben los institutos políticos se han incrementado 15.5% cada año, guarismo que contrasta de manera significativa con el aumento de 2.5% que en promedio ha experimentado anualmente, en los últimos veinte años, el presupuesto de la Secretaría de Educación Pública, según datos de Transparencia Presupuestaria del gobierno federal.

El titular del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, tras anunciar la multimillonaria cantidad que en 2018 recibirán los partidos políticos, aclaró que no se trata de una cifra inmotivada, sino de un monto que se propone con base en las fórmulas que para tal efecto se establecen en nuestra carta magna y en la Ley General de Partidos Políticos.

“Este proyecto de acuerdo no es una determinación arbitraria del INE, sino la aplicación de una fórmula de cálculo de la bolsa de dinero público que ha generado un consenso político, y que se ha plasmado en la Constitución”, dijo el consejero presidente del INE. Si bien este presupuesto es elevado, de hecho es “el más alto de la historia”, su objetivo es generar condiciones de equidad entre todos los actores que participarán en los próximos comicios presidenciales, apuntó.

La cantidad de recursos partidistas se calcula multiplicando el 65% del valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. A la cantidad resultante se le suma un 50% adicional si se trata de un año en el que habrá elecciones presidenciales, de acuerdo con el artículo 51 de la Ley General de Partidos Políticos.

Partidos Caros

Para muchos el monto de estos recursos es excesivo, aunque si dividimos los 6,788 millones de pesos que plantea el INE, entre los poco más de 61 millones de contribuyentes activos que reporta el Servicio de Administración Tributaria (SAT), estaríamos hablando de que cada mexicano pagador de impuestos, desde empresarios hasta empleados, aportará 110 pesos a la bolsa destinada para las actividades que realizarán en 2018 los institutos políticos. Se trata de una cantidad menor si la comparamos con las aportaciones por contribuyente hechas en 2012.

Como podemos observar, los años electorales 2012, 2015, y el próximo 2018, son los que registran mayores aumentos en el dinero que reciben los partidos, es decir, la tendencia al alza es constante, sin importar las condiciones económicas que se estén viviendo en el país.

Dinero Opaco

Algunos de los consejeros del INE advirtieron que estas cifras solo se refieren a las ministraciones federales que reciben los partidos, pues a los 6,788 millones de pesos hay que sumarle una cantidad similar que corresponde al presupuesto que para el mismo fin destinan las entidades federativas.

“Lo que resultaría inaceptable es que los contribuyentes dediquen estas cantidades, más de 6 mil 700 millones de pesos a partidos a nivel federal, y cerca de 6 mil millones a nivel local, 13 mil millones de pesos en suma, y que al mismo tiempo los partidos acudan a dinero de origen desconocido, como acreditó el INE en sus recientes Informes de Fiscalización”, advirtió el consejero Ciro Murayama.

Este financiamiento “es una inyección de dinero limpio”, por lo que los partidos tienen la responsabilidad de “no contaminar este dinero limpio, de origen de los contribuyentes, con dinero sucio de origen opaco”, enfatizó.

El mes pasado, el Consejo General del INE determinó multar con 918,720 pesos al Partido Revolucionario Institucional (PRI) por haber entregado 600,000 tarjetas con las que el candidato tricolor a la gubernatura de Coahuila, Miguel Riquelme, prometía beneficios de programas sociales.

Con la entrega de estas tarjetas se “cruzó la frontera de la propuesta y (se) llegó al territorio de la dádiva”, lo que está expresamente prohibido en la ley, dijo entonces el mismo Murayama.

Partidos vs Educación

Si comparamos este presupuesto con lo que se destina a otras instituciones o actividades de interés público, los partidos gozan de un trato similar al de algunas instituciones educativas. Por ejemplo, en este 2017 la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) recibió del erario federal 6,555 millones de pesos.

“Si los partidos políticos significaran un espacio de educación, de encuentro, donde la gente se sintiera verdaderamente representada, a lo mejor este tipo de gastos no nos parecerían tan insultantes”, se quejó Pedro Kumamoto, diputado independiente en el Congreso del estado de Jalisco, autor de la iniciativa “Sin voto no hay dinero”.

Esa propuesta, que fue aprobada por el Legislativo de esa entidad, recortó hasta el 60% de los recursos que recibirían los partidos políticos, ya que su presupuesto estaría determinado por el número de votos que hayan obtenido en la última elección. Sin embargo, la norma fue impugnada en junio pasado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que interpuso una Acción de Inconstitucionalidad en contra de la llamada ley “Sin voto no hay dinero”.

Ese instituto político argumentó que el estado de Jalisco no tiene facultades para modificar la forma en la que se distribuye el financiamiento a los partidos, toda vez que ese mecanismo es de competencia exclusiva del Congreso de la Unión, tal y como se establece en los artículos 41, 73 y 116 de la Constitución federal. La Acción de Inconstitucionalidad aun no ha sido resuelta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Más críticas

Emilio Álvarez Icaza, exsecretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y actual dirigente de la organización Ahora, calificó como un derroche el presupuesto previsto para los partidos en 2018. En su opinión, es urgente ponerle un dique a “los ríos de dinero” que benefician a los partidos. Además, a los comicios está “entrando dinero privado que la autoridad electoral no está viendo ni controlando”, lamentó. Álvarez Icaza aspira a ser candidato presidencial independiente.

En ese mismo sentido se manifestó Federico Döring, vicecoordinador del Partido Acción Nacional en la Cámara de Diputados, quien dijo que los 6,788 millones de pesos que se planea otorgar a los partidos no son “una cifra moralmente correcta”, considerando las carencias que tienen amplios sectores de la sociedad mexicana.

De su lado, Dolores Padierna, senadora del PRD, apuntó que esas cantidades son “ofensivas”, pues se trata de un presupuesto para naciones ricas, pero no para México. A su vez, Armando Ríos Piter, quien también está interesado en ser candidato independiente a la presidencia del país, aseveró que los partidos deberían recortar sus gastos por lo menos 50%.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: