Empresas

Qué pasará con la separación funcional de Telmex y cómo te impactará

Alto Nivel consultó a los especialistas para conocer lo que sucederá con la separación funcional de Telmex, una medida con impacto para usuarios, trabajadores y la propia empresa de Carlos Slim.

18-04-2018, 7:02:08 AM
Oficinas de Telmex

La separación funcional de Teléfonos de México (Telmex) y Teléfonos del Noroeste (Telnor), que creará dos empresas distintas entre sí, es una jugada que promete mejores tarifas para los usuarios de telefonía fija y banda ancha a través de más oferta de servicios. Aunque los especialistas en el tema consideran que aún faltan elementos para lograr la ansiada meta.

“Es una buena herramienta regulatoria”, dice María Elena Estavillo, comisionada del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

La separación funcional deriva de las medidas impuestas al Agente Económico Preponderante (AEP), como es el caso de América Móvil. El panorama parece sombrío para la firma que preside el empresario Carlos Slim Helú.

Uno de los grandes objetivos es vigilar que el preponderante cumpla con las medidas que le han sido impuesta por parte del IFT, así como hacer que las dos empresas que se formen con la separación sean más competitivas y tengan los incentivos para competir por los clientes en el mercado.

“La separación funcional es algo que se necesitaba hacer”, dice Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET).

El IFT busca acabar con la nula provisión de servicios mayoristas hacia terceros por parte del preponderante. La separación tendría que impulsar la competencia en el sector de infraestructura y proteger que el mayor jugador provea sus servicios a los minoristas.

En febrero pasado, el regulador aprobó el plan final para la separación de las dos compañías bajo la sombrilla de América Móvil. Las empresas se comprometen a cumplir con nueve requisitos para poder prestar servicios acceso a la red local y los enlaces dedicados locales, así como infraestructura pasiva asociadas a la red (torres, postes y ductos).

Es importante mencionar que Telmex fue quien presentó una propuesta de separación ante el llamado del regulador.

Gerardo Soria advierte una ausencia “grave”: hace falta un sistema electrónico de gestión que contenga toda la infraestructura de la red de Telmex y saber a dónde llega cada cable para que los competidores puedan elegir de acuerdo a su oferta de servicios. Una radiografía necesaria para hacer exitosa la separación funcional.

Alto Nivel consultó a los especialistas para conocer lo que sucederá con la superación funcional de Telmex, una medida con impacto para usuarios, trabajadores y la propia empresa.

También te puede interesar: La ciudad Slim y el nuevo Paseo de la Reforma

Los usuarios

La medida traerá beneficios para los usuarios por los incentivos para la competencia que encumbra la medida, aunque no todos creen que sea la solución más adecuada.

“Si puede ocurrir una baja en las tarifas de los paquetes que incluyen telefonía o banda ancha, es decir, sí podríamos esperar la disminución de los precios”, dice Jorge Bravo, director editorial de Grupo Mediatelecom.

Sin embargo, el mercado también podría observar la disminución en la calidad de los servicios, como lo ha demostrado la experiencia de Reino Unido, por ejemplo; mientras que Telmex podría dejar de extender su infraestructura por nuevos territorios, ya no cuenta con incentivos para hacerlo, dice Bravo.

Jorge Bravo asegura que el IFT desconoce las métricas sobre el crecimiento que debería tener el ancho de banda o la telefonía fija tras aplicar la separación funcional, aunque sí espera que se cumpla la experiencia internacional.

La comisionada Estavillo asegura que los estudios previos que motivaron la separación sí existen, aunque el preponderante no justificará de forma suficiente la forma de alcanzar los beneficios al mercado dentro de su propuesta frente al IFT.

La banda ancha requiere de la instalación de fibra óptica, lo que muestra el despliegue que es necesario del servicio para obtener cobertura y calidad en los servicios.

“Vamos a conocer con el paso del tiempo si esta es la mejor medida, ya que también hay ejemplos de fracasos con la separación funcional”, dice Jorge Bravo.

Desde la óptica del especialista de Mediatelecom, es necesario que Telmex baje su participación de mercado y que los usuarios tomen la mejor decisión.

Los trabajadores

Esta semana, Gabriel Contreras, presidente del IFT, dio a conocer que la separación funcional de Telmex y Telnor se mantiene en marcha, mientras que los derechos laborales de los trabajadores no sufrirán afectaciones, ya que el dueño de las dos firmas no cambiará.

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) ha asegurado que se afectan los derechos laborales de sus trabajadores, puesto que se modifica el contrato colectivo de los colaboradores. El amparo será la vía de la organización laboral para combatir la determinación del IFT.

“Se trata de una separación funcional, no estructural; es decir, América Móvil seguirá siendo la dueña tanto de Telmex – Telnor como de las empresas que prestarán los servicios mayoristas. Una separación funcional eficiente no debería afectar ni a los trabajadores ni a los accionistas de América Móvil, la controladora de Telmex”, dice Gerardo Soria, presidente del IDET.

Sin embargo, Jorge Bravo cree que sí existe incertidumbre por parte de los trabajadores, ya que la garantía laboral, como es el contrato colectivo de trabajo, depende de la viabilidad financiera de las empresas.

“El IFT no es una institución que tenga conocimientos en temas laborales”, dice Jorge Bravo. En este sentido, la comisionada María Elena Estavillo coincide en que el regulador no es una instancia laboral, sino de temas en telecomunicaciones.

“Hay que entender las grandes decisiones del Instituto y nosotros no tenemos ninguna facultad para intervenir en cuestiones laborales”, dice Estavillo.

Las decisiones laborales que tomen las compañías no tienen impacto en un ámbito regulatorio, aunque sí forma parte de todo el esquema de separación, mientras que hay desiciones laborales que pueden encontrarse alejadas de la decisión tomada por el IFT.

“El IFT es corresponsable del resultado de la separación funcional, tanto de la implementación, como de los impactos que tenga”, dice Bravo, quien opina que los resultados son irreversibles, porque las empresas no se volverán a unir.

La empresa

“La separación por sí misma no pone en riesgo las finanzas de ninguna empresa; al contrario, el objetivo es que se genere una nueva unidad de negocios que tenga rentabilidad por sí misma”, argumenta María Elena Estavillo, quien considera que lo único que se hace es separar el negocio mayorista del minorista para tener mayor claridad.

La separación funcional deberá lograrse durante el primer trimestre de 2020, lo que se traduciría en la reducción en 2025 de entre 7 y 10% en la participación de mercado de Telmex y Telnor en el segmento de usuarios de servicios fijos en telefonía y banda ancha fija.

La participación conjunta de los rivales de Telmex y Telnor podría ascender a un nivel de entre 6 y 10 accesos fijos, lo que revierte el escenario de 4 de 1, es decir, 40.9%, registrado en el tercer trimestre de 2017, de acuerdo con datos del IDET.

También podría interesarte:

Comentarios