Buscador
Ver revista digital
Finanzas

El peso mexicano lleva tres meses “de terror” por estos factores internos

02-11-2023, 9:07:40 AM Por:
Peso
© Especial

La divisa mexicana ahora es más influenciada por ciertos factores internos adversos que por el contexto externo.

Al cierre de octubre, el peso mexicano acumuló tres meses de pérdidas. En dicho período su depreciación acumulada contra el dólar es de 7.83 por ciento.

Vale la pena destacar que, en este período de relativa debilidad para el peso, los factores que lo han afectado han empezado a modificarse en su origen y pasan de ser preponderantemente internos a ser más de orden externo.

Factores externos pesan menos

Un análisis de Banco Base sobre el desempeño del peso durante octubre señala que nuestra divisa básicamente ha reducido las presiones externas que lo aquejaron en meses pasados, pero al mismo tiempo se han incrementado los factores internos que lo golpean.

En lo externo, básicamente el rumbo del peso está marcado por la expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos mantenga la tasa de interés alta por más tiempo, explica el Banco Base.

Lo anterior, como consecuencia de que la economía estadounidense es fuerte y podría estar sobrecalentándose, presionando al alza la inflación.

Este fenómeno, el de la inflación, parece acelerarse en los meses recientes en nuestro vecino del norte.

La inflación de septiembre se ubicó en una tasa anual de 3.7 por ciento, arriba de la expectativa de mercado de 3.6 por ciento, con lo que se acumularon tres meses de aceleración.

Por este motivo, las tasas de interés de los activos del Tesoro estadounidense se incrementaron y se fortaleció el dólar estadounidense, lo que a su vez causó la depreciación del peso.

Banco Base también señala la mayor aversión al riesgo en el mercado financiero ante el conflicto entre Israel y Hamás, tras el ataque del grupo terrorista el 7 de octubre, lo que elevó la demanda por activos libres de riesgo.

Sin embargo, es un factor de menor impacto para nuestra divisa, sobre todo porque hasta el momento, el conflicto no ha escalado, algo que los analistas consideran clave para que pudiera golpear con más fuerza a los mercados globales.

El peso, afectado más por contexto interno

En contraste, Banco Base señala una serie de factores internos o locales que han incrementado la aversión al riesgo sobre México, originando la depreciación de nuestra divisa por tres meses de forma consecutiva.

Aquí un resumen de dichos factores:

a) La modificación desde el gobierno a la estructura de tarifas que cobran los aeropuertos por servicios.

b) Aprobación en la Cámara de Diputados, en lo general y en lo particular, de la iniciativa de la Ley de Ingresos, que forma parte del Paquete Económico 2024 en donde se contempla un déficit presupuestario del 4.9% del PIB, algo no visto desde 1988.

c) Panel de controversias en contra de México por el maíz transgénico. México recibiría sanciones en forma de multas o aranceles si fallan en su contra.

d) Desaparición de los fideicomisos del Poder Judicial de la Federación, por un monto de 15 mil millones de pesos.

e) Aprobación de la creación del fideicomiso para la Sedena, destinado al Tren Maya. El fideicomiso otorgará 120 mil millones de pesos al Tren Maya para el próximo año.

Todos estos factores han generado un entorno de menor certidumbre para la economía mexicana en los meses siguientes, de manera especial el relacionado con el aumento del déficit presupuestario, debido a que se trata de un asunto relacionado con la estabilidad de las finanzas públicas hacia el futuro de corto plazo; es decir, relacionado con la viabilidad económica.

Tanto así, que especialistas señalan que la publicación del PIB de México en el tercer trimestre, el cual mostró un crecimiento trimestral de 0.9 por ciento y anual de 3.3 por ciento, pese a ser buen dato, no provocó que el tipo de cambio del peso frente al dólar reaccionara favorablemente.

Banco Base explica que la nula reacción cambiaria obedece a que el crecimiento, en parte, ha sido impulsado por las obras públicas y por las transferencias que el gobierno otorga a ciertos grupos de la población. Esto hace que este crecimiento no sea sostenible en el largo plazo.

Así, a pesar de que en realidad el peso todavía acumula ganancias contra el dólar en su balance de 2023, el hecho de ligar tres meses con depreciaciones, debido a la acumulación de eventos internos a considerar por los mercados, no es el mejor de los escenarios para nuestra divisa.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios