revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Educación

Así es como puedes financiar tu posgrado y no fallar en el intento

Los cambios son tan veloces que un verdadero profesional está en educación continua y una buena opción es estudiar un posgrado

14-02-2019, 1:45:33 PM
asertividad

Quiero aprender toda mi vida: esta es la actitud lifelong learning (educación permanente): ser un aprendiz durante toda la vida, tanto a nivel profesional como personal.

“Hoy, más que nunca, necesitamos reinventarnos y renovarnos constantemente, porque el mundo está cambiando muy rápido –dice José Blando Martínez, vicerrector de Educación Continua del Tecnológico de Monterey–. Así como hay portafolios de inversiones financieras, debemos crear un portafolio de lifelong learning.

¿Qué quiero aprender este año? ¿Qué competencias y habilidades necesito desarrollar y mejorar para llevar mi empresa o departamento a otro nivel? ¿Qué me hace falta para ser el mejor director general del mundo? Identifica qué huecos tienes y dedica más tiempo al aprendizaje”.

Para Moisés Cherem, estudiar una maestría en Políticas Públicas en Harvard Kennedy School, becado por el Conacyt, le permitió entender nuevas formas de crear valor en el sector social, gubernamental y privado. “Aprendí a realizar un análisis riguroso del impacto de una iniciativa social. Esto puede resolver muchos problemas que en México parecen imposibles”.

Lee: Así visualiza Microsft el futuro de la educación para el 2030

Moisés Cherem es fundador de la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA), un proyecto de centros de computación, inglés, programación y robótica para jóvenes, ubicados en colonias pobres del Estado de México, y creador de Enova, empresa que desarrolla tecnología educativa desde hace 11 años.

Si, al igual que Moisés, ya decidiste que tú o tu equipo estudiarán un diplomado, una maestría o un doctorado este año, den el primer paso ya, porque invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios, decía Benjamín Franklin.

posgradoarchivo

Un gran aliado

El Conacyt imparte un curso presencial de asesoría para quienes buscan cursar una especialidad, maestría o doctorado. Te llevan paso a paso para poder identificar la opción ideal para ti, ya sea en México o el extranjero. Recibirás ayuda para los trámites, exámenes de admisión y requisitos. De esta manera, aumenta considerablemente las posibilidades de aceptación en la universidad deseada.

Una vez que eliges el tipo de programa que quieres estudiar, lo siguiente es ver cómo puedes conseguir apoyo económico o financiamiento. “A 48 años de su creación, el Conacyt sigue asignando becas con criterios académicos rigurosos y transparentes.

Eliminamos todo rastro de favoritismo y discrecionalidad. Las becas se pagan a tiempo dentro de los primeros cinco días hábiles. Nuestra prioridad es la formación científica”, señala en su cuenta de twitter la doctora María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general del Conacyt.

El Conacyt cuenta con el programa de becas más importante de México. A través de sus recursos (24,700 millones de pesos para este año), los beneficiados podrán realizar estudios a nivel de especialidades, maestrías y doctorados en instituciones académicas de excelencia, tanto dentro como fuera del país.

José Blando Martínez, vicerrector de Educación Continua del Tecnológico de Monterrey, expresa que antes de hablar de becas, hay que ver el impacto del aprendizaje. “Si tomas una muy buena idea de un diplomado, maestría o doctorado y la aplicas, puedes transformar tu negocio y hacer crecer muchísimo la generación de valor. ¿Cuánto cuesta eso? Yo te diría que es irrelevante. Porque si implementas una gran idea, automáticamente acabará pagando ‘n’ veces la inversión que hagas en el programa”.

posgrado

El Tec de Monterrey busca tener mucha vinculación con empresas y organizaciones para establecer convenios. A partir del volumen otorgan becas, descuentos y beneficios.

“Pero no debemos perder de vista que cuando uno aprende algo, lo ejecuta y su idea resulta exitosa, la inversión en aprendizaje generalmente es muy pequeña con respecto a los frutos que da”, recalca el vicerrector.

Fuentes de financiamiento

Juan Manuel Ramírez Belloso, director de la Escuela de Graduados en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), menciona las empresas como primera fuente de financiamiento de diplomados, maestrías o doctorados. “Les conviene por dos cosas: baja rotación de personal y colaboradores actualizados para cumplir con los objetivos de la compañía”.

Ana Bertha Pérez, directora de Posgrados de la Universidad Iberoamericana, comenta que las empresas pueden obtener becas para sus empleados a través de convenios con la institución académica. Si se inscriben de uno a cinco colaboradores a cualquier maestría, se les otorga 10% de descuento. De seis a 10 personas, 15%, y así sucesivamente hasta alcanzar un 60%. Se puede hacer un grupo de alumnos entre varias empresas.

La segunda opción es conseguir una beca por desempeño académico, a partir del compromiso del candidato con los estudios. No dependes de nadie más que de ti. “Tienes que sentarte a negociar con las universidades. Ellas deben ser sensibles a esto”, comparte el directivo de la EBC.

La Ibero ofrece buena cantidad de becas para estudiar un posgrado y se entregan a personas que realmente necesitan la ayuda económica. “Le pedimos al aspirante llenar una solicitud para que un comité estudie su situación socioeconómica y podamos definir”, explica Ana Bertha Pérez.

Otra alternativa para financiar un diplomado, maestría o doctorado es a través de las fintech, que son negocios de finanzas en línea, según señala Ramírez Belloso, de la EBC. “Konfío, Afluenta y Yotepresto.com son plataformas tecnológicas que ofrecen créditos con tasas de interés bastante competitivas para pagar estudios. Ahora los jóvenes buscan más este tipo de crédito, que el de los bancos”.

posgradoAlto Nivel

Una opción más es comenzar un ahorro propio a través de compañías de inversiones, como Allianz-Fóndika o MetLife. Son una ayuda idónea para hacer una planeación financiera y generar intereses del capital.

La directora de Posgrados de la Ibero dice que una forma externa de conseguir recursos para estudiar algún programa es por medio de un fideicomiso con el Banco de México, el cual presta dinero a un interés muy bajo y tienes hasta un año para pagar después de haber terminado el posgrado.

“Es una manera bastante amable de buscar financiamiento para hacer una maestría o doctorado. Encuentras la convocatoria en banxico.org.mx”.

Diego García, coordinador de Comercialización y Comunicación Digital de Educación Continua de la Universidad Iberoamericana, comenta que la Ibero ofrece cursos con una duración de 24 a 50 horas (entre uno o dos meses) y diplomados de 120 a 130 horas (seis meses).

Un diplomado puede costar alrededor de 60,000 pesos en pagos de seis meses; un curso, entre 5,000 y 20,000 pesos. La inversión en una maestría va de los 350,000 a 400,000 pesos. “Entre los apoyos más importantes está el pago a meses sin intereses o un 30% de descuento a la comunidad Ibero”, señala García.

Como puedes ver, en el mercado hay distintos financiamientos para lograr tu propósito de mantenerte actualizado, pero no olvides que lo más importante es saber aplicar el conocimiento.

Jack Ma, fundador y presidente de Alibaba Group, recomienda aplicar lo aprendido en la vida real. Por ejemplo, después de leer un libro sobre satisfacción del cliente, podrías asumir un nuevo proyecto sobre este tema. “Cuando conviertes el aprendizaje en un hábito, eres más exitoso y productivo en la vida”, asegura el empresario chino.

Debes pensar en una maestría si tienes al menos 3 años de experiencia laboral, has identificado tus áreas de interés y el plan que te interesa  explotará tus habilidades.

Recomendamos: La educación detona el avance de las mujeres en las empresas