revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

Trump quiere estimular la economía de EU y así afectaría a México

Pocas cosas en el mundo son tan atractivas en tiempos electorales como lo que intentaría Trump en la economía de EU. Así afectaría a México

21-08-2019, 10:28:23 AM
Estados Unidos y México

Este martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio lo que posiblemente podría ser una de las noticias más importantes en los próximos meses para su país en caso de cristalizarse, con gran impacto para el mundo, y desde luego para México.

El presidente estadounidense señaló que su administración explora opciones para estimular el crecimiento de la economía más grande del planeta; los dichos de Trump se realizan al margen de las intensas presiones que ejerce sobre el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), para que baje su tasa de interés, Trump de plano dijo que tiene que bajar esa tasa en un punto, o bien 100 puntos base, algo que analizaremos en próximas entregas porque de igual manera involucra muchas consecuencias.

De regreso en las opciones que Trump y su equipo exploran para estimular la economía de su país, el mandatario señaló que una de las alternativas más probables sería un recorte de impuestos a las ganancias de capital, ¿qué significa esto?, ¿qué repercusiones tendría en nuestro país?, a continuación, esbozamos algunos escenarios.

Lee: Donald Trump pide que la Fed recorte las tasas en un punto porcentual

Donald Trump en campaña
Reuters

Recorte de impuestos a la ganancia de capital, traducción

Esta frase que suena muy financiera, y lo es, no significa otra cosa que la disminución de impuestos a las inversiones en algunos activos financieros y de inversión directa como pueden ser los bienes inmuebles; sin embargo, también pueden considerarse las inversiones en activos como maquinaria y equipo, inmuebles, inyección de capital de trabajo a compañías, más otros elementos adicionales.

Lo que Trump quiso decir es que, si su país adopta dicha medida, los inversionistas que aporten recursos en los mercados estadounidenses y para sus empresas (en este caso únicamente para sus operaciones en suelo estadounidense si las compañías son multinacionales), tendrán un estímulo extra al de invertir en un país con elevada rentabilidad para los capitales, contarán con la posibilidad de compensar el riesgo de capital con un menor impuesto del gobierno.

Dicha estrategia complementará lo que está vigente desde la reforma fiscal que iniciara el 1 de enero de 2018, cuando las tasas de impuestos para las empresas, o impuestos corporativos bajaron de 35 a 21%, en su momento fue el mayor ajuste de la era moderna en materia de impuestos para el sector empresarial de ese país, y al que muchos asocian con el fortalecimiento de la expansión económica de Estados Unidos, misma que acaba de cumplir una década.

Si bien todavía no se sabe en qué medida recortaría los impuestos a las ganancias de capital la administración Trump, la noticia por sí sola es factor positivo para la economía más importante del planeta.

Lee: La Fed recorta sus tasas de interés por primera vez desde 2008

dólar

Mala noticia para México, y buena parte del mundo

Un recorte de impuestos a las ganancias de capital, es decir, una disminución de la tasa que deben pagar los capitales por realizar inversiones financieras y no financieras en Estados Unidos, es una mala noticia para los importadores netos de capital, como es el caso de México; estos países, los importadores netos de capital, son naciones que reciben importantes flujos de recursos extranjeros ya sea en inversiones directas o financieras, de manera que muchas veces suele suceder que al final del año la llegada de flujos del exterior explica en buena medida la estabilidad de su divisa y el crecimiento de la llamada Inversión Extranjera Directa (IED), más un abultado saldo de dólares en sus mercados de bonos. Cualquier parecido con lo que pasa en México no es casualidad, es la total realidad.

No sabemos en qué medida pudiera impactar a México, en realidad durante los últimos años nuestro país se ha visto beneficiado por importantes flujos de inversión extranjera directa (el primer semestre llegó a poco más de 18,000 millones de dólares, 1.5% arriba frente al mismo periodo), y no se diga del saldo en dólares que existe en los mercados financieros locales.

Pero, de entrada, pende la amenaza de que posiblemente lleguen menos flujos a los mercados mexicanos si Trump impone una medida de estímulo económico en su país, pero al mismo tiempo y sin proponérselo, agresiva para otras economías, como la nuestra. No hablamos de un desplome en las inversiones, definitivamente no, pero sí de un escenario en el que los inversionistas estadounidenses evaluarán más la posibilidad de invertir en su país o fuera del mismo.

Depositphotos. Dólares.

La tasa de interés será factor

Vaya encrucijada en la que podría encontrarse el banco central mexicano, presionado para que baje tasas de interés, pero con el riesgo de que al hacerlo disminuya la rentabilidad de las inversiones en México y los capitales pierdan interés en nuestro país. Esto desde luego no es una noticia favorable para el peso mexicano, la moneda nacional no tiene un panorama favorable en los meses inmediatos, Trump está en campaña, comprende perfectamente que debe ofrecer algo concreto y muy atractivo al electorado; en ese sentido, pocas cosas son tan atractivas en el mundo que una reducción de impuestos.

Lee: ¿Existe el riesgo de recesión en Estados Unidos?