EmprendedorHistorias

Ellos hacen dinero con el celular que vas a tirar a la basura

Una startup ofrece una segunda oportunidad a los celulares rotos y usados para rescatarlos y ofrecerlos arreglado para personas que, de otra forma, no podrían adquirir un celular de gama alta.

07-09-2017, 6:22:47 PM
Augustin-Sayer-Leonardo-Miron rescata

La pantalla estrellada de un celular iPhone 4 y y la búsqueda de soluciones confiables para repararlo en la Ciudad de México fueron los detonantes para que dos extranjeros, Augustin Sayer y Leonardo Miron, vieran la oportunidad de negocio y fundaran Rescata, una empresa dedicada a la reparación, compra y venta de smartphones seminuevos.

Con su startup, estos dos extranjeros quieren dar la oportunidad a las personas de la clase media baja de adquirir un smartphone a precio accesible y de forma segura, combatiendo el mercado negro y la informalidad, además de lograr un impacto ecológico dando mayor tiempo de uso a los aparatos.

Su negocio se vislumbra prometedor, pues en México, al cierre de 2016 se contabilizaron 90.7 millones de Smartphones, lo que equivale a una penetración del 80.6% del total de las líneas móviles. Y se estima que para 2017 el 88% de las líneas estén vinculadas a un teléfono inteligente, según datos de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Pero no sólo buscan tener un impacto en la ecología, también quieren dar empleo formal a los mexicanos, además de una capacitación adecuada en la reparación de celulares.

Competir con Telcel y Apple

Leonardo y Augustin creyeron que ellos mismos podrían reparar la pantalla estrellada del celular, así que un día de septiembre, compraron los materiales y comenzaron el procedimiento alrededor de las 11 de la noche. Cuando dieron las cuatro de la mañana, resignados, se dieron cuenta que no lo lograrían. Sin embargo, las posibilidades de encontrar un lugar confiable para repararlo eran nulas. “No encontré una solución clara”, recuerda Leonardo Miron, co-fundador y director de Crecimiento de Rescata.

Fue entonces que tomaron la decisión de realizar un análisis de mercado y vieron que sólo las grandes marcas, como Telcel y Apple, reparan o venden estos dispositivos a un precio muy alto, mientras sitios como Mercado Libre no cuentan con un intermediario que agregue valor, confianza y garantía de que el teléfono que adquieras funcione.

Para Augustin, proveniente de Francia, y Leonardo, de origen franco mexicano, nuestro país resultó ser idóneo para iniciar su startup. “México es una puerta importante para Latinoamérica, para crecer a nivel regional, pues es un lugar con problemas evidentes y con 120 millones de personas”, dice Leonardo.

Aunque Leonardo ya contaba con experiencia en el ecosistema emprendedor, con tres negocios que siguen funcionando, decidió dejarlos para focalizar toda su energía para iniciar el proyecto Rescata, empresa dedicada a la reparación y venta de celulares seminuevos.

Al principio, Rescata sólo se iba a enfocar sólo en la reparación de celulares de la marca iPhone, pero después se extendió a Android para implementar la compra y venta de teléfonos seminuevos. Así, iniciaron el 15 de abril de 2016 con su primera tienda en Santa Fe. Contaron con una inversión de 100 mil dólares para construir cuatro tiendas; este capital fue puesto por inversionistas estratégicos, algunos pertenecientes al comercio retail.

“Fue complicado convencer a los inversionistas de que era un negocio formal, nos rechazaban porque pensaban que veníamos del mercado negro que existe en el centro de la Ciudad de México. Pero ahora son ellos quienes nos buscan”, asegura Leonardo. La justificación de los directivos de los centros comerciales es que darían una ‘mala imagen’, comparándolos con el comercio informal.

Contra el mercado negro

Romper el cliché del mercado negro no fue nada sencillo: les costó mucho demostrar que eran profesionales y que tenían un compromiso de trabajar en una isla limpia, con personal capacitado y uniformado. “Comprendimos que el rechazo no era personal. Eso nos ayudó mucho”, afirma Leonardo.

Para ellos, el comportamiento y el pensamiento de la población mexicana ha sido como entender otro idioma. “Todos juegan en el negocio informal, todos saben que existe y acuden a él porque aún no confían en empresas como nosotros”, platica Augustin Sayer, co-fundador y director general de la startup. Este tipo de negocio, que no paga impuestos, resulta ser su competidor más fuerte, pues Leonardo dice que “la gente se queja de la mala calidad, pero no dejan de usarlo”.

Pero esa no fue la única barrera a la que se enfrentaron: también estaban los procesos burocráticos que existen en nuestro país para crear empresas formales. “En Francia, puedes crear tu empresa en tres horas en línea, pero en México sí debes de tener la energía para querer emprender”, asegura Augustin.

También abrir una cuenta de banco fue de lo más complicado: tardaron casi dos meses en obtener una, pues sin ella no podían comenzar a trabajar. “Los procesos eran malos y lentos”, recuerda Leonardo. Pese a esto, los emprendedores no se dieron por vencidos y, después de seis meses de trámites y papeleos, hoy cuentan con un total de 20 sucursales entre islas y tiendas, y un aproximado de 80 empleados.

“No importa todo lo anterior, nuestra ética es hacer una empresa de valor que genere trabajo para los mexicanos”, afirma Augustin.

Rescata al ataque

Hoy que Rescata lleva 18 meses en el mercado, busca día con día ganar la confianza de los clientes, implementando aspectos como: servicio rápido, calidad de producto, atención al cliente y garantía. “Para diferenciarnos, damos a nuestros empleados todas las prestaciones de ley y al cliente las herramientas para que, si algo no le gusta, se pueda quejar ante la Procuraduría Federal del consumidor (Profeco)”, dice Augustin.

Además, cuentan con una academia en donde expertos en reparaciones de celulares capacitan a los empleados con nuevos métodos. “El objetivo es cambiar la experiencia de los celulares”, explica Augustin.

El proceso de compra, venta y reparación de smartphones consta en la adquisición de teléfonos que no sirvan, separando las piezas en buen estado para después ocuparlas en la sustitución de las que estén rotas en otros dispositivos. “Por ejemplo, una pantalla tiene piezas que pueden funcionar en otros tres celulares. Así, minimizamos al máximo los desechos con un impacto positivo al medio ambiente”, dice el CEO de la empresa.

Los clientes, al vender su celular con Rescata, obtienen créditos. Es una forma, explican, de incentivar a los mexicanos a que, cuando cambien de celular y todavía funcione, en vez de arrumbarlo, lo vendan y puedan adquirir un modelo reciente seminuevo, a un costo más bajo y con garantía gratis de seis meses, que se puede extender a un año por 300 pesos más. El costo de las reparaciones no rebasan el 40% del precio del seminuevo.

Sus ventas tienen un crecimiento mensual del 15%, realizando de tres a cuatro ventas diarias, y con 100 servicios al día. Actualmente, están presentes en los principales centros comerciales de la Ciudad de México, Toluca, Querétaro, Cuernavaca y Monterrey. Próximamente estarán en Guadalajara y Puebla, y para diciembre buscan tener cobertura en toda la república.

La visión a futuro de esta empresa es que la mayoría de sus ventas se hagan en línea y que las islas sean utilizadas específicamente para reparación. Hoy, aquella pantalla estrellada del iPhone 4 les dio dos oportunidades a los franceses: rescatar los celulares de los mexicanos y darles una segunda vida.

Este texto fue publicado originalmente en Entrepreneur, con quien Alto Nivel tiene una alianza de intercambio de contenidos.

Relacionadas

Comentarios