Buscador
Ver revista digital
Actualidad

Crónica del 8M en CDMX: Así se vivió la marcha de las mujeres por la protección de sus derechos

09-03-2022, 4:44:53 PM Por:
8M
© Marcela Palafox

El 8 de marzo, las calles de la CDMX se inundaron de los colores verde y morado, pues más de 75 mil mujeres se manifestaron contra la violencia de género.

Días anteriores al 8 de marzo, diversas colectivas feministas, grupos de amigas y familiares, comenzaron a publicar en las redes sociales su punto de reunión, invitando a todas las mujeres a marchar a su lado. Algunas quedaban de verse a las 14:00 horas, otras a las 15:00 y unas más desde antes del medio día.

La cita era en el Ángel de la Independencia o en algunas estaciones del metro cercanas a Paseo de la Reforma y del Zócalo capitalino. Lo cierto es que aunque una llegara a las 10:00 o a las 17:00 horas, encontraría un espacio seguro —y sororo— para manifestarse.

El rango de edades era impresionante: Niñas, adolescentes, jóvenes, adultas y ‘abuelitas’. Caminando, en patines, bicicleta, bastón o en silla de ruedas. Todas cabían en esta reunión. Los pañuelos verdes y morados se unificaban con el color de las jacarandas que adornan las calles del centro de la CDMX.

Te podría interesar: ONU México lanza un llamado para frenar violencia contra las mujeres

Con glitter, carteles y humo de colores en las mochilas, la marcha dio inicio a las 16:00 horas. Sin embargo, si existió algo más variado que la edad de las participantes de la manifestación, fue el motivo por el que cada una de estas asistía.

Clamaron por el reconocimiento de sus derechos y la equidad de género dentro de cualquier ámbito que se pueda imaginar. Alzaron la voz por sueldos equitativos, mayores oportunidades laborales, visibilidad en el ámbito deportivo o científico, protección a las niñas, entre otros temas.

Y a su vez, marcharon por sus familiares asesinadas y amigas desaparecidas, agredidas, violentadas, invisibilizadas. Por quienes hace un año asistieron a la manifestación y hoy sus rostros aparecen en carteles de “se busca”.

El feminicidio tiene como base la discriminación de género; se define como el asesinato de las mujeres perpetrado por los hombres. El motivo: El simple hecho de ser mujer. Los homicidas suelen ser sus parejas, jefes o compañeros laborales; vecinos, amigos, familiares o desconocidos. Entonces, puede ser cualquiera.

De acuerdo a los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, México registró 1,004 feminicidios en 2021 y 978 feminicidios en 2020. A dos meses de iniciado el 2022, se han contabilizado 122 asesinatos a mujeres.

En el primer bimestre del 2022 también destacan 80 masacres, al menos 221 casos de tortura, 164 casos de mutilación, descuartizamiento y destrucción de cadáveres y 59 asesinatos de niñas, niños y adolescentes, según la ONG Causa en Común.

Créditos: Marcela Palafox

AMLO presagiaba manifestación violenta, pero transcurrió de manera pacífica

El pasado 7 marzo, un día antes de la manifestación, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que las participantes de dicha marcha se preparaban con “marros, sopletes y bombas molotov” para proyectar la imagen de un México en llamas.

En contraste, la mayoría de las más de 75 mil mujeres que asistió, lo hizo de manera pacífica. Con respeto hacia las demás, con consignas y aplausos entre sus filas. De parte de la actual administración, se blindó a los edificios aledaños a la ruta de la manifestación y se pidió a los policías que rodearan la zona.

Conforme las colectivas se acercaban a la plancha del Zócalo capitalino, la presencia de los cuerpos policiales se acrecentaba. “¿En dónde está esta seguridad cuando las mujeres desaparecen?”, les preguntaban los grupos de mujeres.

Créditos: Marcela Palafox

Hubo —y hay— colectivas en representación de todas las mujeres. Aquellas que marcharon con sus hijas o familiares más pequeñas; las ‘nenis’ emprendedoras, las trabajadoras sexuales, las artistas, mujeres transexuales, maestras, deportistas, científicas, trabajadoras domésticas, migrantes, indígenas y muchas más.

Su manera de manifestarse era distinta, pero acogía la lucha de cada una de las mujeres. Algunas bailaban o hacían performance y hubo quienes hicieron música en vivo para animar a las demás. También había grupos con veladoras y cruces, levantándolas en memoria de las asesinadas y desaparecidas.

Contrario a lo que se pueda pensar, los hombres eran bienvenidos a la marcha. Hubo contingentes incluyentes que les daban la bienvenida a aquellos que quisieron levantar la voz por sus madres, hermanas o amigas violentadas, víctimas de feminicidio.

Desde las ventanas de los balcones, los capitalinos montaron prendas de ropa y pañuelos morados para mostrar su apoyo hacia este cometido. Y al parecer, en distintas entidades de la República Mexicana la manifestación transcurrió de manera similar.

Los muros y monumentos también sintieron el 8M. Pese a que en redes se ha acusado de ridiculizar y destrozar a las estatuas históricas y edificios emblemáticos de México, esta podría ser una estrategia para que el mundo mire de cerca la violencia que se perpetra contra las mujeres. No solo el 8 de marzo, sino todos los días, a todas horas.

De acuerdo con Patricia Olamendi, doctora en Derecho, abogada y activista, se ha disminuido el presupuesto asignado a entidades como el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) a tal nivel de que ni siquiera pueden operar.

Del mismo modo, el aumento en las cifras de feminicidios tampoco se ha visto correspondido con un incremento en el número de funcionarios de justicia en el país.

Si hay más delitos debe haber más policías, más Ministerios Públicos y más jueces. Pues resulta que no, y con los mismos que teníamos hace 10 años está habiendo más cantidad de delitos”.

Al llegar a la Plaza de la Constitución —en donde la marcha concluye— había distintas actividades sucediendo al mismo tiempo. Cantos, gritos, consignas, bailes, fogatas, fotografías, lágrimas, abrazos. A la par, las colectivas más radicales intentaban tirar las vallas colocadas alrededor de Palacio Nacional.

Esta mañana, AMLO informó que la manifestación se había realizado de manera pacífica y sin el uso de la violencia, fuerza o algún instrumento que agrediera a las asistentes. Sin embargo, granadas de gas lacrimógeno fueron lanzadas desde las instalaciones del Palacio hacia el Zócalo con niñas y ancianas en el lugar.

Créditos: Marcela Palafox

No hubo represión, se garantizó el derecho de manifestación y no hubo desgracias que lamentar, esperaban eso sí, nuestro adversarios, que se incendiara el Palacio y la Catedral, pero se tomaron medidas necesarias”, mencionó el presidente.

Una marcha que se ha considerado ‘violenta’ y ‘catastrófica’ en los últimos años, se realizó, en realidad, con mujeres de todas las edades para ser escuchadas, para pedir por sus derechos y por la seguridad de su integridad y las demás.

  • 11 mujeres son asesinadas cada día (IFJDH)
  • 35 mujeres son violadas cada 24 horas (CNDH)
  • 7 de cada 10 mujeres han vivido violencia por parte de un hombre (UNAM)
  • 122 feminicidios en el primer bimestre de 2022 (Causa en Común)
  • 221 casos de tortura en lo que va del año (Causa en Común)

Lo último:

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

mm Coeditora de Alto Nivel, apasionada del lenguaje y periodista por la UNAM.
Comentarios