NegociosPara Entender

Odebrecht: la historia del gigante que corrompió a México y AL

Odebrecht, la empresa de construcción más importante de Latinoamérica, entregó a 10 países de la región una suma de 788 mdd en sobornos. México también está sumido en el escándalo y los resultados de las investigaciones podrían cimbrar al país.

21-02-2017, 6:30:54 AM
Reuters.

El 19 de junio de 2015, fue el último día que Marcelo Odebrecht visitó el corporativo de la empresa que presidía en Brasil. Ese viernes, la policía brasileña detuvo al ejecutivo de la firma que lleva su apellido, la principal constructora de América Latina. El delito que se le imputaba a uno de los brasileños más ricos cabe en una palabra: corrupción.

La operación Lava Jato (Operación Autolavado, en español) explicaba la detención de Marcelo. El escándalo que involucra el flujo de dinero ilícito a través de distintas empresas, así como la entrega de sobornos al interior de la petrolera Petrobras, había tocado a la puerta de Odebrecht.

La respuesta del gigante no se dejó esperar. La detención del heredero de la empresa que había fundado su abuelo había sido “innecesaria”, ya que la firma se había comprometido a colaborar con las investigaciones de las autoridades, dijo la firma.

Sin embargo, la investigación en contra de Marcelo Odebrecht ha revelado que la empresa a su cargo entregó cerca de 788 millones de dólares (mdd) en 10 países latinoamericanos y dos africanos para obtener más de 100 proyectos, de acuerdo con un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos que se hizo público en enero de 2017.

Del monto en sobornos, 10.5 mdd fueron entregados autoridades gubernamentales de México para obtener beneficios al interior de una empresa paraestatal que no ha sido identificada.

Venezuela, Colombia, Perú y Argentina forman parte de los países que se han visto cimbrados por el escándalo que personifica Odebrecht y que se perfila para ser considerado uno de los mayores casos de corrupción en Latinoamérica. Esta es la historia de la empresa que corrompió a México y la región.

Los alemanes y la ciudad modelo

Los orígenes de Odebrecht se encuentran en el viejo mundo. A mitad del siglo XX, los flujos de la inmigración alemana llevaron al ingeniero Emil Odebrecht a Brasil, territorio virgen para la infraestructura de gran escala.

En 1856, Emil y Herman Blumenau desembarcaron e iniciaron la construcción de carreteras y puentes para impulsar el transporte fluvial en la ciudad brasileña que lleva el apellido del hombre que apoyo a Odebrecht en sus primeras aventuras en el estado de Santa Catarina.

Pasados tres años del arribo de 17 colonos alemanes que desembarcaron de un barco de vapor, el rumor de la revolución industrial se había propagado con nuevas obras en el espacio subtropical que habitaban los indígenas káingangs y xoklengs.

El desarrollo germano en tierras de América transformó por completo el territorio que tocó con su ingeniería. Hoy, la ciudad de Blumenau es reconocida por los brasileños como una de las metrópolis más prominentes por su industria textil.

La expansión de las obras públicas avanzó al ritmo de la población, cuando el número de habitantes creció 500%, al pasar de 1,000 a 6,282 personas. En 1888, Blumenau ya era considerado por los brasileños como la ciudad modelo.

Nace Odebrecht

La industrialización prosiguió en Santa Catarina y Emil Odebrecht dedicó sus días al sector de la construcción civil, lo que hizo crecer la urbanización en un lugar inhóspito para un viajero alemán.

Para 1923, Emilio Odebrecht, hijo de Emil, fundó la empresa Emilio Odebrecht & Cia, organización que se convirtió en la precursora del hormigón armado en Brasil que no dejó de transformase y crecer a lo largo del siglo XX hasta lograr su internacionalización.

Sin embargo, el mayor desarrollo de la empresa vendría de la mano de Norberto Odebrecht, hijo de Emilio, quien llevaría a la empresa crecer en todo Latinoamérica a partir de 1941.

Doce años después, la firma de infraestructura logra su primera sociedad con la petrolera brasileña Petrobras para construir el campamento del Oleoducto Catu-Candelas, en Bahía, con el fin de extraer crudo del yacimiento Catu de la Refinería de Matarife.

En la actualidad, Odebrecht tiene presencia en 26 países en cuatro continentes y 12 negocios. En 2015, la firma brasileña obtuvo ingresos por 132,519 millones de reales brasileños (cerca de 33,930 mdd al tipo de cambio histórico). De ese tamaño es el gigante brasileño.

La herencia

El 20 de julio de 2014, Norberto Odebrecht, presidente honorario de la compañía que había fundado, falleció a los 93 años de edad por problemas cardíacos. Fue enterrado en Salvador de Bahía, en Brasil.

Para ese momento, el dinero ya había fluido bajo la piel de Odebrecht y circulaba hacia las empresas en donde la firma brasileña necesitaba extender su dominio para ganar los proyectos latinoamericanos.

Bajo la dirección de Marcelo, la firma se encargó de repartir los sobornos en: México, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Panamá, Perú, Venezuela, así como en Angola y Mozambique. Los sobornos en México se habrían dado entre 2010 y 2014.

El primero de octubre de 2013, Marcelo se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto para anunciar una inversión de 8,100 mdd en un periodo de cinco años, de los cuales se habían invertido 1,800 mdd en aquel momento, informó en un comunicado la Presidencia de la República.

“El empresario informó que a través de sus empresas ese grupo pretende invertir en nuestro país en los sectores petroquímica, saneamiento y energía hidráulica renovable, producción de etanol, azúcar y energía renovable de biomasa, y en concesiones carreteras”, informó el gobierno federal.

Odebrecht comenzó a operar en México en 1991 y ha participado en obras como represa Los Huitles, en Sinaloa, la renovación de líneas de transmisión en Torreón, Coahuila, mientras que su filial Braskem se unió a la mexicana Idesa para desarrollar el Proyecto Etileno XXI, el cual opera en Veracruz.

En marzo de 2016, el descendiente de la familia Odebrecht fue sentenciado a 19 años y 4 meses de prisión por actos de corrupción. El juez Sergio Moro lo culpó por la entrega de 30 mdd en sobornos a funcionarios de Petrobras para obtener contratos.

Por ahora, los fiscales de los países afectados han acordado crear una comisión conjunta para investigar la corrupción de la brasileña entre los países en donde se distribuyeron los sobornos. La Procuraduría General de la República (PGR) se encuentra en las investigaciones, mientras que la Auditoría Superior de la Federación y Petróleos Mexicanos (Pemex) trabajan para dar a conocer a los responsables en el país… Un terremoto llamado Odebrecht se acerca a México.

Relacionadas

Comentarios