EmprendedorHistorias

Mexican Valley, el reto del nuevo emprendedor

Un estudio sobre las lecciones de Silicon Valley, revela los retos que enfrenta una generación de emprendedores mexicanos y las ciudades que marcan tendencia.

07-10-2014, 8:25:50 AM
Mexican Valley, el reto del nuevo emprendedor
Jesús Franco

En la década de los cincuenta, Silicon Valley no era más que una parte “vacía” de la bahía de San Francisco. Ahí, prácticamente no había vida, más que la poca flora y fauna que intentaban adornarla. Sin embargo, 15 años después, el boom tecnológico hizo que esta área semi-desértica se convirtiera en un centro tecnológico que alberga empresas como Facebook, Apple, e Intel, por mencionar algunas. Ya en 1971 el mundo conocía el término Silicon Valley y automáticamente lo asociaba con tecnología, desarrollo y modernidad.

Te recomendamos leer: Los 4 secretos del éxito de Silicon Valley

Hoy, 43 años después, este modelo tecnológico apostado en San Francisco parece que puede replicarse. Lo mejor: cada vez se va haciendo de mejor manera y los países (gracias a las distintas crisis) han sabido enfocar sus recursos (pocos o muchos) hacia nuevas empresas, es decir, emprendedores.

Reth Moriss y Mariana Penido, elaboraron el estudio Lecciones de Silicon Valley, una radiografía que muestra qué fue lo que hizo de este Valle un gran semillero de empresas tecnológicas y hace comparativos entre 20 países incluyendo a México.

Encontraron tres puntos detonantes:

1) Grandes compañías pueden desarrollarse en lugares impensables;
2) Poco emprendedores pueden crear un fuerte impacto;
3) Hay un esquema de trabajo que los líderes pueden acelerar. 

Esta triada puede parecer sencilla, sin embargo, requiere de un nivel de entendimiento y aceptación de gran parte de la comunidad emprendedora y empresaria del mundo.

Reth Morris explica, en entrevista con AltoNivel.com.mx, que efectivamente las compañías pueden desarrollarse en lugares considerados “no aptos” para invertir y que el mejor ejemplo lo puso Silicon Valley.

“Prácticamente ese es el mensaje del estudio que realizamos: hay esperanza para que los emprendedores entiendan que siempre habrá una oportunidad para ellos”

Otro descubrimiento de estos investigadores fue que cuando hay un buen movimiento que busca un fin con argumentos, es fácil que este gane adeptos y se convierta en una tendencia.

Pero el elemento más importante del análisis es el nuevo papel que deben jugar los emprendedores en su mundo. “Sí, es genial tener empresas exitosas, crear y seguir creando, sin embargo, lo que es realmente valioso es que hoy los emprendedores deben convertirse en mentores”, dice Morris.

Lo que él propone es que estos nuevos empresarios reinviertan los recursos que tengan y apoyen a la nueva generación de emprendedores. Hacer esto será fundamental para que el ciclo de la creación y el desarrollo de empresas se cumpla y siga por un camino recto.

El Valley mexicano

No es un secreto que el mundo de los emprendedores en México cada vez se pobla más. Con el nacimiento y fortalecimiento del Instituto Nacional del Emprendedor, el Gobierno Federal se ha avocado en que esta nueva clase empresarial se convierta en verdaderos competidores a nivel local y nacional.

Morris refuerza esta visión al afirmar que México tiene muchas fortalezas, entre las que menciona el apoyo que da el INADEM a los emprendedores, también, la educación universitaria privada que se ha enfocado en formar empresarios “novatos” que estén dispuestos a arriesgarse y formar su propia empresa.

En el estudio que realizó, sorprendentemente México es uno de los países analizados que cuenta con un ecosistema emprendedor apto para el desarrollo y la sustentabilidad. También, resume que América Latina se tiene una visión empresarial única, apoyada por el gran número de consumidores que hay en el continente.

Al hablar de que las grandes compañías pueden desarrollarse en lugares impensables no hay nada más verdadero: basta ver cómo los empresarios han creado grandes complejos industriales en zonas alejadas de las ciudades que terminan convertidas en verdaderos polos de desarrollo. Ejemplos sobran, pero para Morris, ciudades como Querétaro, Monterrey y Guadalajara han logrado descentralizar la productividad nacional de México, alcanzando la meta de que los emprendedores lleguen a cualquier rincón del país.

En lo que debe trabajar ahora el emprendedor-empresario mexicano es en
un cambio de mentalidad, hace énfasis especial Reth Morris.

Todo parece indicar que México ha aprendido la lección para replicar el exitoso modelo de Silicon Valley y no es un secreto a voces que nuestro país comienza a despertar el interés de los miles de startuperos que están generando cada vez más impacto.

Te recomendamos leer: ¿Silicon Valley en México? No, será Silicon Border

Después del éxito no llega la calma

La ambición de cualquier empresario y emprendedor es el primer paso para crear una empresa que crezca y escale. Después, debe venir el fortalecimiento de la firma. Sin embargo, al llegar a este punto llegan dos conceptos que son los que hoy rigen este nuevo mundo empresarial: el compromiso y la reinversión.

El primero, debe estar enmarcado en el precepto del apoyo a la próxima generación; el segundo, es el nuevo rol que deben jugar los emprendedores ya consolidados: convertirse en mentores o posibles inversionistas. Pero no solo se trata de hablar sobre una reinversión económica, sino de una intelectual y que sirva de consejería.

La clave para aprender sobre el estudio Lecciones de Silicon Valley está en entender el nuevo marco de trabajo de los emprendedores. Estos, tienen a su disposición grandes oportunidades y herramientas para forjar grandes firmas. Sin embargo, asegura Morris, ya no se trata solamente de emprender, sino de voltear a ver el entorno e ir dejando nuevas semillas en personas donde alguna vez el emprendedor se vio. Es decir, hacer lo que te gustaría que a ti te hicieran.

Así lo resume Morris: “El emprendedor tiene la responsabilidad de ayudar a su comunidad”. México ya está en este espiral empresarial, tiene todos los elementos, ahora solamente le falta entender que no basta con saborear el éxito: hoy, es necesario que se comparta y vaya permeando en las nuevas generaciones.

¿Cuál crees que es el reto de esta nueva generación de emprendedores? ¿Crees que Silicon Valley es un buen ejemplo de lo que un buen proyecto puede lograr?

Relacionadas

Comentarios