Buscador
Ver revista digital
Finanzas Personales

¿Vas a rentar o comprar vivienda? Cuidado con los fraudes inmobiliarios

14-08-2023, 9:02:42 AM Por:
© Depositphotos

Los fraudes inmobiliarios ya figuran entre las 10 quejas más recurrentes que recibe la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Si te dispones a comprar o a rentar una casa o departamento, además de hacer cuentas y estar seguro de cuál es tu presupuesto, debes saber con exactitud quiénes son aquellos que ofertan las viviendas, pues los fraudes inmobiliarios ya figuran como una de las 10 quejas más recurrentes que recibe la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Debido a que en algunos estados del país ha crecido exponencialmente la oferta de inmuebles en venta, las estafas en este sector igualmente han aumentado, sobre todo a través de la usurpación de identidad y la falsificación de documentos, ilícitos que no siempre son fáciles de detectar.

En el caso de las rentas, las redes sociales se ubican como el principal medio para las falsas ofertas, con las que -generalmente- se les piden “adelantos” monetarios a los interesados, cuando en realidad quienes se ostentan como propietarios solo son delincuentes que no poseen ni arriendan ningún inmueble.

En ambos casos, ya sea para una compraventa o para ocupar una vivienda en renta, estos son los principales aspectos que debes tomar en cuenta para no caer en algún fraude inmobiliario:

Desconfía de las rentas baratas

Probablemente encuentres en internet ofertas de inmuebles ubicados en las zonas de mayor demanda. Por ejemplo, en las colonias de clase media de cualquier ciudad del país, las rentas de los departamentos suelen tener un precio promedio, dependiendo del número de recámaras y los servicios que incluya el inmueble.

Si de pronto encuentras una vivienda cuyo arrendamiento es mucho menor, debes sospechar de la oferta, pues no es lógico que los propietarios renten por debajo de lo que marcan los promedios de la zona.

Recuerda que los montos de las rentas los marca el mercado, por lo que los precios que son muy bajos, y no se corresponden con el resto de inmuebles del área en la que estás buscando, son un indicador de un posible fraude.

No busques en redes sociales

Si quieres ser arrendatario (inquilino) busca el inmueble en sitios de internet seguros y especializados, nunca en páginas de redes sociales. Otra opción es acudir a alguna inmobiliaria.

Las ofertas para arrendamiento en cuentas personales de redes sociales suelen ser fraudulentas. La forma en la que operan los delincuentes es la siguiente: Postean una fotografía de una casa o un departamento copiándola de algún sitio inmobiliario formal, y publican que dicho inmueble está en renta con un precio mensual muy atractivo.

Pero para mostrártelo o para “apartártelo” te piden que deposites una cantidad que puede ser mínima en algunos casos (500 o 1,000 pesos), sin embargo, tras el depósito, dejan de contestarte, borran el anuncio o la cuenta misma, o te ponen mil pretextos para no concretar una cita en la vivienda.

Renta con asesoría

Si rentas directamente con el dueño del inmueble, oblígalo a hacerte un contrato por escrito, el cual debe estar redactado por un abogado. No aceptes contratos que provengan de formatos o formularios que se venden en las papelerías.

El contrato más litigioso en México es justo el de arrendamiento, es decir, los conflictos entre arrendadores (propietarios) y arrendatarios (inquilinos) representan la mayoría de los casos que llegan a los Juzgados Civiles del país, después de las controversias familiares.

Rentar sin un contrato, o hacerlo firmando un documento que no está bien escrito, te puede traer muchos problemas, sobre todo en los casos en los que se te pide un depósito mayor a dos meses de renta.

En ocasiones, los depósitos excesivos, si bien no son ilegales, terminan siendo un dolor de cabeza cuando desocupas el inmueble, pues quien te rentó puede negarse a su devolución. Por eso es mejor asesorarse con un abogado antes de firmar cualquier documento relativo al arrendamiento.

Verifica documentos e identidad

En el caso de la compraventa de inmuebles, los fraudes son muy variados, pero uno que es muy común es el de las propiedades fantasma. Este engaño consiste en ofertar un inmueble que no pertenece a la persona que lo está vendiendo.

La falsificación de documentos, en específico de las escrituras del inmueble en venta, y la usurpación de la identidad del verdadero dueño, son los medios más utilizados en este tipo de fraude.

Para evitar dar “enganches” o adelantos monetarios de un inmueble en venta que en realidad no se vende, o quien dice que es su propietario no lo es, recuerda que el comprador tiene derecho a elegir la Notaría de su preferencia.

Lamentablemente se han registrado casos en los que algunos Notarios, por acción u omisión, se han prestado a estos engaños, por lo que se recomienda que, antes de hacer cualquier depósito de dinero, debes solicitarle al vendedor que entregue en la Notaría que tú elijas todos los documentos del inmueble para que ahí verifiquen su autenticidad.

Las operaciones simuladas también son muy usuales en las compraventas, estas consisten en decir ante el banco que te dará un préstamo, o ante el Notario, que la transacción será de un monto en específico, pero “debajo del agua” el propietario te pide que pagues otra cantidad que no quedará registrada.

Normalmente esto se hace (de manera ilícita) para tratar de pagar menos impuestos en el momento de la escrituración, el problema es que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) siempre está al pendiente de este tipo de operaciones, pues los Notarios del país le informan a esta dependencia cada una de las transacciones realizadas como fedatarios en las que existe una traslación de dominio (traslado de la propiedad).

Al final, lejos de pagar menos impuestos, puedes tener problemas con el SAT, por lo que no se recomienda simular el pago de un inmueble, pues todo lo que se le entregue al propietario debe quedar registrado.

No compres en efectivo

En nuestro país hay un mercado de inmuebles en venta cuyos dueños no aceptan créditos, por lo que la operación debe hacerse al contado. Si tú cuentas con los recursos para comprar una vivienda con estas condiciones, no debes entregar ninguna cantidad en efectivo.

Todos los pagos que hagas tienen que realizarse a través del sistema financiero mexicano: El enganche, el adelanto o “la entrada”, y el pago total del inmueble deben hacerse mediante depósitos bancarios, ya sea con transferencias electrónicas o con cheque.

Las transacciones en efectivo, además de que son inseguras, pueden generar una investigación por parte del SAT, o incluso una indagatoria de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), ya que las compraventas de inmuebles legalmente están consideradas como operaciones de riesgo en materia de lavado de dinero.

MÁS NOTICIAS:

autor Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.

Comentarios