Buscador
Ver revista digital
Tecnología

¿Se declarará ilegal la IA generativa en 2024?

02-01-2024, 4:23:54 PM Por:
Depositphotos

Una veintena de demandas por plagio ponen en duda la viabilidad económica y el futuro de ChatGPT y DALL-E, entre otras plataformas.

En 2024, plataformas como ChatGPT, DALLE-E, Codex, DreamUp, Stable Diffusion y GitHub estarán en el banquillo de los acusados, junto con las empresas OpenAI, Microsoft, Stability AI, Deviant Art y Midjourney, entre otras, a las que se les acusa de plagio por haber entrenado sus robots de Inteligencia Artificial Generativa (IAG) con contenidos protegidos por el derecho de autor.

En más de 20 demandas radicadas en distintas Cortes de Estados Unidos, los querellantes pretenden obtener jugosas indemnizaciones y la eliminación de miles de millones de archivos que habrían sido extraídos de internet para programar a los chatbots, sin el consentimiento de los creadores originales de textos, códigos e imágenes.

El caso más reciente que ya fue admitido por la Corte del Distrito Sur de Nueva York es el del famoso diario The New York Times que, el pasado 27 de diciembre, interpuso una demanda civil en contra de OpenAI y Microsoft, por el uso ilegal del trabajo del periódico que habría permitido crear la Inteligencia Artificial (AI) que hace operativo a ChatGPT.

Este martes, la magistrada Ona T. Wang fue designada para dirimir esta controversia, en la que el Times aporta -a lo largo de 196,454 páginas- las pruebas de millones de textos publicados desde 1950, que fueron introducidos sin permiso por OpenAI para desarrollar su chatbot. 

Las herramientas generativas de inteligencia artificial, apunta la demanda, cuya copia posee ALTO NIVEL, dependen de modelos de lenguaje grande “que se construyeron copiando y utilizando millones de artículos de noticias con derechos de autor del Times”.

La querella añade que las empresas OpenAI y Microsoft, creadoras de ChatGPT y Bing Chat, recientemente renombrado Copilot, usaron contenido de toda la web para el entrenamiento de sus plataformas, pero enfatizaron particularmente en los artículos y reportajes del Times, “revelando una preferencia que reconoce el valor de esas obras” registradas ante la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos.

Adicionalmente, The New York Times aporta entre sus pruebas 100 ejemplos como el que se muestra enseguida, en los que ChatGPT responde con textos copiados textualmente de distintos artículos del diario.

El futuro de la IA generativa, ¿en riesgo?

Además del Times, Business Insider, Politico, Getty Images, artistas visuales, escritores y fotógrafos, mantienen acciones jurídicas en contra de OpenAI, Microsoft, Stability AI, Deviant Art y Midjourney, por lo que todas estas empresas podrían quedar en la insolvencia si las Cortes les dan la razón a los demandantes.

Jueces y magistrados estadounidenses tendrán en sus manos este 2024 no solo la definición en cuanto a la legalidad de la Inteligencia Artificial Generativa, sino también sobre el futuro de la misma, pues en la mayoría de las demandas se exige la eliminación de los contenidos que habrían sido copiados para entrenar a los chatbots.

Por ejemplo, la Corte del Distrito Sur de Nueva York también es la instancia en la que fue radicada la demanda de 17 famosos escritores que acusan a OpenAI de plagiar sus obras de manera masiva.

George R. R. Martin, autor de la saga “Juego de Tronos”; John Grisham (El informe pelícano); y Scott Turow (Presunto inocente), entre otros, quieren que se les indemnice y, sobre todo, que se prohíba que ChatGPT utilice en sus respuestas el contenido de las obras de estos creadores.

Asimismo, en otras demandas, como en la del Times, además de las indemnizaciones solicitadas como reparación del daño, se solicita la destrucción de todos los Modelos de Gran Lenguaje (Large Language Model o LLM en inglés) y de Inteligencia Artificial Generativa, que funcionan a partir de la recopilación de textos e imágenes protegidos por derechos de autor.

Evidentemente esto pone en entredicho el futuro de la IAG y de la tecnología con la que esta se creó, incluyendo a los modelos Transformadores Generativos Previamente Entrenados, identificados con las siglas en inglés GPT (Generative Pre-trained Transformer), los cuales son un subconjunto de la Redes Neuronales Artificiales.

Estas últimas son la arquitectura del aprendizaje automático de los chatbots como Copilot y ChatGPT, es decir, la programación específica que permite a los algoritmos aprender por sí mismos, a partir de los datos que previamente fueron introducidos para su entrenamiento.

Códigos y pixeles, ¿protegidos?

A su vez, junto con los creadores de texto y los fotógrafos, los artistas visuales también han demandado a las firmas de IAG, destacándose las acciones colectivas en contra de Stability AI, Midjourney y DeviantArt, que en una Corte de San Francisco, California, están acusadas de diversas infracciones a los derechos de autor.

En estas querellas se responsabiliza a los consorcios informáticos de entrenar a sus robots con miles de imágenes que estaban registradas, contenido que ahora hace posible la imitación de los estilos artísticos a través de la IAG.

El código fuente de las imágenes también está protegido por el derecho de autor, y lo mismo sucede con los pixeles, acrónimo inglés con el que se conoce el término picture element (elemento de imagen), que es la unidad más pequeña de una imagen digital.

Para producir imágenes, la IAG retoma tanto pixeles como código fuente que fue recopilado sin permiso de los artistas, por lo que también se solicita que esa información sea destruida.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.
Comentarios