Economía

¿Precios más caros? Así es como ha caído tu capacidad de compra

La inflación no ha dado tregua desde el año pasado en los precios y la situación en millones de hogares mexicanos, especialmente los de menores ingresos, es cada vez más complicada.

12-01-2018, 10:33:53 AM
precios

La situación económica de millones de hogares mexicanos es cada vez más complicada ante la creciente inflación que no ha dado tregua desde enero del 2017 en los precios.

La línea de bienestar, es decir, la canasta alimentaria más la no alimentaria, que incluye el gasto en servicios como transporte, salud, educación, vestido, entre otros, implica cada mes un mayor desembolso.

En noviembre pasado, la línea de bienestar era de 2,960 pesos en zonas urbanas, un aumento de 35 pesos frente a los 2,925 pesos de octubre y de 195 pesos desde los 2,765 que valía en diciembre del 2016, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que se encarga de medir la pobreza y evaluar los programas y políticas sociales del gobierno federal.

Las cifras del INEGI en tanto, muestran que, la inflación de la canasta básica aumentó 9.61% anual en diciembre del 2017, la mayor alza desde abril del 2000, cuando avanzó 9.74%.

Familias de menores ingresos, las más afectadas

Los hogares con menores ingresos son los más afectados por la inflación, debido a que gastan la mayor parte de sus ingresos en mercancías con precios volátiles. Los hogares con menores ingresos dedican en promedio poco más del 50% de su gasto a alimentos, a diferencia del 10 % de los hogares con los ingresos más altos, que dedica sólo el 22%.

Las familias con ingresos de hasta un salario mínimo, esto es, unos 2,441 pesos al mes, registraron una inflación de 7.44% anual en diciembre pasado, los hogares con ingresos de entre uno y tres salarios mínimos enfrentaron un aumento en precios de 7.42%, la mayor tasa desde que se tiene registro.

Los hogares con ingresos de entre tres y seis salarios vieron un alza en los precios de 7.14% y aquellos con ingresos de más de seis mínimos, es decir, arriba de 14,647 pesos al mes, registraron una inflación de 6.48%, según datos oficiales.

“El escenario para el 2018 es de una merma para el poder adquisitivo, sobre todo para los que destinan la mayor parte de su ingreso a la alimentación, es decir, los hogares más pobres, y son quienes principalmente sentirán un efecto más adverso durante el primer semestre del año”, comentó el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento (IDIC), José Luis de la Cruz.

Para este año, el salario mínimo registró un incremento nominal de 10.4%,  mientras que en el 2017 el alza fue de 9.6%; frente a una inflación de 6.77% acumulada.

“Es cierto que el salario mínimo aumentó más que la inflación observada hasta diciembre pasado, pero solo implica que el que haya recibido el aumento puede consumir más, si alguien recibió un aumento inferior solo perdieron capacidad de compra”, agregó De la Cruz, quien espera que este año la inflación cierre entre 5 a 5.5%, por arriba de la meta del Banco de México de 3% +/- 1%.

Otro riesgo en los precios

Las amenazas proteccionistas del presidente estadounidense Donald Trump, también representan un riesgo para la inflación y con esto, para el gasto de los hogares mexicanos.

De acuerdo con un análisis de la firma británica Capital Economics, si Trump termina con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, las familias también sufrirán las consecuencias.

Te recomendamos: Qué pasaría con México si el TLCAN termina

“Es probable que haya un golpe importante para la confianza de las empresas (y en menor medida para los consumidores), lo que pesaría sobre la inversión (y el gasto de los hogares)”, dice el reporte.

Agrega que, si bien es cierto que el superávit comercial bilateral de México con Estados Unidos se ha disparado, el verdadero beneficio económico debe medirse por el impacto en el crecimiento de la productividad, y esto se ha mantenido extremadamente bajo.

“Esto se debe a que el TLCAN no actuó como un estímulo para las reformas más amplias en México, lo que significa que los beneficios se han concentrado en unos pocos sectores (por ejemplo, los automóviles), pero no se han extendido a la economía en general”.

Bank of America-Merril Lynch estima que al cierre de enero la inflación aumente por debajo del 5%, esto debido a una alta base de comparación frente al año pasado y a un desvanecimiento en el ajuste de los precios a la gasolina.

No obstante, los temores por y la incertidumbre por el futuro del TLCAN, pueden presionar la cotización del tipo de cambio, por lo que si el peso continua con su depreciación frente al dólar, esto terminará por contaminar aún más la inflación.

“El tipo de cambio sería el principal receptor de una potencial salida del TLCAN, afectaría la inflación y será importante que esto se evite”, comentó De la Cruz.

En este escenario, el consenso de los especialistas espera que el Banco de México eleve por lo menos en otros 25 puntos base su tasa de referencia, para llevarla a 7.75% en su próxima reunión de política monetaria. Esto con el fin de controlar la inflación, lo que sin embargo, también tendrá un efecto negativo en la economía, pues limitará el consumo y encarecerá más el crédito.