EconomiaTLCAN

Qué pasaría con México si el TLCAN termina: 5 cosas buenas y 10 malas

Te presentamos 5 consecuencias positivas y 10 negativas para nuestro país si las negociaciones del TLCAN no resultan favorables y termina este acuerdo comercial.

15-11-2017, 4:00:37 AM
tlcan, tratado de libre comercio

En términos de comercio, México ha sido el país más favorecido con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por lo que en el caso de que este termine, será el más afectado.

Desde la entrada en vigor del acuerdo en 1994, las exportaciones de México a Estados Unidos aumentaron en 486% y al cierre del año pasado el comercio total entre las dos naciones sumó 482,083 millones de dólares (mdd).

No obstante,  hace un año apareció en la escena política de Estados Unidos, su ahora presidente, Donald Trump, cuya principal promesa ha sido renegociar o en un extremo terminar con el TLCAN, aunque su país también ha sido beneficiado por el acuerdo.

La beligerancia de Trump y las exigencias de su equipo negociador han hecho que las probabilidades de que el acuerdo muera en las próximas rondas de negociación aumenten. Aquí delineamos cinco escenarios positivos y 10 negativos para México si el TLCAN, del que dependen 80% de las exportaciones mexicanas, termina.

En un inicio, si Trump decide salir del TLCAN debe anunciar al Congreso de su país, el cual deliberará por seis meses si es conveniente o no, esta decisión.

Efectos positivos

1. Exportaciones constantes. En un análisis simplista, si el Congreso de Estados Unidos apoya la decisión de Trump para terminar con el TLCAN, las relaciones comerciales con México tendrán que regirse por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y por la Norma de Nación Más Favorecida.

“Esto golpearía a la economía de México más fuerte que la renegociación del TLCAN, pero no sería un desastre. El aumento de aranceles para la mayoría de los sectores sería marginal.  Por ejemplo, el arancel promedio simple para las importaciones de vehículos de Estados Unidos, que representan el 25% de las exportaciones totales de México a ese país es de 3.7%”, escribieron en un reporte economistas de la firma británica Capital Economics.

2. La firma de un acuerdo bilateral. Dado que México es un cliente potencial de varios estados del país de Trump, algunos analistas esperan que el republicano convenza al Congreso para negociar un acuerdo bilateral con México y otro con Canadá.

“Si el Ejecutivo (de Estados Unidos) es inteligente no sería tan difícil que el Congreso apruebe un acuerdo bilateral. Trump puede decir vamos a mejorar el acuerdo con México y empecemos desde cero”, comentó Alfredo Coutiño, director general para América Latina de Moody’s Analytics.

3. Cabildeo en Estados Unidos. Tanto empresarios mexicanos como el consenso de analistas, espera que si Trump termina el TLCAN, los empresarios estadounidenses incrementen el cabildeo con sus congresistas para no ver afectados los intereses de sus negocios y con esto, no ver consecuencias desastrosas en el comercio.

Hasta ahora poco más de un millón de empleos en Estados Unidos depende del TLCAN.

4. Desarrollo de zonas económicas. El proyecto de las zonas económicas especiales en México, podría ser un contrapeso a la eliminación del TLCAN, esto porque este desarrollo implica un marco regulatorio e incentivos especiales a la inversión con el fin de atraer nuevas inversiones de empresas locales e internacionales para apuntalar la actividad económica.

Las Zonas Económicas Especiales comprenden a Tapachula, Chiapas; el Corredor Interoceánico, que abarca de Coatzacoalcos, Veracruz, a Salina Cruz, en Oaxaca, la de Lázaro Cárdenas, que incluye los estados de Michoacán y Guerrero; puerto Chiapas; Coatzacoalcos y Lázaro Cárdenas-La Unión, regiones del país que quedaron marginadas de los beneficios del TLCAN que se concentraron en estados del norte, centro y bajío de México.

5. Impulso a una mayor industrialización y diversificación. Para tratar de reducir la dependecia a Estados Unidos, México tendría que acelerar los procesos de modernización de algunos de sus acuerdos comerciales. Actualmente trabaja con la Unión Europea, Brasil y Argentina en la revisión de los tratados que mantiene con esos países.

Hasta el 2016 el intercambio comercial con la Unión Europea sumó 61,819 mdd y con Argentina y Brasil un total de 10,094 mdd.

“Para tener éxito en los siguientes 20 años, México deberá emprender un nuevo camino: reconstruir su sistema productivo, firmar tratados comerciales no es suficiente”, dice en un estudio el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Te recomendamos:

5 temas clave que México enfrenta en la renegociación del TLCAN

Escenarios negativos

1. Exportaciones menos competitivas. La parte negativa de que el comercio de México y Estados Unidos se opere bajo la Norma de Nación más Favorecida, es que habrá varios sectores de la economía que serán perjudicados y las exportaciones mexicanas serán menos competitivas.

En el sector industrial, los mayores aranceles que tendrían que pagar los exportadores mexicanos para entrar a Estados Unidos son: suéteres (32%), playeras (32%). Los productos agropecuarios que enfrentarían mayores aranceles serían: espárragos (21.3%), melones, sandías y papayas frescos (17%), vegetales sin cocer congelados (14.9%), fresas congeladas (11.2%), carne de bovino deshuesada (10%), de acuerdo con un reporte de CI Banco.

Si las exportaciones mexicanas son gravadas con aranceles altos, se vuelven menos competitivas para los estadounidenses, quienes ante esta situación pueden optar por buscar otros mercados.

2. Abandonar la OMC. Si Donald Trump abandona el TLCAN, la salida de Estados Unidos de la OMC no sería una sorpresa. Apenas al asumir a la presidencia, el republicano mató el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés); a mediados de junio se retiró del Acuerdo Climático de París y además, no certificará el pacto nuclear con Irán.

En este sentido, una salida de la OMC, es uno de los mayores riesgos para México, porque Estados Unidos le podría imponer los aranceles que quiera.

“En el remoto caso de que Trump abandone tanto el TLCAN como la OMC, Estados Unidos estaría emigrando a una situación de convertirse en el país con mayor grado de proteccionismo, es decir, un retroceso en materia comercial y apertura económica. Bajo este escenario, los Estados Unidos no solo buscaría protegerse de la competencia exterior al limitar el acceso a su mercado sino también imponer barreras y tarifas a los productos del exterior”, comentó Coutiño.

3. Menor inversión. Uno de los beneficios que el TLCAN trajo para México fue la llegada de una mayor Inversión Extranjera Directa, entre 1994 y el 2015 la IED aumentó en 75,000 millones de dólares. México fue visto por el mundo como un trampolín para llegar al mercado estadounidense.

“El rompimiento del TLCAN podría traducirse en menores flujos de inversión. El traslado de inversión extranjera directa ya instalada en el país hacia otra nación resultaría costoso para las empresas, y les tomaría un tiempo en el reacomodo de instalaciones física y movimientos de capital, por lo que descartamos que este fenómeno se presente”,  dice CI Banco.

Pero advirtió que en donde sí podría notarse es en los nuevos anuncios de inversión. La mayoría de los planes de inversión se ven sesgados a favor de México por las reglas del TLCAN.

4. Tipo de cambio. Las amenazas proteccionistas y antimexicanas de Trump llevaron al tipo de cambio hasta los 22 pesos por dólar a inicios del 2017, por lo que esto puede llevar al dólar una vez más a ese nivel, lo que implicaría una pérdida para el peso de 12.75% frente al cierre de este martes.

No obstante, en el mediano plazo, la depreciación del peso permitiría que las exportaciones mexicanas fueran menos competitivas, esto porque al comprar más pesos con un dólar, las mercancías mexicanas se vuelven más baratas para los estadounidenses.

5. Caída del Producto Interno Bruto (PIB). Como consecuencia de menores exportaciones, la llegada de menor IED e importaciones más costosas, la actividad económica sería afectada en su conjunto.

“La salida del TLCAN podría traer un efecto negativo en el crecimiento del PIB de 2018 cercano al 0.3%. Con ello, nuestra estimación de crecimiento bajaría de 2.4% a 2.1%. Para los próximos dos años, la afectación sería mayor, de cerca del 0.6% de la estimación actual del PIB (de 2.4% a 1.8%)”, indica CI Banco.

6. Disrupción de cadenas de suministro. Con la entrada en vigor del TLCAN se dio una integración de las cadenas de suministro entre México y Estados Unidos en algunos sectores, como el automotriz, en el que antes de que un auto esté terminado, ya cruzo ocho veces la frontera entre ambos países.

Por  ejemplo, la industria automotriz estaría en libertad de ajustar sus procesos de para traer autopartes más baratas. “La industria automotriz siempre ve a futuro, puede adaptarse y tendrían que reestructurar la manera y el lugar en el que ensamblan los automóviles”, dijo el director de la carrera de negocios internacionales del Tec de Monterrey, Manuel Valencia.

Por lo que si el TLCAN termina implicaría un desmantelamiento de algunas de estas cadenas, sin embargo, de suceder, esto se daría en el largo plazo.

7. Mayor inflación. Un incremento en los precios de las importaciones de México generaría un avance mensual de 1% en la inflación de México, de acuerdo con un modelo económico de Banco Base.

8. Afectaciones en las inversiones de la Bolsa Mexicana. Las empresas más afectadas en el mercado accionario mexicana serán aquellas vinculadas al sector automotriz, operaciones de comercio de bienes y servicios con el exterior y cuyos gastos y deuda estén en su mayoría en dólares.

Por lo que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores,  podría verse afectado en una caída anual de 5% en el año siguiente a este acontecimiento, según cálculos de CI Banco

9. Tasas de interés más altas. Si el fin del TLCAN se concreta, algunos economistas esperan que la tasa de interés referencial del Banco de México se ubique alrededor del 7.5%, esto para ayudar a contener las presiones inflacionarias que generaría un dólar e importaciones más caras.

10. Tentación a un mayor proteccionismo. El fin del TLCAN le daría un mayor impulso a los movimientos nacionalistas y proteccionistas que han tomado fuerza alrededor del mundo y que se ejemplifican con el voto de los británicos a favor de salir de la Unión Europea.

El Fondo Monetario Internacional ya ha advertido que el proteccionismo comercial representa una amenaza para la economía global.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: