Opinión

Todos tenemos sangre de millennials

Los millennials no son ni serán tan diferentes a los que fuimos generación “X” o “Baby Boomers” ni tampoco con la nacida generación “Z”. Si en vez de señalarlos empatizamos con ellos, podemos realizar esos ideales que los caracterizan.

19-12-2017, 5:40:30 PM
millennials

Durante el 2017 se escribieron cientos de artículos relacionados a los llamados millennials o generación “Y”, inclusive en alguna de mis columnas realicé varios acercamientos a los nacidos entre 1981 y 1995, sin embargo, he reflexionado acerca de los mitos y leyendas urbanas de estos personajes que para bien o para mal, se están convirtiendo en la principal fuerza laboral y el 80% ocupará los principales cargos para el año 2025, se trata de los llamados “nativos digitales” que valoran el contenido de la música de las generaciones anteriores y por supuesto quieren cambiar el mundo pero son criticados en diferentes foros, el mas “viralizado” es la entrevista a Simon Sinek dentro del programa de “Inside Quest”, reflexiona sobre 4 las causas que influyeron su comportamiento: la educación de sus padres, la adicción a la tecnología, la falta de paciencia y el ambiente competitivo del mundo laboral.

La mayor parte de los millennials mexicanos que viven en zonas urbanas y que cuentan con empleo (no precisamente bien remunerado) tienen importantes diferencias con la generación anterior y es que muchos ya no quieren un horario de trabajo, ni un jefe, ni mucho menos un auto, en general buscan nuevas formas de aportar valor a las sociedades. De acuerdo a estudios realizados por Deloitte, factores como la baja capacidad de compra así como los altos costos de operación y mantenimiento de un auto, reducen la expectativa de compra de un vehículo automotor para los jóvenes de esta generación. Estos factores han modificado algunos de sus gustos y ahora tienen más interés en otros temas como la tecnología, los viajes y el transporte alternativo, sustentable y por su perfil exigente y volátil a la vez.

En general categorizar, señalizar y dividir es una forma de discriminar pero la realidad es que no existen indicadores que den fe sobre los comportamientos de estos en el largo plazo, de acuerdo a reporte anual 2017 de la OCDE, hace referencia que la mayoría de las personas que critican las conductas de los millennials son de la generación “X”, la misma generación que en los noventas rompió los paradigmas de los “baby boomers”, esos mismos que hace 32 años salieron a las calles para ayudar tras el terremoto del 85, tal y como sucedió este año con el desafortunado sismo del pasado mes de septiembre, lo cierto es que no somos tan diferentes, solo tenemos condicionamientos distintos y eso provoca que lo veamos de diferente manera.

A diario escuchamos críticas negativas sobre la incorporación a la fuerza laboral de la generación millennial. Su manera en que se relacionan con el trabajo, problemas con la autoridad y su falta de compromiso son algunos de los factores que se les señala, sin embargo muchos de estos “prejuicios” son solo una señal de que las cosas han cambiado, de entrada, no podemos comparar con otras generaciones porque vivimos circunstancias distintas, me parece que solo ha pasado el tiempo y los que ya no somos parte de ese segmento de edad olvidamos que también fuimos los jóvenes que luchaban por abrirse paso en la vida ante una generación mayor que imponía sus formas y experiencias minimizando el valor de la opinión de los jóvenes.

Te recomendamos leer: El horror de trabajar con un Millennial… y con un Generación X

Para bien o para mal, todos llevamos sangre millennial o por lo menos nos comportamos como ellos, se trata de empatizar con los nacidos antes o después de 1981 y en temas como movilidad o cambio climático, podemos ser parte de la transformación y contribuir a romper los dogmas. Además, no parece una mala idea ser parte de la construcción de comunidades sustentables, en general los que somos de otra generación podemos y debemos ayudar a esta y las venideras, porque si no somos capaces de adaptarnos a esta nueva realidad, seremos presa de nuestros prejuicios, como aconteció con generaciones antesesoras.

Los millennials no son ni serán tan diferentes a los que fuimos generación “X” o “Baby Boomers” ni tampoco con la nacida generación “Z”, también conocidos como “centennials”, quienes desplazarán a los anteriores en unas décadas como principales impulsores del consumo; de acuerdo con la firma de investigación de medios Kantar Ibope Media. Esta próxima generación llega al mundo a partir de 1997 con un smartphone o tablet debajo del brazo y con una sobreexposición a la información y a la era digital como nunca la hemos visto.

Finalmente una buena parte de los sueños no cumplidos de cada generación se deben a la falta de credibilidad lograda con las generaciones anteriores y derivado de los obstáculos que éstas les imponían. En vez de señalarlos, hagamos que las cosas sucedan, busquemos el como si, combatiendo temas más delicados como la corrupción, la inseguridad y otros componentes, cambiando el “ellos” por “nosotros” estoy cierto que podemos contribuir a realizar esos ideales. Quizás esta generación sí lo logre y no estará dentro de veinte años preguntando por qué las cosas siguen como antes.

También podría interesarte:

Comentarios