Opinión

El riesgo de colapso que oscurece el crecimiento de Monterrey

De las tres principales ciudades de México, Monterrey tiene el índice de desarrollo humano más alto y la mejor calificada mejor por sus habitantes. Pero contiene también problemáticas graves que dañan no sólo a la ciudad misma, sino también a sus habitantes y al entorno natural.

12-03-2018, 9:04:38 AM
Monterrey, cerro de la silla

De las tres principales ciudades y áreas metropolitanas de México, Monterrey es la que contiene el índice de desarrollo humano más alto, la que también es calificada mejor por sus habitantes y la que cuenta con el municipio con mayores ingresos per cápita a nivel nacional. Pero, pese a ser la más en tanto, contiene también problemáticas graves que dañan no sólo a la ciudad misma, sino también a sus habitantes y al entorno natural.

Y es que, aunque los capitalinos amemos mucho la CDMX, los tapatíos Guadalajara y los regios a la Sultana del Norte, lo cierto es que todos tenemos que aceptar que tenemos una relación amor-odio con ellas, que todas estas megalópolis son un reto para sus habitantes, para sus gobernantes y para su sector inmobiliario.

En anteriores entregas me he dedicado a profundidad a analizar a la capital de la República, también, he dedicado unos momentos para ver el panorama de Guadalajara, así que hoy, quiero hacer una parada en Monterrey, aquí vamos.

¿Regios niveles de crecimiento?

En la que ya parece una lejana década, la de los ochenta, la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) estaba integrada por siete municipios que incluían a su capital, hoy, la ZMM aglutina la impresionante cantidad de 15. Información del INEGI nos permite saber que, en 35 años, la población del estado de Nuevo León se duplicó, mientras que la ZMM creció ocho veces su tamaño, pasando de 12 mil hectáreas a 100 mil en 2015.

Entre 1980 y 2010, el crecimiento acelerado de la mancha urbana quintuplicó su tamaño. Este ritmo de desarrollo es insostenible pues ya impacta de manera grave la calidad de vida, la movilidad, el medio ambiente.

Las contingencias ambientales son ya parte del imaginario de los habitantes de la ZMM, viviendo el mismo circulo vicioso que daña el aire de CDMX, en Monterrey cada vez hay más autos y más estacionamientos, en Monterrey, también, las alternativas de transporte público no son suficientes.

San Pedro Garza García, el municipio con el ingreso per cápita más elevado del país, se encuentra rebasado por su caos vial que de acuerdo con especialistas es ocasionado principalmente por el tráfico dirigido desde y hacia la Universidad de Monterrey que diariamente recibe a 20 mil autos, pero sólo a 12 mil personas.

La percepción ciudadana

Cuando uno va a Monterrey, la ciudad lo recibe de manera espectacular: una ciudad moderna, con todos los servicios, con un impresionante paisaje urbano que integra grandes torres que parecen tocar al sol. Pero claro, lo mejor de la ciudad es su gente, la realidad es que los regios son personas cálidas y con una personalidad muy particular.

Orgullosos hasta la médula de ser regios, para ellos, ¿qué significa vivir en la ZMM?

Sgún el ranking elaborado por National Geographic “The World’s Best Cities, Monterrey es una de las ciudades más felices del mundo, ocupa el quinto lugar. Recientemente, la firma consultora Mercer posicionó a Monterrey en el lugar 110 de 231 en lo referente a los niveles de calidad de vida, la CDMX ocupa el 128. Por su parte, en 2015 el INEGI aseguró que la percepción de seguridad urbana se había incrementado.

Hasta aquí, las buenas percepciones. Pero vayamos con los negritos en el arroz.

El estudio ¿Cómo Vamos, Nuevo León?, publicado en 2017, reporta que 4 de cada 10 habitantes de la ZMM considera que la movilidad es la mayor problemática de la zona urbana, 19% de los encuestados dirigen su mirada a la mala imagen urbana, 21% a las múltiples construcciones irregulares, el 18% a la falta de áreas verdes y un contundente 37.2% a la contaminación ambiental.

El tráfico vuelve a acaparar los encabezados, el Reporte Nacional de Movilidad Urbana respalda estas quejas, pues afirma que de los 23 millones de vehículos particulares que existen a nivel nacional, el 40% se encuentra aglutinado en las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara, y sí, Monterrey.

Al conocer estos datos, sin duda, uno tiene que desprenderse del mito de que todo queda a un viaje de 20 minutos en Monterrey, al parecer ni pa’ tras ni pa’ delante uno se mueve en la capital regia. Es evidente que este es un asunto realmente serio que requiere de soluciones prontas y eficaces.

Comprar o rentar en Monterrey

Junto con la movilidad, la existencia de fuentes de trabajo de calidad, la dotación de áreas verdes y espacios públicos, la vivienda siempre es un punto que sirve para evaluar a una ciudad y a su desarrollo urbano, así que veamos el real significado de habitar en Monterrey.

Para ello, como siempre nos serviremos de los datos que aporta Lamudi, yendo de lo macro a lo micro. La información del portal coloca al estado de Nuevo León en el sexto lugar de oferta de casas en venta y renta, al mirar el ranking de oferta de departamentos, Nuevo León se posiciona en el cuarto.

Dirigiendo la mirada a la ZMM, el desarrollo de vivienda es muy dinámico, el mercado inmobiliario regio es uno de los más importantes a nivel nacional, no sólo eso, es uno de los más innovadores y propositivos, inmerso completamente en la verticalización habitacional, de ahí que las casas sean un bien inmueble en vías de extinción que se cotice tan alto en el mercado.

Comprar una casa en Monterrey significa hacer una inversión de poco más de 6 millones 440 mil pesos, pero si uno quiere hacer esta compra en Santa Catarina tiene que estar dispuesto a pagar 8 millones 845 mil pesos promedio, San Pedro Garza García rebasa los 20 millones de pesos promedio en su oferta de casas en venta. De los municipios que integran a la ZMM, General Escobedo maneja un accesible precio de 1 millón 800 mil pesos promedio, todos los demás rebasan los 2 millones de pesos.

Eso en casas; veamos los departamentos, oferta de vivienda que va in crescendo tanto a la venta como a la renta. Comprar un departamento en Monterrey significa invertir cerca de 40% menos que comprar una casa, pues el precio promedio de la vivienda vertical en venta en esta ciudad es de 3 millones 390 mil pesos, que por cierto no es una cantidad muy accesible que digamos.

En San Pedro Garza García el precio promedio de los departamentos es de 10 millones 960 mil pesos, en esta opción habitacional, Guadalupe y San Nicolás de los Garza tienen departamentos a la venta por menos de 2 millones de pesos promedio, 1 millón 630 mil y 1 millón 830 mil pesos respectivamente.

Finalmente, para aquellos que quieren rentar, en Monterrey el alquiler promedio de un departamento es de 17 mil 800 pesos, en San Pedro Garza García de más de 30 mil pesos promedio. Hay un poco más de luz en la renta de departamentos en la ZMM, pues en General Escobedo las rentas se colocan en 6 mil 940 pesos y en San Nicolás de los Garza en 8 mil 700 pesos promedio.

¿Réquiem?

Ciudad sumamente rica, muy atractiva para la Inversión Extranjera Directa y para la inversión privada nacional. La manera en que ha crecido Monterrey, no ha sido consciente ni racional, y, la realidad es que en el siglo XXI, ya no hay pretexto para no ser conscientes del existente panorama de las cosas. El tiempo para tener una venda en los ojos se acabó y, sin querer verme fatalista o apocalíptico, si no se ordena el desarrollo, las ventajas que esta ciudad ofrece a las empresas y a las personas van a desaparecer y la ciudad colapsará, como colapsa todo aquello que no busque el bienestar de las personas, el equilibrio con el medio ambiente, la inclusión y la sustentabilidad.

*El autor Jaume Molet es socio fundador y actual Director General de Lamudi México.

También podría interesarte:

Comentarios