Buscador
Ver revista digital
Opinión

Manifiesto para un buen sistema político

18-12-2020, 6:00:00 AM Por:
México
© Depositphotos

Un gobierno metiche y controlador, con la excusa que sea, nunca ha creado riqueza en ninguna parte. Un gobierno limitado, vigilado y al servicio de sus ciudadanos, sí. Es tiempo de cambiar el sistema.

No hay país que haya logrado desarrollo económico y social sin un buen sistema de gobierno. Los países que valoran la libertad del individuo son los más avanzados. Todas las libertades son buenas. No se vale pugnar por unas y reclamar intervención estatal o de gobierno en otras.

México aún no acaba de entender esto, muchos de sus ciudadanos todavía piensan que la fórmula mágica tiene que ver con un gobernante fuerte, sabio y bueno, sin entender que es justo lo contrario, un sistema fuerte, sabio y bueno que sea a prueba de líderes ineptos, corruptos y perversos.

Aquí propongo un manifiesto para ciudadanos y políticos con el fin de aclarar esta confusión. 

Manifiesto ciudadano:

  1. Tengo derecho a la libertad, a la propiedad y a la paz.
  2. Mis derechos sólo están limitados por el derecho y las libertades de los demás.
  3. Tengo derecho a participar en política en todo momento. Apoyando a los partidos o candidatos de mi preferencia y vigilándolos una vez que están en el poder.
  4. Tengo derecho a participar como candidato o como funcionario. En dado caso, seré vigilado por los ciudadanos como cualquier otro político o funcionario.
  5. Entrego mi voto, pero no mi cabeza. Tengo derecho a vigilar de manera permanente la eficacia y la honestidad del gobierno.
  6. Tengo derecho a un proceso judicial justo y equitativo para defender mis derechos y libertades ante otros ciudadanos y ante el poder político.

Manifiesto para funcionarios y políticos:

  1. Tengo el derecho a participar como candidato o funcionario en cualquiera de los poderes y niveles de gobierno.
  2. Tengo la obligación de respetar la ley. No puedo actuar más allá de mis atribuciones explícitas como político o funcionario.
  3. Tengo la obligación de respetar los derechos, la libertad, la propiedad y la paz de todos los ciudadanos.
  4. Tengo la obligación de respetar la democracia, los procesos electorales y los derechos de otros partidos y candidatos.
  5. Tengo la obligación de respetar la libertad de expresión, asociación y pensamiento de todos los ciudadanos.
  6. Tengo la obligación de respetar a los otros poderes.
  7. Tengo la obligación de promover políticas públicas, estrategias y acciones que beneficien a todos y no sólo a mi partido o a mis electores.
  8. Tengo la obligación de servir a los demás y de no utilizar el poder o la investidura de mi cargo para beneficio o promoción personal.
  9. Tengo la obligación de rendir cuentas y transparentar en todo momento mi actuación y la de otros políticos y funcionarios.

La riqueza económica y social la crean los ciudadanos actuando en libertad, con el único límite de no afectar la libertad del otro. Un gobierno metiche y controlador, con la excusa que sea, nunca ha creado riqueza en ninguna parte. Un gobierno limitado, vigilado y al servicio de sus ciudadanos, por el contrario, sí ha permitido la creación de riqueza y desarrollo social.

Es urgente un equilibrio de poderes en México. De dos tipos: Equilibrio entre el poder judicial, legislativo y ejecutivo, y otro todavía más importante, el equilibrio entre sociedad y gobierno. Dejemos de pensar en gobiernos fuertes y fortalezcamos el poder ciudadano. Manifestémonos por ello.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel

mm Director y fundador de Semáforo Delictivo.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios