Opinión

La lección no aprendida a seis meses del sismo del 19S

Han pasado seis meses desde los terremotos de septiembre. El 19S dejó importantes lecciones: nos enseñó que la CDMX no está preparada para responder en casos de emergencia y es nuestro deber hacer de la CDMX una ciudad verdaderamente grande.

20-03-2018, 4:54:33 PM
19S

Seis meses han pasado ya desde que los terremotos de septiembre de 2017 cambiarán para siempre la realidad de quienes vivimos en las ciudades y comunidades afectadas.

Proveniente de una tierra que no se mueve, sentir el impacto del sismo del 19S en el piso 16 donde se encuentran las oficinas de Lamudi me cimbró por completo, pero más me cimbró la solidaridad de los mexicanos, esa que de inmediato se movió sin pensar en otra cosa más que ayudar a quienes lo necesitaban, una lección de vida, de verdad que este enorme país me ha dejado por siempre.

Hoy, medio año después aún falta tanto por hacer, por evaluar, por superar.

Cuando uno camina por ciertas zonas y calles de la CDMX el recuerdo de la tragedia sigue presente. Basta con darse una vuelta por donde una vez estuvo el Multifamiliar Tlalpan y ver la urgencia que tienen los que viven todavía una cotidianidad afectada por el sismo, claro, pero también por los errores, omisiones y negligencias que a partir de él se han suscitado.

Solo basta con caminar por la colonia Condesa para ver cómo convive la “normalidad” con el derrumbe de los edificios dañados, a seis meses, muchos siguen en pie y es impresionante pensar que, de un momento a otro, esas estructuras tan dañadas pueden venirse abajo si la tierra temblara de nuevo, cosa que ya pasó en febrero y que sabemos, podría pasar otra vez. Pero, y entonces, ¿por qué esas estructuras continúan de pie?

Pequeños grandes cambios tras el 19S

Los sismos de septiembre nos cambiaron sin duda, cambiaron también la forma en que el mercado inmobiliario se estaba moviendo, pues, de ser un mercado que colocaba una vivienda en venta en 120 días promedio, la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) informó que tras los sismos las transacciones de compra-venta aumentaron a 150 días.

Entre la demanda, las cosas claro que cambiaron, ahora se preocupa y ocupa al momento de decidirse a comprar o rentar un inmueble, pregunta sobre el estado de la estructura del inmueble, exige alguna garantía de seguridad, un certificado que le permita mudarse confiado de que su hogar no representa un peligro para su vida.

En Lamudi.com.mx hemos observado también que de ser una demanda completamente acostumbrada a la compra o renta de departamentos, tras el sismo, las búsquedas por oferta de casas se incrementaron en la capital de la República.

En cuanto a las rentas en la capital, en varias ocasiones he dedicado este espacio ha hablar de los distintos movimientos que sufrió la oferta, y en esta ocasión me gustaría dejarles un gráfico que muestra el movimiento de los precios en algunas de las colonias de la delegación Cuauhtémoc pues me parece ilustra muy bien la forma en que el mercado de alquiler se reconfiguró tras el 19S.

efectos sismo 19s

A manera de conclusión

En una ciudad donde el crecimiento urbano se ha dado sin ningún orden, el sismo del 19S fue una fuerte y difícil lección sobre la urgencia de hacer a la CDMX una urbe resiliente, preparada para proteger a sus habitantes.

La CDMX es una ciudad espectacular, pero también es una ciudad muy problemática y no solo cuando ocurre una desgracia como la de hace seis meses. Lo es diariamente: cuando es viernes de quincena, cuando llueve, los lunes por las mañanas, los viernes por las tardes. Lo cierto es que es una ciudad incapaz de responder a sus habitantes como debe de hacerlo una ciudad de sus dimensiones e importancia.

A seis meses del 19S la necesidad de realizar una autocrítica es más necesaria que nunca. Autocrítica por parte de los gobernantes, autocrítica por parte de los habitantes —que cuando la tragedia sucedió se unieron de una manera grandiosa pero que hoy vuelven a gritarse y hacerse pedazos con tal de pasar sin mirar al otro—, y autocrítica, por supuesto, del sector inmobiliario que es quien nos brinda el techo y que tiene de frente los enormes retos de volverse a ganar la confianza de la ciudadanía, así como de construir vivienda segura, inclusiva y resiliente.

Actuemos pues, todos a la altura de nuestra realidad, actuemos todos de manera consciente para hacer de la CDMX una ciudad verdaderamente grande.

*El autor Jaume Molet es socio fundador y actual Director General de Lamudi México.

También puedes leer: 6 meses después del sismo, los damnificados siguen sin vivienda

También podría interesarte:

Comentarios