Opinión

Kintsugi, la filosofía japonesa que le da valor nuestros errores

Kintsugi nos enseña a dar valor a nuestros valores y es una filosofía que puede ser adoptada por cualquier organización para mejorar las bases de su cultura organizacional.

10-09-2018, 11:44:11 AM
Kintsugi Kintsugi

Mario Cantón*

Formar una cultura organizacional es la clave para que las empresas se unan a la carrera por la transformación tecnológica. Día con día nos envolvemos más en las tendencias y actitudes que llevarán a nuestras compañías a adoptar nuevas herramientas para aumentar la productividad de nuestros colaboradores.

Sin embargo, esta misma inmersión nos ha llevado a dejar de lado los valores primordiales que forman nuestro ADN como empresas: hemos aumentado el ritmo de trabajo y olvidado que el sentido de pertenencia es una de las principales cualidades que podemos dar a nuestros empleados.

¿Cómo podemos generar este sentimiento en todos los que laboran con nosotros? Es muy importante desprendernos de la idea de que cada día, las labores en nuestros espacios de trabajo deben ser perfectas. Se debe comenzar por adoptar la idea de que los errores también forman parte de nuestra cultura organizacional, y dan sentido a lo que cada día construimos como empresas.

Hace 600 años un comandante del ejército japonés, llamado Ashikaga Yoshimasa, envió a reparar a China dos de sus tazones de té favoritos, éstos fueron sellados con grapas de metal que los volvían desagradables a la vista, por lo que Yoshimasa, decidió buscar artesanos japoneses que hicieran un mejor arreglo, así surge, el Kintsugi, técnica que consiste en utilizar oro para reparar cualquier objeto cuando éste se rompe, a manera de recordatorio de que se le puede dar valor a los errores cometidos.

¿Por qué aspirar a ser empresas perfectas no resulta prudente?, con base en esta filosofía, comparto algunas de las enseñanzas que como organización nos ha dejado el poner en práctica los valores del Kintsugi y que, sin duda, puede ser adoptada por cualquier organización para mejorar las bases de su cultura organizacional.

También te puede interesar: Esta es la fórmula para establecer objetivos y alcanzar tus metas

  • El valor de aprender de las equivocaciones. Tendencias como el Kintsugi pueden servir como pilar para compartir a los colaboradores que, si bien no todo puede ser perfecto, debemos comprender la importancia de arreglar nuestros errores con oro para crecer como personas y como empresas.
  • Más que tendencias, incorporemos filosofías a los valores organizacionales. El Kintsugi, es mucho más que una tendencia de diseño es una filosofía que ayuda a motivar a los colaboradores, puesto que les enseña que no está mal fallar, sino que lo importante es siempre recordar nuestros desaciertos, como un precepto para mejorar.
  • Reconocer que los errores son cometidos y que como humanos somos susceptibles a ellos. La fragilidad en las decisiones también es válida cuando se busca crecer como organización; regresar a los valores básicos dará lugar a que los trabajadores se sientan más cercanos e identificados con los principios de la empresa. Si bien no se trata de fomentar las equivocaciones, se busca que en todos los niveles laborales se aprenda a aceptar y mejorar los procesos para que lo sucedido no vuelva a acontecer.
  • Recordar las fallas que se han tenido, pero, sobre todo, cómo se logró superarlas. Conocer el camino recorrido hacia la transformación de las empresas motivará a los miembros a que participen de manera activa de la filosofía y cultura, además de que esto ayuda a generar un vínculo directo entre ellos y la marca, ya que permite que se apropien de ella, la vivan e incluso, la difundan. Fomentando espacios de trabajo que aseguren el bienestar físico, emocional y cognitivo de nuestros colaboradores.

Mario Cantón es director de Customer Experience de Steelcase México*

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

También podría interesarte:

Comentarios