Opinión

¿Qué tienen en común los escándalos de Uber, Mattel y Volkswagen?

Uber, Mattel y Volkswagen han enfrentado escándalos que tienen un factor común que no muchos toman en cuenta: los riesgos relacionados con la sustentabilidad.

14-08-2018, 2:12:39 PM
Uber
Uber

Por Edgar López*

 ¿Qué tiene que ver el caso de Uber (2017) cuando sufrió un fuerte golpe reputacional tras los múltiples incidentes denunciados por acoso sexual; la crisis que en 2015 costó a Volkswagen casi USD 15 billones por reconocer haber falsificado pruebas de emisiones, y cuando Mattel retiró del mercado casi un millón de juguetes debido a contaminación por la pintura con plomo?

Desde pequeñas empresas de nueva creación hasta grandes multinacionales, en la actualidad se dan multiples ejemplos de empresas que no han identificado ni atendido los riesgos relacionados con la sustentabilidad. Estas fallas tienen como resultado impactos significativos en la cuenta de resultados, la sociedad y el medio ambiente.

Cada día son más las empresas que instalan equipos de responsabilidad social en la estructura de sus organizaciones. Es común que este “brote” suceda a partir de las áreas de Recursos Humanos. Esto debido a la preponderancia de empresas y empresarios que asocian el tema con filantropia y asistencialismo; actividades que, en buena medida, se atienden a través de colaboradores solidarios que integran al voluntariado corporativo.

sustentable-verde

Depositphotos.com

Pocas son las empresas que han instalado equipos de profesionales que aborden la responsabilidad social desde el enfoque de gestión de riesgos.

El informe ”Sostenibilidad y gestión del riesgo empresarial: el primer paso hacia la integración” (2017), del Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por sus siglas en inglés), examinó el nivel de integración de los riesgos relacionados con la sustentabilidad (ESG) y la gestión de riesgos empresariales (ERM) en 170 empresas que representan más de 19 trillones de dólares en capitalización bursátil. Esto permitió comparar aspectos materiales en sustentabilidad publicados en los informes de responsabilidad social con factores de riesgo de los informes empresariales generales.

El estudio reveló que en 35% de las empresas no existía una alineación entre los riesgos considerados “materiales” en el informe de sustentablidad y los riesgos revelados en la presentación “legal”. Las empresas señalaron varias razones para justificar este desajuste:

  • El desafío de cuantificar los riesgos relacionados con la sustentabilidad (ESG) en términos monetarios, para con ello priorizar y asignar los recursos necesarios para atender principalmente los riesgos de largo plazo.
  • El desconocimiento de los riesgos relacionados con la sustentabilidad en la organización y la falta de conocimiento sobre el tema.
  • La colaboración entre los gestores de riesgos de negocio y los de la sustentabilidad es un tema común. En muchas empresas, los riesgos relacionados con la sustentabilidad son gestionados por un equipo de especialistas en la materia quienes se encuentran tremendamente separados o categorizados como menos significativos a los riesgos estratégicos, operativos o financieros convencionales.
  • Diferententes definiciones de materialidad en la información financiera respecto de la información difundida de sustentabilidad. Aunque existe una tendencia en las empresas (principalmente las públicas) por realizar informes “integrados” en los cuales agregan información “sustentable” en los reportes anuales, aún no existe un estándar internacional para el diseño de información.

empleo, mercado laboral

Si bien los desafíos son muchos, el argumento comercial para integrar la sustentabilidad en la gestión de riesgos empresariales se ha convertido en un imperativo. Existe una gran oportunidad para que las empresas aprovechen las prácticas sustentables como una herramienta para mejorar su rentabilidad.

Otro estudio realizado en 2013 por EY reveló que las empresas con prácticas maduras de gestión de riesgos superan financieramente a su competencia. Las compañías que se ubicaron en el 20% superior en términos de madurez de la gestión de riesgos reportaron ganancias tres veces más altas que las compañías en el 20% inferior. Además, un estudio realizado en 2017 por el Instituto CFA concluyó que 38% de los inversionistas institucionales considera que el rendimiento de la sustentabilidad es un indicador para evaluar la calidad de la gestión empresarial.

Los empresarios tienen la oportunidad de entender de sustentabilidad y con ello maximizar sus utilidades, mientras disminuyen riesgos y costos relacionados.

La opción sigue disponible.

*Director general de Expok, agencia de asesoría y comunicación en responsabilidad social y sustentabilidad.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

También podría interesarte:

Comentarios