Opinión

Por qué es tan caro rentar en la Ciudad de México

Rentar en la Ciudad de México significa destinar un promedio de 60% de tus ingresos, un porcentaje mayor que, incluso, Nueva York. ¿Por qué es tan caro? Te explicamos.

22-01-2018, 1:41:08 PM
rentar ciudad de mexico

Considerada, junto con Nueva York, como la cuarta megalópolis más poblada del mundo, la Zona Metropolitana del Valle de México comparte otra cosa con esta cosmopolita urbe estadounidense: las dos albergan dos de los mercados más caros de vivienda para rentar a nivel mundial, la Ciudad de México y Manhattan.

Sorpresivamente, según una investigación realizada por PricewaterhouseCoopers (PwC), CDMX supera por un punto porcentual a la Gran Manzana en términos de la cantidad de ingresos gastados en renta: 60 y 59% es el estimado que la firma consultora ha concluido invierten sus habitantes en pagar el alquiler en las zonas centrales, de tal manera que el calificativo que usan para nombrar la renta es: S-E-V-E-R-A.

Expertos recomiendan que gastar más del 30% de los ingresos en rentar es riesgoso para cualquiera, y  al parecer, quienes habitamos en CDMX somos amantes del peligro y gustamos de poner nuestras vidas en aprietos, ¿cierto?

Bueno tal vez no, tal vez solamente preferimos pagar más de lo recomendable porque gustamos de vivir en zonas con todos los servicios, conectividad, accesibilidad, infraestructura urbana y un nivel básico de seguridad y, desgraciadamente, esas son las zonas con las rentas más caras en CDMX.

Pero, ¿por qué es tan caro rentar?

Dos palabras: oferta insuficiente.

Un comparativo realizado entre la oferta de vivienda en renta en la Ciudad de México anunciada en Lamudi durante 2016 y 2017 arroja que la oferta de departamentos se redujo un 35%, mientras que la de casas un 21%.

En una ciudad que cuenta con un sector considerable de su población que ve a la vivienda en renta como su opción habitacional, esa reducción es bastante grave, más si pensamos que la caída se realizó en tan sólo un año.

No quiero sembrar el pánico, ni quiero decir tampoco que no hay lugares en donde la oferta creció, así que mejor veamos los números a nivel delegacional: entre 2016 y 2017 los departamentos ofertados para rentar en Miguel Hidalgo registraron un aumento de poco más del 25%, en Álvaro Obregón, este número estuvo a punto de llegar al 50%, en Benito Juárez la cantidad rebaso el 20%, en Cuajimalpa la oferta creció 3% y en Tlalpan poco más del 35%.

En contraste, Cuauhtémoc redujo su oferta 3% y Azcapotzalco casi 20%.

El fenómeno nos debe de apurar, pues entre menos oferta exista, los precios se incrementarán (sí, siempre se puede un poquito más), volviéndose impagables (sí, todavía más) y sucederá lo que sucedió en Manhattan, Londres y bueno, en realidad ya ha sucedido en la Ciudad de México, pero el fenómeno se recrudecerá.

Los jóvenes serán expulsados de los centros y se irán a vivir a las periferias, esas que no son muy de su agrado por encontrarse lejos de sus centros de trabajo, lejos de la oferta cultural y recreativa, lejos, muy lejos, de todo.

¿Qué tan caro es caro?

Me parece que bastante, para la gran mayoría, suponiendo que el sueldo promedio de un profesionista en México ronda entre los 10 a los 25 mil pesos mensuales, pagar cerca de 25 mil pesos por vivir en la Roma es demasiado (es todo), ni decir de Polanco que cerró 2017 con un precio promedio en sus departamentos en renta de 50 mil pesos.

La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) calcula que, del total de la vivienda en CDMX, cerca del 35% corresponde a vivienda en renta. Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc y Cuajimalpa son las que más oferta para la renta tienen y que, junto con Coyoacán, Azcapotzalco y Tlalpan son favoritas también de la demanda.

Dicho esto, veamos un poco los precios y los incrementos que las rentas de los departamentos (tipo de propiedad más ofertado en la Ciudad de México) han presentado entre 2016 y 2017 en algunas de las colonias más populares entre la demanda.

Como ya lo mencioné, en 2017 rentar en la Roma significó invertir casi 25 mil bonitos pesos, con todo y que el sismo afectó a esta colonia, el número no es bajo y representa un incremento del 30% con respecto a 2016. Su hermana Condesa no creció tanto en precio (14%), pero aun así cerró el año en casi 30 mil pesos promedio.

Si decidió rentar un depa en la Álamos en 2016, pagó una renta promedio de 10 mil peso; pero en 2017, las rentas en esta colonia subieron poco más del 70% pues cerraron el año en poco más de 18 mil pesos y es que después del sismo del 19S, la Álamos es refugio y zona atractiva.

Lo mismo sucedió con San Pedro de los Pinos que incrementó sus rentas poco más del 30% pasando de 12 mil 700 pesos a 17 mil 400 en un año.

Vivir en un departamento en alguna de las Nápoles en 2017 significó pagar un promedio de 21 mil pesos, 6% más que en 2016. En Tacubaya el incremento fue de poco más del 17%, al cerrar en 12 mil pesos la renta promedio.

Tres colonias más. Escandón vio incrementar sus precios un 35% entre 2016 y 2017, y al cierre del año pasado vivir aquí significaba pagar cerca de 18 mil pesos promedio. En la Santa María la Ribera, el incremento entre ambos años fue del 13% pasando de 10 mil 300 pesos a casi 12 mil; finalmente, en la zona de Copilco las rentas subieron más del 35%. En una zona muy atractiva para estudiantes, las rentas están a punto de llegar a los 14 mil pesos mensuales promedio.

Lee En estas colonias es mejor comprar que la renta

Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?

¡Qué no cunda el pánico! Tal vez el Chapulín Colorado no vendrá a nuestro rescate, pero, actualmente el problema de la poca y restringida vivienda para rentar, a nivel local y nacional, está siendo tratado tanto por el sector privado como por el público.

La necesidad de desarrollar vivienda en renta y la necesidad de formalizar e institucionalizar este mercado ya está en el foco de atención tanto del sector inmobiliario como del gobierno. La SHF ha informado que existen ya 16 proyectos de vivienda exclusivamente de renta, los proyectos significaran poco más de 3 mil departamentos y llevan una inversión de más de 7 millones de pesos.

El interés por invertir en el desarrollo de vivienda en renta existe, la necesidad también, ahora, sólo es cuestión de ver de qué manera se implementa para que resulte en beneficio todos: desarrolladores, propietarios y por supuesto, inquilinos. Este 2018 es el momento de dar un viraje y así, pensar y reinventar la vivienda en renta en CDMX.

Jaume Molet es socio fundador y actual Director General de Lamudi México.

También podría interesarte:

Comentarios