Opinión

“Ahí está el detalle”: 4 grandes lecciones de la marca Cantinflas

Posicionar una marca necesita tiempo y mucha dedicación, Cantinflas es un personaje que, con sus películas y su vida, nos brinda 4 lecciones para posicionar a tu marca.

20-04-2018, 5:00:57 PM

¿No que no chato? Seguramente es la frase que mejor define la carrera en ascenso que tuvo Mario Moreno, mejor conocido como “Cantinflas”; quien tras sus inicios como uno de tantos comediantes que se presentaban en las carpas de la Ciudad de México -que eran el escaparate para la sociedad a inicios del siglo XX y hasta su desaparición en la década de los 60-  logró una fructífera carrera cinematográfica de más de 50 películas, incluyendo su participación en Hollywood.

Siempre expresivo y jovial ante su público, un artista completo que bailaba, cantaba y actuaba. Cantinflas dio a cada uno de los personajes que interpretó la suficiente fuerza para traspasar las barreras del tiempo y el espacio. Hoy, a 25 años de su muerte, sigue siendo recordado como una de las figuras más emblemáticas de la sociedad mexicana, ya que lograba reflejarla en cada una de sus interpretaciones.

Tons, como quien dice…

¿Por qué tanto tiempo después debemos seguir hablando y qué podemos aprender de la marca Cantinflas? Mario Moreno comenzó actuando en carpas, posteriormente en la radio y obras de teatro hasta llegar a protagonizar películas; pero llegar hasta la cima no le fue nada sencillo.

Para quienes trabajamos en el mundo de las Relaciones Públicas, sabemos que para posicionar una marca se necesita tiempo y mucha dedicación; por un lado, es mucho, pero, por otro es poco, así que toma nota porque a continuación te enlisto 4 lecciones que puedes considerar para posicionar tu marca: 

1. Definición: como bien lo dice el nombre del primer filme de Cantinflas, ¡No te engañes corazón!, Mario Moreno antes de llegar al mundo de la comedia, fue bolero, torero, boxeador, mesero y hasta se enlistó en el Ejército durante un tiempo, pero una vez que comenzó a trabajar en el mundo de la comedia nunca más se detuvo, pues hacía lo que más le gustaba. Por eso, en lo primero en lo que debes concentrarte es justo en eso, definir y establecer quién eres, qué haces, quiénes son tus clientes, sus necesidades, problemas y qué harás para resolverlos.

2. Diferenciación: ¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. Está emblemática frase le dio nombre a la película de Cantinflas que gozó del reconocimiento del público, no solo en el país sino también en América Latina. Después de definir quién eres, deberás concéntrate en todos esos detalles que te hacen ser diferente de tus competidores y que sin duda te harán destacar sobre ellos. Mario Moreno compartió escenario con otras grandes figuras de la época, pero lo que le valió el reconocimiento del público y marcar la diferencia con sus colegas, fue basar su personaje más emblemático en su entorno y los problemas sociales de la época, haciendo que muchas personas se sintieran identificadas.

3. Tu propuesta de valor. Mario Moreno, a través de cada personaje y su lado humano, creó empatía con el público y sus mensajes traspasaron la pantalla. Cuando sabes quién eres debes establecer el mensaje que defina todos los beneficios que ofreces, el valor de trabajar contigo… No estoy para que ustedes me digan, ni yo para decírselos, pero recuerda que los mensajes -aquellas frases claras, atractivas y consistentes- están diseñadas para persuadir a tu audiencia, mostrar el valor distintivo de tu marca y son vitales para crear una reputación (qué haces, qué dices y qué están hablando sobre ti).

4. Coherencia… ¿Cómo dice que me dijo que dijo? Este último paso será fundamental para el posicionamiento de tu marca, no debes olvidar los tres primeros y mucho menos prometer algo que no podrás cumplir. Mentir a la hora de ofrecer tus servicios o productos solo generará malos comentarios hacia tu marca. Asegurar que tus mensajes estén a la vanguardia, ayudará positivamente en el posicionamiento de tu empresa, incluso si las circunstancias son adversas.

Hay momentos en la vida que son verdaderamente momentáneos…

… pero la marca Cantinflas ha resistido el pasar de los años, sin duda, este personaje de peculiar lenguaje y pantalones caídos, seguirá vigente en la memoria de muchos. Él no ha muerto del todo, aún arranca carcajadas a todos los que disfrutamos ver sus películas, su nombre y todos sus derivados –cantinflear- forman parte ya del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

El Barrendero es el último filme de Mario Moreno y la escena final es la mejor manera de cerrar este artículo. “Don Napo” ve cumplido su sueño de tener una nueva barredora después de enfrentarse a una serie de problemas durante toda la película. Al igual que él, nuestras marcas tienen que enfrentar retos para colocarse en el mundo de la inmortalidad, así que no deberías de pensar mucho en implementar una estrategia de buenas relaciones públicas, ya que te ayudará a construir conciencia de tu marca y crear una comunicación creíble con tus audiencias objetivo, impactando los resultados de tu negocio e impulsando tu marca hacia el éxito.

También podría interesarte:

Comentarios