revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Líderes

Claudia Jañez, la abogada que se convirtió en mujer de negocios

Claudia Jañez, presidenta de Dupont México y Latinoamérica, es la primera mujer representante del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG).

22-03-2019, 9:21:56 AM
Claudia Jañez Claudia Jañez

De abogada pasó a ser una mujer de negocios y apasionada por la operación de las empresas. Está convencida de que debe prevalecer el talento y no el género. Por eso, participa en foros, asociaciones y programas para lograr que esto suceda más en las compañías. Ella es presidenta de Dupont México y Latinoamérica y la primera mujer representante del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG).

A los 19 años, Claudia Jañez trabajaba por las mañanas en un pequeño despacho de abogados, pero importante. Por las tardes estudiaba la carrera de Derecho en la Universidad La Salle.

Un mes antes de terminar la licenciatura, Claudia entra a trabajar a la financiera que Ford decidió abrir en México y a ella le toca implementar toda la operación conforme a las reglas del TLC. “A los 23 años me di cuenta de que no nada más me encantaban los negocios, sino que era un tema que me salía bien”.

Dentro de un mundo de hombres en la industria automotriz, Claudia empezó a crecer en la compañía. Eran mediados de los 90. Al paso de tres años sucede algo crucial para su vida profesional: el que era la cabeza de toda el área corporativa se va de la empresa. “Yo tenía 27 años y les pedí que me dieran el cargo. Conocía perfecto toda la implementación”.

La respuesta fue: “no, estás muy joven”. Ella les decía: ¿Les puedo traer otra acta de nacimiento de 10 años más grande? “Les propuse: ¿Por qué no me dan seis meses y si no funciono me despiden? ¿Y si todo sale bien, ya me confirman en la posición? Sucedió lo segundo”, señala.

En paralelo tomó la decisión de tener otros estudios. Hizo un diplomado en Harvard de negociación y el MBA del IPADE de medio tiempo. Luego trabajó en Pepsico y después en General Counsel. Actualmente es presidenta de Dupont México y Latinoamérica. “Me encanta formar parte de Dupont porque los valores corporativos van de acuerdo con los míos. Por ejemplo, el respeto por las personas”.

A partir de enero de 2019 es presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), donde representa a 51 empresas extranjeras que cotizan en Bolsa fuera del país.

Para Claudia Jañez ha sido un reto no solo conocer la operación de una compañía, sino estar cerca de la gente. “Lo que yo hago desde hace muchísimos años es ir a la planta, ponerme el overol, el casco y ver la línea de producción”.

Cada posición que ha asumido la ve como un desafío enorme que decide tomar aún con la incertidumbre de no saber lo que va a encontrar. “El estar a cargo de Dupont México desde hace cuatro años no es fácil en el sentido de que hacemos materias primas muy complicadas. Sin embargo, para mí es fascinante porque todos los días aprendo cosas nuevas”.

El éxito no tiene fórmulas, asegura. “Lo que sí creo es que verdaderamente hay que tener una logística familiar bien organizada. Tratar de hacer un equipo que te ayude, ya sea tu mamá, una amiga, vecina, prima, etc.”.

¿Cómo consiguió ser CEO?
Su carrera profesional inició hace 24 años y nunca se queda pasiva en el área que le corresponde, es decir, si ve algo que no funciona en cualquier otro departamento no puede decir: ‘Esto no me toca a mí y no está dentro de mis responsabilidades; que lo resuelva alguien más’. “Esa actitud y disposición es lo que me tiene donde estoy”.

De su personalidad comenta que una de sus características principales es que le gusta mucho convivir con las personas y entender sus motivaciones, lo que las mueve. Escuchar le ha funcionado muy bien. Otra cualidad que la impulsa mucho es tener una fortaleza mental grande y se considera afortunada porque no se intimida a la primera. ¿A que se refiere? A no achicarse o sufrir a la primera. Por esa fortaleza mental puede sobrepasar crisis o situaciones complejas, estando tranquila y tomando buenas decisiones.

También es fundamental para ella tener claras sus prioridades. Es casada, con un hijo de 12 años. “Tengo esa parte personal bien cubierta que me da felicidad y fortaleza. Aunque me sienta muy cansada, salgo adelante”, comparte.

Para Claudia ha sido crucial cuando ha decidido moverse de empresa. “Son decisiones difíciles, complejas, arriesgadas, pero las he tomado. Gracias a eso hoy estoy en esta posición”.

Desde hace muchos años tiene como bandera ayudar a otras mujeres compartiendo su experiencia. “Creo que si las mujeres nos apoyamos vamos a hacer todavía mejores en lo que hacemos”.

Está convencida de que sí ha tenido que trabajar más que si hubiera sido hombre. “Hace muchos años me di cuenta de eso y lo acepté como tal. Es una realidad y por eso hago mucho para que eso cambie. Que se hable de talento y no de género”.

Lo que más le apasiona dentro de Dupont es lograr los objetivos, que la gente este motivada, que los jóvenes tengan una sed de aprender más. Hacia fuera de la empresa lo que más le gusta es ver cómo juntos y con un trabajo consistente sí podemos hacer crecer a México. “A veces la gente dice: ‘¿Y para qué hacemos esto? ¿Quién lo va a notar?’. Cuando te das cuenta de que sí hay un impacto al poner cada uno su granito de arena, es apasionante. La influencia que puedes tener cuando expresas y te comprometes es bien grande”, concluye la CEO.

Su filosofía, 
 en frases

“Las mujeres sí podemos. Tenemos que alzar la voz para lograr que el talento sea lo que prevalezca y no el género”.

“Cree en ti misma”.

“Lo que me ha funcionado es no hacerme menos yo sola. Y arriesgarme, aunque me duela el estómago”.

“Hay que tener una logística familiar bien organizada. Trata de hacer 
un equipo que te ayude”.

“Alza la voz, no importa cuántas veces te digan que no. Pues si tú sabes que puedes, puedes”.

“Ten ese autoconocimiento de saber lo que te hace feliz. Identifica lo que te funciona a ti y trabaja por eso”.

“Me encanta sembrar el chip (ese cambio mental en otras mujeres) de decir: ‘Si ella puede, ¿por qué yo no?’. Me gusta ayudar a otras mujeres a pensar en alguna alternativa o a tomar una decisión drástica”.