revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Líderes

Celebran legado de Don Roberto González Barrera con billete de la Lotería Nacional

Roberto González Barrera, gran mexicano, empresario, visionario, filántropo y apasionado del país será conmemorado con el sorteo del miércoles 13 de noviembre.

09-11-2019, 1:50:07 PM

Los mexicanos tenemos todas las características necesarias para crear grandes historias de éxito, innovación e impacto positivo a la comunidad. Un gran ejemplo de esto fue Don Roberto González Barrera, fundador de GRUMA, la compañía líder en producción de harina de maíz y tortillas a nivel mundial. Este empresario regiomontano creyó tanto en su país que logró consolidar además a Banorte, como uno de los grupos financieros más importantes de México.

Esas dos grandes proezas empresariales e iconos de compañías orgullosamente mexicanas demuestran que Don Roberto González Barrera fue un mexicano ejemplar que hizo que México sea más grande; un hombre que no conoció límites ni fronteras. Un verdadero líder mexicano.

Por esa razón, en la sede de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública se celebrará su tenacidad y liderazgo con una edición especial del billete conmemorativo del 89 aniversario de su nacimiento, que se sorteará el 13 de noviembre de 2019.

Imagen: Lotería Nacional para la asistencia pública

¿Cuál fue el legado de Don Roberto González Barrera?

Nació el 1 de septiembre de 1930 en Cerralvo, Nuevo León. Su vida fue un ejemplo de trabajo duro y superación constante que nos dejó 7 grandes enseñanzas:

1. “La visión y la perseverancia no tienen edad”

Desde muy joven demostró tener el espíritu emprendedor cuando arrancó su primer “negocio”, un cajón de lustrado de zapatos, a los ocho años de edad. Negocio que posteriormente acrecentó rentando cajones de bolero a sus primos y amigos, aunque eso representaba tener competencia. Por tal motivo, inventó un paquete diferenciado, donde la boleada incluía un mandado; ya sea ir por el periódico mañanero, llevar el café caliente o hacer una diligencia. Desde ese momento salieron a relucir sus aptitudes de emprendedor y vendedor nato, dejando claro que cuando se lucha honestamente por un ideal, se conquistan logros que parecen imposibles.

2. “Las mejores decisiones son las que dejan encerrado al miedo con candado y doble llave”

Todo comenzó cuando el joven Roberto González Barrera, visitando a un amigo en Reynosa, Tamaulipas, descubrió un pequeño molino que producía 18 toneladas mensuales de harina de maíz. Sin pensarlo dos veces y con una gran visión de futuro, decidió comprarlo para iniciar una nueva empresa.

Corría 1948 cuando Don Roberto junto a su padre, Roberto M. González Gutiérrez, un hombre de trabajo, ingeniero e investigador nato, tuvieron el gran sueño de modernizar la tradición más antigua del país, la producción de masa y tortilla solucionando la conservación de la masa de nixtamal.

3. “La gente exitosa son personas ordinarias con ideas extraordinarias”

Con esfuerzo, dedicación, investigación, trabajo y no pocos sacrificios, en mayo de 1949 en Cerralvo, Nuevo León, Don Roberto González Barrera y su padre, fundaron la primera planta productora de harina de maíz nixtamalizado del mundo. Crearon una marca que hoy está presente en millones de hogares: Maseca, antes Nixharina. Maseca fue el nombre que Don Roberto le dio a este revolucionario producto, cuyo origen proviene de Masa-Seca, es decir, harina de maíz deshidratada. Así, no sólo lograron mejorar la calidad de la harina de maíz, sino que en tan sólo seis años llegaron a producir hasta 150 toneladas mensuales. 

4. “Cuando el talento se suma, los logros se multiplican”

Su gran visión de negocios, su don de gente y su espíritu emprendedor, llevaría a Don Roberto en 1961 a Chihuahua, donde en julio de ese año inauguraría Molinos Azteca de Chihuahua, utilizando tecnología y diseños de punta. Para lograr grandes éxitos, es imprescindible el talento y el trabajo duro en equipo. Así se incorpora a GRUMA uno de sus pilares más importantes, el ingeniero Manuel Rubio Portilla, talentoso profesional que con sus conocimientos en investigación y tecnología refuerza a la compañía para conquistar un mercado que sólo había consumido tortillas hechas a la manera tradicional.

Con la planta de harina de maíz de Ciudad Obregón en Sonora, la planta de Río Bravo en Tamaulipas, otra en Michoacán y la de Molinos Azteca de Guadalupe Nuevo León, en la década de los sesentas, el sueño de Don Roberto González Barrera ya había empezado a tomar forma y a crecer ante sus ojos. GRUMA ya era una realidad empresarial consolidándose en México con siete plantas.

5. “Los mexicanos más grandes son aquellos que nunca se conforman”

Costa Rica fue el primer país donde se abren operaciones fuera de México en 1973.  A partir de ese momento, GRUMA empieza una constante expansión a través de los años, llegando a tener hasta el momento de su fallecimiento, casi 100 plantas en diversos países de América, Europa, Asía y Oceanía, convirtiéndose así en el líder indiscutible en la producción de harina de maíz y tortillas a nivel mundial. De esta manera, Roberto González Barrera, pone el nombre de México en lo más alto del mundo, brillando como empresario, trabajando con intensidad logrando trascenderse a sí mismo todos los días, consiguiendo llegar más allá de sus propios sueños.

Don Roberto González Barrera
Cortesía Imagen: Cortesía

6. “El mayor riesgo es no asumir riesgos en la vida”

Su visión y gran amor por México, llevó a Don Roberto González Barrera en 1992 a incursionar en el mundo financiero adquiriendo Banorte, que en ese entonces era un banco local y en muy pocos años, lo logró consolidar con una sólida presencia a nivel nacional. En un momento donde la banca estaba dominada por los bancos extranjeros, Don Roberto, rompiendo todos los esquemas, salió de su zona de confort en el universo de la alimentación, el maíz y las tortillas donde era el máximo representante a nivel mundial, para convertir a Banorte en el Banco Fuerte de México, compitiendo de tú a tú con los bancos extranjeros más grandes y poderosos. 

7. “Para salir adelante, los mexicanos debemos apoyar a los mexicanos”

Reconocido como un gran filántropo, Don Roberto González Barrera, vió desde muy pequeño el ejemplo en casa, su madre ayudaba a curar a los enfermos y su padre la apoyaba con todo lo necesario, así es como se detona su gran vocación de solidaridad para los demás. Fundó el Patronato para el Fomento Educativo y Asistencial Cerralvo, Fundación GRUMA y Fundación Banorte. A través de estas grandes instituciones benéficas, su sentido de responsabilidad social tomó dimensiones extraordinarias, ayudando a millones de mexicanos centrando su compromiso con la nutrición, la educación y el impacto ecológico. En situaciones de desastres naturales, era el primero en ayudar con alimentos y apoyo económico a través de las Fundaciones GRUMA y Banorte. Inventó los camiones de ayuda llamados “Tortimóviles” donde se preparaban tortillas al instante ayudando a nutrir a las personas damnificadas. La generosidad de Don Roberto fue durante su vida el complemento de su éxito.