A FondoFinanzas PersonalesUncategorized

La verdadera inflación que padecen los mexicanos en 2017

La inflación ha alcanzado niveles históricos este 2017 y tiene consecuencias en el poder adquisitivo y el gasto de los hogares mexicanos.

06-11-2017, 6:00:42 AM
inflacion

Para los mexicanos, adquirir los bienes a los que hasta enero pasado estaban acostumbrados se ha vuelto una hazaña debido a la creciente inflación de 2017, la cual ha alcanzado máximos de casi nueve años.

El aumento en precios ya causó estragos en el poder adquisitivo. Una persona que ingresa 7,324 pesos al mes ha visto disminuido su ingreso en 195 pesos en los primeros nueve meses del año, alguien que gana un salario mínimo tiene 65 pesos menos y quienes ganan 17,000 pesos al mes han visto una afectación de 454 pesos.

Al cierre de septiembre la inflación aumentó en 6.35% anual, mientras que en la primera quincena de octubre la tasa fue de 6.30%, según datos del INEGI. No obstante, la inflación que registran los consumidores es de hasta 14%.

“El gasto promedio de los hogares ha aumentado 5.3%, alineado con la inflación oficial que se reporta, sin embargo, hablando del precio promedio de la canasta de bienes que medimos, vemos un incremento de precios de 14%”, comentó en entrevista Juan Carlos Jouve, director comercial de Kantar Worldpanel México, una firma que analiza el consumo de hogares.

Para mantener su consumo pese al incremento en precios, los consumidores han optado por comprar en canales como súper o hipermercados, así como bodegas, en donde pueden administrar mejor su gasto que en el canal tradicional de compra.

“El canal moderno es el que más capta el gasto de los hogares, con 42.4%, frente al 40.1% del año pasado. Lo que sucede es que por todo lo que ha pasado este año el consumidor busca hacer rendir su gasto y lo acumula para ir a los autoservicios”, dijo Jouve.

Las cifras del INEGI muestran que la inflación subyacente, que elimina los precios más volátiles, por lo que resulta un mejor parámetro, sigue en alrededor del 5%, niveles no vistos desde julio de 2009 y al, interior de ésta, los precios de los alimentos son los que siguen más presionan, ya que el componente de alimentos y bebidas subió 7.05% anual en septiembre.

El origen

A inicios del año, el aumento en los precios de las gasolinas y el diesel terminó por disparar la inflación acumulada por la depreciación del peso frente al dólar y de las bajas tasas de interés.

El Banco de México mantuvo su tasa de interés referencial en un mínimo de 3% desde 2014 hasta finales de 2015, una tasa baja permite estimular el consumo. Pero el banco central la mantuvo en mínimos a pesar de que el peso comenzó a depreciarse en junio de 2014, ante la expectativa de que la depreciación solo era temporal, algo que no comenzó a revertirse sino hasta inicios de 2016.

Por lo que de mediados de 2014 a 2016, la moneda mexicana acumuló una pérdida de 36.67%. No obstante, los productores decidieron no incrementar sus precios ante las expectativas de que el tipo de cambio volvería a su cauce pese a que  su inflación era cercana al 10% desde mediados de 2016.

Ahora los temores entorno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en donde han aumentado las probabilidades de que Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, decida sacar a su país, también le han pasado factura al peso, que el último mes perdió 5.10% frente a la divisa estadounidense.

Te recomendamos: 

5 temas clave que México enfrenta en la renegociación del TLCAN

“Destacamos riesgos al alza, como una depreciación adicional del tipo de cambio que genere mayores distorsiones en los precios de mercancías y servicios. Adicionalmente, no descartamos choques de oferta adicionales en los precios agropecuarios y energéticos. En especial, la devastación de la zona petrolera de Texas por el huracán Harvey podría presionar los precios de gasolinas y gas por algunos meses” indicó Invex en un reporte.

Kantar Worldpanel prevé que los hogares mexicanos, en particular los de ingresos medios y bajos seguirán con la tendencia de racionalizar el gasto para hacerlo rendir más, con ofertas o productos de menor precio para no sacrificar los bienes a los que ya estaban acostumbrados.

“Si bien tienen el gasto apretado no se comportan como en un entorno de crisis, en el que aumentan los viajes al canal tradicional de compra con un ticket bajo, esto indica que viven más al día”, comentó Jouve.

Sin embargo, advierte que el panorama no está libre de riesgos y noticias negativas respecto a temas como el TLCAN pueden afectar el ánimo de los consumidores.

Por lo pronto bajo este escenario inflacionario y la depreciación que presenta el peso, el consenso de los economistas espera que el Banco de México mantenga su tasa de interés en 7%.

“Creemos que los responsables de la política monetaria probablemente dejarán sin cambios las tasas de interés en 7% hasta después de las elecciones del próximo año en julio”, indicó la firma británica Capital Economics.

Aumentos en la tasa de interés vuelven los créditos más caros, reducen el consumo y pueden darle un mayor atractivo a la moneda local.

Relacionadas

Comentarios