Buscador
Ver revista digital
Economía

La informalidad amenaza con atrapar a más mexicanos en 2022

03-01-2022, 6:10:00 AM Por:
Cae informalidad en México a su nivel más bajo en 18 años
© EFE

La débil recuperación económica, la reforma al outsourcing, pocas oportunidades laborales y bajos salarios empujarán a más trabajadores mexicanos hacia la informalidad en 2022.

2021 será uno de los años con mayor creación de empleos formales en la historia de México. Sin embargo, en 2022 la historia puede ser muy distinta. Desde el año pasado, la informalidad avanza más y no hay suficientes empleos formales para satisfacer la demanda actual ni para las personas que se integran a la población económicamente activa.

Veo un año 2022 en el que se seguirá generando empleo, pero no al número que vamos a llegar en 2021”, advierte Héctor Márquez, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH).

De noviembre de 2020 al mismo mes de 2021, se han creado 881 mil 498 empleos formales, un 4.4% más, de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El récord de trabajos formales creados en un año natural es de 2017, con 802 mil plazas abiertas, por lo que, considerando las plazas que se cierran en diciembre, es muy probable que 2021 sea el año de más empleos creados.

Sin embargo, la débil recuperación económica, los efectos de la reforma al outsourcing, las pocas oportunidades laborales y los bajos salarios empujarán a más trabajadores mexicanos hacia la informalidad en 2022.

Reforma a outsourcing y reducción de empleos

Al tercer trimestre de 2021, había 31.4 millones de personas con un empleo informal, unas 3.9 millones más que las registradas en el mismo periodo del año anterior, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, la Población Económicamente Activa (PEA) aumentó a 58.7 millones de personas, unas 3.7 millones más que en el tercer trimestre de 2020.

La crisis económica por la pandemia, el cierre de negocios, despidos y cambios en la ley de subcontratación laboral fueron las principales razones por las que millones de trabajadores tuvieron que refugiarse en el empleo informal, un problema endémico en el país, pero que amenaza con agudizarse.

Antes de la pandemia, se creaban tres empleos en la informalidad y dos en la formalidad, ahora la relación es tres a uno, comenta Héctor Márquez, de la AMECH. “Se puso todavía más crítico el crecimiento del empleo con mucha tendencia le informalidad. Entonces, esa es la tarea que tenemos que ir resolviendo para 2022.”

El directivo de la asociación representante de empresas de subcontratación, dice que la reforma al outsourcing pegó directamente en la creación de empleos y la recuperación económica del país. Dicha legislación tiene como objetivo acabar con los abusos de patrones que contratan a sus trabajadores a través de otras empresas, en menoscabo de sus prestaciones y derechos laborales.

De los 5.2 millones de empleados que estaban bajo subcontratación laboral dados de alta en el IMSS en 2020, unos 900 mil ya no están vigentes después de la entrada en vigor de la reforma. “O ya no trabajan; o los contrataron bajo un esquema que no paga seguridad social, como honorarios, asimilados a salarios, derechos de autor o completamente en la informalidad. La reforma vino a afectar este grupo”, comenta el directivo.

Héctor Márquez comenta que actualmente solamente un 1.4 millones de personas sigue trabajando bajo el esquema de subcontratación de servicios especializados y, de estas, solamente un millón continúa en la misma empresa en la que daba sus servicios.

Efecto prolongado

La reforma al Outsourcing también tuvo impacto a nivel de toda la economía del país. El Producto Interno Bruto (PIB) de México retrocedió 0.4% en el tercer trimestre de 2021, afectado principalmente en el sector terciario (comercio y servicios), de acuerdo con datos del Inegi. Pero los efectos ya se ven más allá de ese periodo de tiempo. Según el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el subsector de servicios profesionales, científicos y técnicos cayó 52% en octubre en comparación del mismo mes de 2020.

Este subsector, en el que suelen participar las empresas de subcontratación, lleva cuatro meses de contracción y se prevé que esta tendencia continúe.

“Lo anterior muestra que el mercado interno tiene signos de desaceleración, los servicios y los comercios son un termómetro del comportamiento de las familias, y se observa que el consumo no es lo suficientemente dinámico para restablecer los flujos que apoyen a estimular la economía. Los altos precios, y las bajas remuneraciones son las principales causas de los resultados vistos”, indicó el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) en un reporte.

La válvula de escape

El empleo informal, definido como el segmento en el que las personas trabajan para unidades económicas operadas sin registros contables, que funcionan recursos del hogar y no se constituyen como empresa, ha sido tradicionalmente una ‘válvula de escape’ ante la insuficiencia de empleos con prestaciones y como un modo de supervivencia para millones de personas.

Lo que está cambiando ahora es que, ante la débil recuperación económica, alta inflación y bajos salarios, más personas ven esta como una alternativa.

De acuerdo con una encuesta de OCCMundial, un 70% de los empleados dicen que el aumento de la informalidad se debe a la falta de oportunidades en las empresas y a los sueldos bajos. Además, un 25% aseguró que sí estaría dispuesto a dejar su vida profesional para intentar obtener mejores ingresos en el empleo informal.

Según la misma encuesta, con datos al 23 de noviembre de 2021, un 40% de empresas no está haciendo contrataciones y 34% lo está haciendo solamente para ciertas áreas.

Además, suele haber más mujeres que hombres trabajando en la informalidad. De las 3.9 millones de personas que se agregaron a la fuerza laboral en esta situación, 2.1 millones son mujeres y 1.8 millones, hombres. Visto de otra forma. La informalidad en las mujeres pasó del 55.8% a 56.7%.

Héctor Márquez, de la AMECH, comenta que este aumento se debe a la menor oferta de trabajos temporales en el país. “Para muchas mujeres es más cómodo poder atender en ciertos horarios o en ciertas fechas estos trabajos. El empleo eventual ha sido atendido mayoritariamente por mujeres”.

El deseo de encontrar un mejor trabajo y crecer en la vida laboral se puede truncar para millones de mexicanos, que encontrarán refugio en los empleos informales.

autor Periodista. Finanzas públicas, energía, negocios, innovación y las historias que contienen.

Comentarios