HistoriasPolítica y Sociedad

La escuela que se cayó y donde la ayuda rebasó las expectativas

La escuela Enrique Rebsamen en el sur de la CDMX cayó mientras decenas de niños se encontraban en su interior. En ese lugar, cientos de personas acudieron para ayudar; tantas, que algunas fueron desalojadas.

20-09-2017, 1:15:29 AM
bandera enrique rebsamen

En las inmediaciones de la escuela Enrique Rebsamen todo era caos la tarde de este martes tras el sismo de 7.1 grados y que provocó el derrumbe de la sede de esta institución educativa.

Tres filtros no fueron suficientes para contener a cientos de personas que asistían al lugar con el fin de observar lo ocurrido y brindar ayuda de buena fe, pero mucha de la cual ya no era necesaria.

En el lugar, hasta las primeras horas de este miércoles se habían reportado 25 muertos, 30 desaparecidos y 11 personas rescatadas, a cargo de la Marina Armada de México y varios grupos de ciudadanos.

Incluso, en un primer momento, hubo algunos niños que salieron por su propio pie, mientras que otros avisaron por celular que estaban atrapados en busca de ayuda.

Al caer la noche, se necesitaban lámparas, extensiones, baterías, reflectores, adrenalina o equipo de soldar; sin embargo, la gente llegaba con agua, alimentos, cobijas y hasta ropa, lo cual era mucho menos urgente que, por ejemplo, una planta de luz.

Personal del Ejército, Policía Federal y Protección Civil parecían tener pleno control de las labores de búsqueda y remoción se escombros, pero en los improvisados retenes que se hicieron a un par de cuadras de distancia del derrumbe, los intentos por organizar a las personas eran infructuosos.

“Ya tenemos mucha gente adentro”, “ya no se necesitan voluntarios”, “ya no traigan más agua” eran los mensajes que, a través de altavoces, recibían a las personas que llegaban al lugar.

Los familiares de los estudiantes que todavía no eran localizados en el lugar ya se habían organizado e hicieron listas con los nombres para conocer si ya habían sido localizados, pero sin internet y con tanto caos, era difícil de creer su actualización.

De hecho, toda esa zona del rumbo de Villa Coapa, cerca de vialidades como Calzada de las Bombas, División del Norte y Miramontes, estaba sin energía eléctrica, por lo que voluntarios se desicaban a controlar el tránsito y circulaban decenas de vehículos de emergencia oficiales e improvisados por civiles.

Conforme avanza la noche, las labores de búsqueda continúan y alrededor de las 22:00 horas, el Presidente Enrique Peña Nieto visitó la escuela acompañado por los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de la Marina, Vidal Francisco Soberón, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Ahí dijo que se derrumbó una parte importante del edificio, “donde lamentablemente niños muy menores, de segundo de primaria y algunos de secundaria, fallecieron”.

En las labores de rescate participan más de 500 elementos de las secretarías de la Defensa, Marina y Policía Federal, así como 200 servidores públicos de Protección Civil de la Ciudad de México.

Mientras pasaba la noche, en las inmediaciones de este colegio se viven dos ambientes diferentes, uno muy bien organizado en las labores de salvamento y otro caótico en las inmediaciones donde, irónicamente, lo que sobraba eran las ganas de ayudar de muchas personas.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: