Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Bitcoin y El Salvador, otro “conejillo de indias” de experimentos monetarios en Latam

08-09-2021, 9:30:15 AM Por:
Salvador Bitcoin
© EFE

Por ser un país tan pequeño y con poco impacto en la economía latinoamericana, es poco probable que un fracaso del "experimento" genere riesgos profundos para la zona.

Latinoamérica tiene una larga historia de “experimentos” en sus sistemas monetarios. En este Siglo 21, cuando parecía que esa historia estaba superada, todo indica que no.

El Salvador, un pequeño país centroamericano, ha marcado un hito (el tiempo dirá si será para bien o para mal), al convertirse en el primer país en adoptar el bitcoin como moneda de curso legal, divisa de uso corriente, junto con el dólar de Estados Unidos.

La economía salvadoreña es sumamente pequeña, se trata de una de las naciones más pequeñas en la región. Por años, este país vivió conflictos armados internos, y también ha figurado como una nación altamente expulsora de migrantes, debido a las condiciones de su economía.

De no ser porque el asunto es muy serio, la medida no llamaría la atención, pero se trata de un nuevo “experimento” para la región, lamentablemente todos los anteriores no han resultado favorables, por el contrario.

El Salvador adopta el bitcoin como moneda de curso legal, pero su economía es mala

Las condiciones de la economía salvadoreña son malas, el año pasado el PIB del país se desplomó 7.9 por ciento, uno de los mayores ajustes en la zona.

Este país tiene alrededor de 6.4 millones de habitantes, pero aproximadamente 1.5 millones de salvadoreños viven en el exterior.

Igual que con la mayoría de los países de la región, y de muchas partes del mundo, El Salvador tiene una tasa potencial del PIB muy baja, de entre 1.5 y máximo 2 por ciento. Al ser un país tan pequeño pareciera que existe más igualdad, pero comparado con otras naciones en realidad es profundamente desigual.

Esta pequeña nación ha pasado ahora a la lista de los países de la región en la que se han implementado diversos “experimentos monetarios” a partir del último cuarto del siglo pasado, hasta la fecha.

Por ser un país tan pequeño y con poco impacto en la economía latinoamericana, es poco probable que un fracaso del “experimento” genere riesgos profundos para la zona y para el mundo. Pero no deja de ser, ahora en este caso el Salvador, un “conejillo de indias”, uno más.

Latinoamérica, laboratorio de experimentos monetarios

En la década pasada, Latinoamérica intentó resolver el problema de la deuda que la aquejaba, para ello países como Perú, Chile, Ecuador, y Brasil, urgieron a los organismos financieros internacionales para resolver el asunto mediante negociaciones, que no llevaron a nada. Por tal motivo, algunas naciones declararon la moratoria de pagos, algo inédito hasta entonces en el mundo.

Esta moratoria era una idea acariciada años antes por algunas naciones y por analistas, que la veían como la única manera de terminar con el problema. Hubo solución de largo plazo, pero la desconfianza se apoderó de la región, por muchos años las inversiones se ausentaron en un amplio porcentaje, eso provocó bajos niveles de crecimiento. En el fondo, fue la causa de la llamada “década perdida”.

También en Latinoamérica se implementaron por primera vez, en el siglo 20, esquemas monetarios, financieros y económicos encaminados a reactivar el crecimiento y desarrollo de las economías, lo que a la postre se englobó en el neoliberalismo económico.

No hubo suerte, se registraron avances, pero hoy la zona es igual o más desigual que antes, con millones de pobres, y millones de desempleados.

Lo anterior, por no mencionar el sistema de conversión de Argentina, dólar y peso uno a uno. El plan austral de Brasil, con una nueva moneda que llevó a la economía al desastre; los regímenes cambiarios de control, entre ellos el control de cambios, en México, más un largo etcétera.

No hay indicios de que haya sido la comunidad financiera mundial la que haya implementado en El Salvador este experimento, el de adoptar el bitcoin como moneda de curso legal, pero es un hecho que la región vuelve a marcar un hito, que ojalá ahora sí lleve a buenos resultados, aunque la apuesta parece ser muy elevada.

LEE MÁS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios