Empresas

La crisis del candado

Después de meter en aprietos a sus clientes, los bancos intentan cerrar la puerta del crédito ‘tóxico’.

25-05-2012, 1:07:54 PM

Twitter: @smilovitz

La crisis de 2008, la peor
en 80 años, trajo consecuencias desastrosas para empresas y países por igual.
La agitación social que se produjo resultó en cambios de gobierno, algunos
forzados, y, aún hoy, a mediados del 2012, la economía mundial no ha logrado
recuperarse del golpe.

Los principales
responsables, bancos y autoridades financieras, ahora buscan reparar los
errores que le están costando al mundo millones de desempleados y recortes de
beneficios sociales básicos que había costado décadas conseguir. Quieren
reparar el daño con candados, que, si bien prometen mayor seguridad para el
consumidor de a pie, no se sabe a ciencia cierta si beneficiarán a los
bolsillos de la gente que lo perdió todo en 2008.

Basilea y Fatca

Basilea III y la Ley
Fatca son dos de las normas que, por el alcance de su impacto, van a afectar a
todo el sistema bancario mundial

Basilea III obliga a
los bancos a tener más dinero ‘en la caja’ para usar a 30 días y a 12 meses,
les exige no hacer negocio con activos no estratégicos, por ejemplo, especular con propiedades inmobiliarias que no necesiten para operar, y les prohíbe vender productos demasiado riesgosos para
sus clientes, como los que se vendían en 2007, a sabiendas de que las personas que los compraban no podían pagarlos. Así,
Basilea III quiere ser el candado irrompible que evite que los bancos abran
la puerta del crédito ‘tóxico’.  

La Foreign Account Tax Act (Fatca) es una
iniciativa de Estados Unidos para recaudar más impuestos. Se trata de obligar a
sus ciudadanos a pagar, aunque tengan su dinero guardado en cuentas
extranjeras. Otros países, entre ellos México, han optado por hacer lo mismo.
Así, en 2013, prácticamente todos los bancos del mundo tendrán que comenzar a identificar a sus
clientes en función de su nacionalidad o país de residencia, para que el fisco de su país de origen sepa cuánto tienen y si han tributado o no.

La pregunta no es
cómo, sino cuándo comenzarán a regir ambas normativas, y la respuesta no es otra
que en el 2013. Parece que, tras haber permitido un carnaval de abusos y un torrente
insaciable de créditos ‘malos’, ahora los bancos cierran sus puertas con candado.

¿Son estas medidas las
correctas? Sólo el tiempo y los bolsillos de la gente tendrán la respuesta. ¿Pero tú que opinas?

 

Para saber más: 

Basilea 2013, el paraguas de los bancos

Fatca y su impacto en México

También podría interesarte:

Comentarios