revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

El pronóstico de la economía en México y el mundo

Las condiciones del financiamiento interno y externo se han visto reflejados en una ligera aceleracion del crecimiento económico de América Latina y el Caribe

28-02-2019, 5:15:16 AM
economía

Por José Eduardo González Gómez Tagle

En los últimos meses hemos visto una ligera aceleración del crecimiento económico de América Latina y el Caribe, impulsado por condiciones de financiamiento interno y externo favorables, en términos generales; mayor solidez en el desarrollo de Estados Unidos y un incremento en los precios de los productos básicos. La inversión en la región se está recuperando tras una profunda contracción, y el aumento de las exportaciones ha contribuido a reducir los déficits de cuenta corriente en Brasil y México.

Lee: ¿Ha iniciado el enfriamiento de la economía mexicana este 2019?

En nuestro país, el comercio ha propiciado crecimiento y la inversión se está recuperando tras la reciente contracción. No obstante, el bajo nivel de las ventas minoristas y la escasa confianza de los consumidores sugieren una moderación en el consumo privado.

En la región se espera que este año el crecimiento se ubique en 2.3%, impulsado por la inversión y el consumo privado. Las mejoras en el mercado laboral y el aumento en los préstamos solicitados por los hogares en las grandes economías impulsarán el consumo privado.

En México se prevé que el aumento de las inversiones respalde un crecimiento moderadamente más alto: de 2.5% para este año. Sin embargo, el aumento en las tasas de interés de Estados Unidos –y, en consecuencia, una desaceleración de la economía mundial–, las presiones internacionales, una política monetaria restrictiva en Europa, el entramado de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y el bajo crecimiento global amenazan la economía mexicana.

economíaarchivo

Generar los ingresos necesarios para sostener las inversiones prometidas son el principal reto del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Si se conjugan el deterioro de la situación económica externa con una mayor desconfianza e incertidumbre financiera, que amenacen la estabilidad macro y la capacidad de cumplir con los objetivos gubernamentales, ¿qué nuevos impuestos se crearán?

En relación con la economía global, los principales organismos internacionales son pesimistas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su pronóstico de crecimiento para la economía mundial en este año: de 3.9% a 3.7 %. El de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es aún más bajo: 3.5%; y el del Banco Mundial, incluso menor: 3%.

Todos los organismos coinciden en que la desaceleración se debe a las escaladas arancelarias (sobre todo entre Estados Unidos y China), la disminución del comercio, el desempeño más débil de la zona euro, Reino Unido, y Japón, el alza de tasas de interés y las tensiones geopolíticas. En parte, por ello también el FMI bajó la estimación de crecimiento para la Unión Americana (de 2.7 a 2.5%) y China (de 6.4 a 6.2%), proyecciones que concuerdan con las de la OCDE y el Banco Mundial. La pérdida de dinamismo de la economía global y la disminución de expectativas influyen en la caída de los precios del petróleo, de las materias primas y de los productos agropecuarios (el índice general de commodities ha bajado 7.1%), en detrimento de los países exportadores de bienes primarios.

Este escenario internacional es desfavorable para México (especialmente por la gran dependencia que tenemos del vecino del norte), al igual que otros hechos acaecidos durante la transición de gobierno, como el quebranto multimillonario de la bolsa de valores y las afores, la fuga de capitales y la devaluación del peso (casi 21 pesos por dólar).

La OCDE considera que este año habrá una desaceleración global, como consecuencia de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, condiciones financieras más estrictas y el impacto de los precios del petróleo.

economíaDepositphotos

El rango de los aranceles chinos se ubicará en entre 5 y 10 por ciento.

El informe de este organismo (al que se conoce como el “club de los países ricos”, porque agrupa a naciones que controlan cerca del 70% del mercado mundial) estima un PIB global de 3.7% en 2018, pero de 3.5% para este año (el mismo crecimiento previsto para 2020).

Asimismo, la OCDE alerta a todos los países a que se preparen para “tiempos más difíciles” y a que jueguen en equipo y en alianzas estratégicas en lugar de emprender una escalada comercial individual. José Ángel Gurría dice que estas proyecciones reflejan claramente la necesidad de una cooperación internacional.

La tensión comercial entre Estados Unidos y China ha aumentado el titubeo y la incertidumbre para crear y establecer negocios, sobre todo en regiones estrechamente vinculadas a esos mercados. Y, además, podría haber mayor incertidumbre geopolítica en Europa, como consecuencia del Brexit, los problemas en Oriente Medio y las continuas tensiones en Venezuela.

El recrudecimiento de las tensiones comerciales podría pesar en el crecimiento de las relaciones multilaterales y del PIB, y generar incertidumbre para la inversión de la iniciativa privada.

La guerra comercial entre Washington y Beijing también podría acelerar la inflación, debido al efecto que los aranceles tendrían en el precio de los productos, lo que provocaría un rápido aumento en las tasas de interés de Estados Unidos.

economiaarchivo

Un endurecimiento de la política monetaria estadounidense constituye el segundo riesgo más importante para las economías latinoamericanas, específicamente la mexicana, ya que podría acelerar la salida de capitales procedentes de las economías emergentes y hacer retroceder todavía más la demanda.

La tensión comercial comporta un tercer peligro: una desaceleración de la actividad en China, la cual golpeará no solo a las economías emergentes, sino también a las avanzadas.

Proyecciones de diversos organismos internacionales sugieren que la crisis financiera global de 2008 sigue teniendo un efecto adverso en muchas economías, especialmente en los hogares de ingresos bajos y en los países con bajo desarrollo económico, a pesar de las políticas aplicadas para mitigarla.

Un paso vital para salir avante es no repetir errores, como la introducción de medidas que frenen y desincentiven las importaciones. Las políticas macroeconómicas deben minimizar la acumulación de vulnerabilidades financieras y garantizar margen de maniobra en caso de futuros infortunios.

Esperemos que las grandes inversiones lleguen a nuestro país, como la llegada a Veracruz de 154 millones de dólares por parte de Nestlé, y no haya más anuncios como el de Nissan, que despidió a más de mil personas en su planta de Aguascalientes.

Recomendamos: Aprende a elaborar un presupuesto personal para mejorar tu economía

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios