Buscador
Ver revista digital
Economía

Los bancos centrales no nos salvarán de una nueva recesión global

30-10-2019, 6:00:21 AM Por:
Dólar
© Adobe Stock

La Fed tiene un margen mucho más estrecho con tasas de interés sobre niveles de 2 por ciento, y el resto de bancos centrales tampoco tiene márgenes amplios.


Nota del editor: Esta es la tercera y última parte del especial a 90 años del crack de Wall Street de 1929.

Esta es la primera parte: A 90 años del crack

Y la segunda: Estos son los viejos (y nuevos) riesgos de una recesión global

El mundo está lleno de riesgos que pueden desencadenar una nueva recesión y, al parecer, la ayuda que los bancos centrales dieron hace diez años en la recesión de 2009 no tendrán el mismo efecto que antes. A nivel global, las tasas de interés en las principales economías sigue a niveles muy bajos, inclusive dando rendimientos negativos.

Hoy poy hoy la Fed tiene un margen mucho más estrecho con tasas de interés sobre niveles de 2 por ciento, al tiempo que la política fiscal tampoco cuenta con márgenes demasiado amplios. En ese sentido, la deuda del gobierno estadounidense, que hace 10 años rondaba el 70 por ciento del PIB, hoy supera el 100 por ciento y la posibilidad de ayudar a salir a la economía de una posible recesión es mucho menor, sin olvidar que los bancos centrales de otras partes del mundo tampoco tienen mucho margen para actuar en caso de un problema grave”, señaló Alejandro Sañdaña, economista del banco Ve por Más.

Fed
archivo Fed

Para Jorge Gordillo Arias, director de análisis económico y bursátil en CI Banco, el tema es: qué harán los bancos centrales cuando llegue un problema como los que hemos registrado en otras épocas, debido a que el acotamiento de actuación de estos organismos es muy marcado y esa es la gran incógnita: si no son los bancos centrales, ¿quién más pudiera salvar al planeta de un problema mayúsculo.

“Cuando sucedió el problema de 2008, la Fed y otros bancos tenían muchos puntos básicos a su disposición en las tasas de interés para maniobrar y enfrentar la crisis, de alguna manera lo lograron con este tipo de ajustes más la inyección de miles de millones de dólares en liquidez. El problema ahora es que esos mismos bancos tienen un margen muy modesto en lo que respecta a las tasas de interés, algunos incluso se encuentran más bien en zona de tasas negativas, con los riesgos que ello implica, es un margen muy estrecho, además de que el mundo se ha vuelto adicto a la liquidez.”

Monedas
Adobe Stock

La crisis de hace una década tuvo como garantes a los bancos centrales, sus medidas rescataron al planeta y permitieron que se librara un fenómeno como el de la Gran Recesión, pero hoy nuevamente acudimos a un entorno complicado para el mundo, con una estrategia ya muy desgastada.

Más espacio para recortar tasas en México

En este contexto, precisamente para México observa una buena oportunidad para que las tasas de interés en México sigan bajando y con ello se pueda reactivar un poco la economía, aunque no del todo, ya que el entorno mundial es determinante.

“Hoy tenemos una diferencia de tasas con Estados Unidos como no se había observado en años, más de 500 puntos básicos, existe una buena oportunidad para bajar más este indicador y pese a que habría una reacción inicial en el tipo de cambio, seguramente se volvería a ajustar positivamente”, dice Jorge Gordillo.

Peso
Especial

Sin embargo, como el resto de sus colegas, está muy atento a la evolución del conflicto económico-comercial entre Estados Unidos y China, toda vez que tiene al mundo en vilo y es por mucho mayor el factor de riesgo en este momento para la economía global. Las elecciones en estados Unidos preocupan y mucho a los analistas, sobre todo por la incógnita respecto a lo que pasará en dicho periodo.

La caída de un gigante sacudirá al mundo

César Valencia, analista de mercados financieros internacionales en Alpari, uno de los mayores brokers a nivel mundial es enfático al señalar que la próxima crisis financiera global claramente será causada por alguno de los gigantes mundiales, no solamente por su relevancia económica sino, una vez más, por los “juegos” en los que incurren y que suelen meter a la economía en problemas.

“Existen hoy día algunas similitudes entre los años 1929 y 2009; el mundo acababa de salir de una guerra en 1929 y se crearon muchas condiciones de injusticia económica que disminuyeron factores como la inversión y el estancamiento económico en muchas naciones, luego de esa guerra, a la economía alemana la ‘gravaron’ con hasta 8 por ciento de su PIB para que pagara los gastos de la guerra, una cifra brutal imposible de pagar. Hoy Alemania está a las puertas de la recesión.”

Alemania y la Unión Europea
Especial

El especialista hace otra analogía. En ese año, 1929, la Reserva Federal empezó a bajar las tasas de interés a niveles mínimos de la época, impulsando el crédito irracional y lo peor es que todo ese dinero fue a parar a la bolsa, se generó una burbuja que tarde o temprano estalló. “Hoy en día tenemos tasas de interés demasiado bajas pero que han entrampado a las economías, existen definitivamente patrones similares a los actuales“.

El terreno económico está minado. Además de la disputa comercial entre Estados Unidos y China, Latinoamérica ha marcado un claro viraje hacia el populismo, Europa tiene serios problemas de estancamiento, es muy probable que la política, que nunca ha estado desvinculada de la economía, sea la que genere también un problema de gran magnitud en el mundo, hay demasiada convulsión en el mundo en estos días.

Guerra comecial
Depositphotos

Valencia pone como ejemplo a su propio país, Chile, nación que hace unos meses no estaba en el radar de la geopolítica y la economía como un foco amarillo, y que ahora mismo enfrenta un grave problema que podría incluso derivar en cambios políticos relevantes.

Todo este escenario geopolítico y económico afecta sin la menor duda a la economía real, genera enormes distorsiones, el estancamiento económico actual es fiel reflejo, la producción industrial en el mundo por ejemplo vive sus peores momentos en décadas y los mercados manufactureros igual; de manera que, una crisis en la economía real no es ningún aliciente para evitar una crisis más profunda, por el contrario.

A pregunta expresa sobre cuándo y cómo podría esperar una crisis de gran magnitud o cuando menos una recesión inicial que evolucione en otras cosas, la respuesta sería: para 2021, toda vez que en 2020 Estados Unidos entrará en un proceso electoral que podría mantener las cosas más estables, lo que no necesariamente significa que la situación mejore.

OCDE
Depositphotos

“Estados Unidos tiene un largo ciclo de expansión y todo indica que, si las cosas siguen evolucionando de la misma manera es probable que en 2021 haya una situación de alto riesgo; el indicador que nunca ha fallado es el cruce de tasas de interés en Estados Unidos (cuando las tasas de largo plazo son más bajas que las de corto plazo); generalmente cuando sucede dicho cruce es la señal de que el ciclo de crecimiento económico ya se terminó y hemos iniciado otra etapa, la economía lo resiente generalmente entre 12 y 18 meses después de que se registra este famoso cruce de tasas invertidas, lo que sifgnifica que a principios de 2021 podríamos entrar en un ciclo negativo. De ahí, lo que venga”.

2021 bancos centrales Chile conflictos sociales guerra comercial politica monetaria recesión economica tasas de interés negativas
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios