revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

corona
174 decesos
3181 confirmados
9128 sospechosos
Economía

Especial: a 90 años del crack de 1929. Primera parte

Nota del editor: Esta es la primera parte de tres sobre el crack del 29 que cambió al mundo, sus lecciones y por dónde llegará la próxima recesión

28-10-2019, 6:00:43 AM
Dolar

Nota del editor: Esta es la primera parte de tres sobre el crack del 29 que cambió al mundo, sus lecciones y por dónde llegará la próxima recesón.

El 28 de octubre de 1929 comenzó un colapso económico que afectó a todo el mundo y, cuando se recuperó, ya no era el mismo. En esa fecha se registró la mayor debacle bursátil de la historia; aunque las condiciones eran diferentes y la globalización estaba muy lejos de llegar, con el desplome bursátil mundial de los mercados se inició también la Gran Depresión, el periodo más dramático para la economía del planeta registrado hasta ahora.

Hoy, a 90 años de distancia hemos transitado un largo camino no exento de crisis. La caída de los mercados en 2008 y 2009 nos hizo recordar que, en cualquier momento, lo peor puede suceder.

No se sabe el día y hora en que algo similar puede acontecer, lo que sí es un hecho es que la economía del planeta transita por momentos complicados. El propio Fondo Monetario Internacional (FMI) lo ha definido como una “desaceleración sincronizada”, que no sabemos a dónde nos puede llevar y que, lamentablemente, muchos actores estelares de nuestros días incluso se niegan a reconocer.

Hoy, la mayoría de quienes analizan la economía mundial ven importantes riesgos, consideran que los márgenes de actuación de los bancos centrales son cada vez más estrechos, además de la incapacidad de los gobiernos, de todos los colores y sabores, para generar crecimiento económico y bienestar.

¿Qué hacer?, ¿hacia dónde vamos?, ¿qué puede pasar? Son preguntas muy difíciles de responder. Alto Nivel platicó con expertos nacionales e internacionales sobre su visión respecto a la economía del planeta. Aunque es imposible prever una recesión como la que inició en 1029, través de sus puntos de vista se pueden plantear escenarios que nos permitan identificar los riesgos potenciales, la posibilidad de que en un futuro cercano la economía global pueda vivir una crisis que, ojalá, no sea como la de aquellos tiempos.

Lee: 5 ajustes necesarios en política económica frente a una posible recesión

Cómo cayó Estados Unidos cayó en días negros

El crack bursátil de 1929 no fue de un sólo día, fueron tres días los que marcaron la debacle que dio paso a La Gran Depresión. Previamente, un mercado bursátil alcista había generado el espejismo de que los precios de las acciones subirían para siempre, los “felices años veinte” del siglo pasado provocaron una especie de “borrachera” que impidió ver a la inmensa mayoría de la gente lo que se avecinaba; la burbuja creció y creció con base en el espejismo de ser ciudadano de la primera potencia del mundo, como se había reconocido a Estados Unidos tras el fin de la Primera Guerra Mundial. 

Pero, inevitablemente, todas las burbujas estallan. El jueves 24 de octubre de 1929 se presentó el primer ajuste violento en el mercado, la preocupación cundió entre los inversionistas acostumbrados a ganar y ganar, muchos de ellos apalancados con créditos, pero lo peor estaba por venir. Fue el lunes 28 de octubre de ese año, el histórico y trágico “lunes negro“, cuando llegó la catástrofe con un desplome de 13 por ciento en el icónico Índice Industrial Dow Jones, el martes negro terminó por colapsar a los mercados del planeta, a la economía y al sueño americano cuando la bolsa cayó otro 12 por ciento; las cifras señalan que, en dos meses el mercado de valores de Nueva York se derrumbó 48 por ciento y, en los tres días posteriores al martes negro al menos 100 mil estadounidenses habían perdido su trabajo. En el peor momento de la crisis el desempleo rebasó 25 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) de entonces, nunca hasta ahora la destrucción de riqueza se ha multiplicado, y muchas personas se quitaron la vida como consecuencia de la terrible crisis.

Esculturas de desempleados tras la Gran Depresión de 1929.

En 90 años no se ha repetido algo igual, pero…

En los 90 años que han transcurrido desde entonces, los mercados de valores no han estado exentos de crisis; el crack de 1987, el derrumbe de 2008 y otros periodos menos intensos, pero igualmente preocupantes, han enseñado que los riesgos son constantes.

Isaac Cohen, participante frecuente en mesas de análisis sobre economía global y con una larga trayectoria en tareas ligadas a las relaciones internacionales, que incluye el haber sido hace algunos años director de la oficina de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en Washington, nos comparte su punto de vista sobre lo que observa hoy día en el planeta en materia económica-financiera, a 90 años de lo que él llama “la historia más horrible jamás vista por la economía mundial“.

Isaac Cohen es optimista, comenta que hay espacio para ello luego de nueve décadas, sin que eso signifique que el mundo no ha pasado por momentos muy complicados y asegurar que habrá más.

“Lo que hemos visto en estos 90 años es que no se ha repetido lo que pasó en 1929; el mundo ha evitado una Gran Recesión desde entonces y me parece que eso hay que verlo positivamente porque lo que pasó en ese año fue horrible en el sentido de que la economía mundial se postró literalmente. La caída fue generalizada, el desempleo fue abrumador (alrededor de un 25 por ciento de en Estados Unidos), filas enteras para conseguir comida, múltiples suicidios y muchas cosas más. Yo creo que esa imagen que tenemos todos de la Gran Depresión del 29 nos ha quedado marcada y hemos aprendido en el sentido de que la hemos podido evitar otra vez.”

Franklon D. Roosevelt asumió la presidencia de EU en plena crisis y accionó distintos programas para levantar la economía.

Lo que vino después, y que merece el crédito correspondiente, fueron los distintos programas de reactivación económica, aunque estos no sacaron al país por sí solos de la depresión. “La economía de Estados Unidos con la elección del presidente Franklin D. Roosevelt en el año 1933 empezó a recuperarse, pero se volvió a caer en 1937 y de no ser por la guerra creo que hubiera sido mucho más difícil salir del hoyo”-

Cohen señala que el orden económico mundial que surgió después de la guerra, las personas encargadas de diseñarlo, tuvieron muy presente evitar otra caída de esa magnitud, tanto que a 90 años podemos decir que han tenido éxito, ya que no hemos registrado una experiencia similar.

Sin embargo, el analista recuerda y reconoce que se han reportado episodios difíciles, como el que vivimos en 2008, que nos recuerda que, en economía, no se han inventado las vacunas contra las recesiones.

“Es muy claro que el problema puede suceder de nuevo, aunque hay que decir que las autoridades están mucho más conscientes. Por ejemplo, lo que pasó entre 2008 y 2009 es importante porque en ese entonces el presidente del Banco de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, tuvo el manejo de la crisis y justo él es uno de los principales estudiosos de la Gran Recesión del 29 y tiene eso muy presente en su mente, de manera que cuando interviene el banco central en los mercados es para rescatar al sector financiero por una parte y para servir de prestamista de última instancia, precisamente para evitar una caída como la de 1929, y lo lograron.”

La recesión de 2009 fue fuerte sin duda alguna, el desempleo en Estados Unidos llegó a 10 por ciento. Pero no hubo una quiebra generalizada en el sector financiero como en aquellas épocas. Hace diez años el rescate financiero fue inmediato para evitar una reacción en cadena que hundiera a la economía del planeta.

Isaac Cohen dice que el mayor riesgo en este momento es la complacencia, creer que esto no puede volver a suceder es la ceguera más grande que los que toman decisiones pueden tener, si se olvida lo que pasó hay un riesgo muy grande de repetirlo y, en ese sentido, las lecciones de 1929 y lo que aprendimos en 2008-2009 es reflejo de que hemos logrado aplicar esas experiencias.

Lee la segunda parte: Estos son los viejos riesgos (y nuevos) de una recesión global

Te puede interesar: Esta es la profecía que anuncia una nueva recesión

Ver comentarios

Comentarios