revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Economía

¿Crisis a la vista? Así deben preparar las empresas frente al riesgo

El Foro Económico Mundial advierte sobre las principales crisis y riesgos que enfrentan el mundo y las empresas. Conoce las principales preocupaciones

16-01-2019, 3:21:32 PM
Crisis Crisis

Podríamos estar sonámbulos en una nueva crisis. ¿Cómo debe prepararse el mundo de los negocios?

El Foro Económico Mundial ha publicado hoy su Informe Global de Riesgos anual (GRR, por sus siglas en inglés), en el que se destaca en particular:

– Tendremos que encontrar nuevas formas de practicar la globalización que respondan a la era de inseguridad que viven muchas personas.

– Las tensiones políticas, especialmente la creciente polarización de la sociedad, requieren un replanteamiento radical de las instituciones y procesos existentes para hacer frente a los riesgos globales.

– Los riesgos se están intensificando, pero la voluntad colectiva para hacerles frente es al parecer insuficiente. Sin embargo, las divisiones se están consolidando y nos estamos sumergiendo cada vez más en problemas globales de los que lucharemos por salir.

Mirando un poco más a fondo, tomo cuatro puntos principales del informe de este año:

En primer lugar, de todos los riesgos globales, el medio ambiente es el lugar en el que el mundo se encuentra más claramente caminando sonámbulo hacia una catástrofe.

Lee: Los 2 males que quiere erradicar el Foro Económico de Davos

Las campanas de alarma están sonando…

El Informe Especial del IPCC sobre el Calentamiento Global de 1,5 °C (octubre de 2018) nos da sólo 12 años para limitar los impactos más sustanciales del cambio climático. Se necesitan cambios urgentes para reducir el riesgo de calor extremo, sequía, inundaciones y pobreza, lo que exige una unidad y una voluntad política mucho mayor de la que se ha demostrado hasta ahora.

¿Qué más hay?

Los riesgos ambientales dominan la Encuesta de Percepción de Riesgos Globales (Global Risks Perception Survey, GRPS) por tercer año consecutivo, representando tres de los cinco principales riesgos globales por probabilidad y cuatro por impacto. Los encuestados parecen cada vez más preocupados por el fracaso de la política ambiental y su posible impacto, siendo la interconexión de riesgos más frecuentemente citada la combinación de «fracaso en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo» y los «fenómenos meteorológicos extremos»

Además, el informe destaca que el cambio climático exacerba la necesidad de cerrar urgentemente la brecha mundial de 18 billones de dólares para inversión en infraestructura, y que el rápido crecimiento de las ciudades y los efectos actuales del cambio climático están haciendo que más personas (y empresas) sean vulnerables al aumento del nivel del mar.

¿Qué pueden hacer las empresas?

En este contexto, recomendamos encarecidamente que las empresas desarrollen una estrategia de adaptación a la resiliencia climática y actúen ya. Recomendamos que esta estrategia se construya en torno a 3 pasos:

Paso 1: Identificar los riesgos comerciales y estratégicos generales siguiendo el enfoque basado en escenarios del FSB TCFD.
Paso 2: Desarrollar una visión granular de los riesgos involucrados, incluyendo, por ejemplo, ubicaciones individuales.
Paso 3: Elaborar una estrategia de mitigación que incluya adaptaciones adecuadas que mejoren la resiliencia.

En segundo lugar, la tecnología sigue desempeñando una función fundamental en la configuración del panorama global de riesgos.

En el GRPS, el «fraude y robo masivo de datos» se clasificó como el cuarto riesgo global por probabilidad en un horizonte de diez años, con «ciberataques» en el quinto lugar. Esto sostiene un patrón registrado el año pasado, con los riesgos cibernéticos consolidando su posición junto con los riesgos ambientales en el cuadrante de alto impacto y alta verosimilitud del Panorama Global de Riesgos. Una gran mayoría de los encuestados espera que en 2019 aumenten los riesgos de ciberataques que lleven al robo de dinero y datos (82 %) y a la interrupción de las operaciones (80 %).

Este punto de vista entre las muchas partes interesadas que forman la muestra de GRPS también se comparte cuando sólo se mira a la comunidad empresarial. Como se destacó en el informe Regional Risks of Doing Business 2018 de noviembre de 2018, las empresas consideran que los ataques cibernéticos son el riesgo número uno para hacer negocios en Norteamérica, Europa, así como en Asia Oriental y el Pacífico. Esto indica claramente que las empresas necesitan reforzar la seguridad y la resiliencia cibernéticas para mantener la confianza en una economía digital altamente conectada.

ciberataquesDepositphotos.com

Los cibercriminales se aprovechan de los espacios de vulnerabilidad.

Entonces, ¿cómo pueden las empresas responder a esta creciente amenaza? Hay varios pasos a seguir, por ejemplo:

  1. Construir una cultura de conciencia: Los riesgos cibernéticos no son sólo un problema de TI, ni están limitados a ciertos sectores de una organización. Cada empleado, desde la sala de juntas hasta el pasante, desempeña un papel importante en el mantenimiento de la seguridad cibernética de una organización y en la comprensión de sus responsabilidades de mantener los datos de forma segura.
  2. Adoptar una mentalidad de resiliencia cibernética: Con el riesgo reputacional, las pérdidas económicas y las consecuencias legales en juego, es crucial que las sociedades creen e implementen un plan de respuesta a incidentes en caso de que ocurra un incidente cibernético. Una respuesta rápida y eficaz no sólo mitigaría estos riesgos, sino que también aseguraría una recuperación exitosa a largo plazo.
  3. Práctica, práctica, práctica: Si bien la práctica no siempre es perfecta, puede ser fundamental a la hora de responder a un incidente cibernético. No basta con tener un plan de respuesta a incidentes; es imperativo que el plan se practique y actualice de forma regular, ajustándose según sea necesario a los diferentes escenarios y variaciones de las amenazas cibernéticas.

En tercer lugar, las tensiones geopolíticas están aumentando entre las principales potencias del mundo y los riesgos económicos se han acentuado

Las tensiones geoeconómicas se intensificaron durante 2018, a través de las políticas de comercio, inversión y sanciones. Además, la tasa de crecimiento mundial parece haber alcanzado su punto máximo, mientras que la desigualdad, en particular dentro de los países, sigue aumentando y se considera un factor importante en el panorama global de riesgos.

Los encuestados del GRPS no se sienten seguros de que la situación actual vaya a mejorar. El 91 % espera un mayor riesgo en 2019 de enfrentamientos/fricciones económicas entre las principales potencias. El 88 % espera un mayor riesgo de erosión de las normas y acuerdos comerciales multilaterales, y el 85 % espera un mayor riesgo de confrontaciones o fricciones políticas entre las principales potencias

Al igual que muchos riesgos globales, hacer frente a cuestiones geopolíticas y geoeconómicas tan importantes suele ser una tarea difícil y un tanto desalentadora para las empresas. Las sociedades pueden elegir entre gestionar los riesgos geopolíticos o ser gestionadas por ellos.

Las organizaciones líderes entienden que no tienen que estar a la altura de las circunstancias, pueden tomar medidas, ser proactivas e incorporar la geoestrategia en la estrategia y las operaciones de negocio. Creemos que la junta directiva, la gestión y las funciones de riesgo de una organización tienen una función que desempeñar en la gestión de los riesgos y oportunidades geopolíticos. Esto se puede gestionar en tres pasos: comprender, prepararse y actuar.

Paso 1: Comprender la exposición de una sociedad a la geopolítica es una evaluación de la huella global en la que las organizaciones consideran las actividades económicas que realizan en todo el mundo y cómo cada una de ellas podría verse afectada por la geopolítica. Las áreas de interés incluyen la cadena de suministro, las personas, las funciones corporativas y las partes interesadas.

Paso 2: Prepararse: una vez que una organización comprende su huella geográfica y cómo sus objetivos estratégicos podrían verse afectados por la geopolítica, es hora de prepararse. Las áreas de interés incluyen la inversión en conocimiento y redes, la consideración de redundancias estratégicas y la evaluación de la modularidad.

Paso 3: Actuar: una sociedad debe actuar lo antes posible cuando se produce una perturbación geopolítica. Habrá situaciones que se pueden preparar proactivamente con bastante anticipación, y otras situaciones en las que será importante determinar rápidamente un curso de acción que minimice la alteración y el coste. Por ejemplo, las posibles medidas proteccionistas, ya sea en forma de aranceles o contingentes, son algo para lo que una sociedad puede prepararse claramente. Sin embargo, siempre habrá acontecimientos geopolíticos difíciles de predecir.

Mi última conclusión es lo interconectados y complejos que se han vuelto los riesgos globales. Esto exige un enfoque holístico de gestión de riesgos

Debemos tener en cuenta que la creciente interconectividad y complejidad de los riesgos globales han llegado para quedarse. En este contexto, y con los actuales sistemas cada vez más complejos y estrechamente vinculados, cuidar de las empresas significa considerar todo lo que pueda afectarlas.

La adopción de un enfoque holístico para gestionar los riesgos globales es crucial. Es importante reconocer las señales de alerta temprana, fomentar el escepticismo y mitigar nuestros sesgos cognitivos mediante el uso de herramientas de decisión estructuradas. Debemos estar abiertos a aprender las lecciones de los pequeños fracasos que pueden ayudarnos a prevenir la catástrofe… en lugar de caminar sonámbulos hacia ella.

Te puede interesar

Comentarios