Buscador
Ver revista digital
Imagen Personal

Cómo iniciar una conversación (y terminarla) de forma educada

18-02-2022, 6:10:00 AM Por:
Conversación
© Envato Elements

¿Te cuesta trabajo entablar un diálogo? Esto es lo que debemos conocer, según el protocolo de conversación.

¿Te ha pasado que piensas mucho antes de iniciar alguna conversación? ¿Temes empezar mal y causar una impresión negativa? Lo mismo sucede cuando quieres dar por terminada una plática sin herir la susceptibilidad de las personas con las que estás entablando un diálogo. Algo tan sencillo y cotidiano como el conversar también tiene su “ciencia”, aquí te damos tips para lograr conversaciones exitosas, en las que podrás sentirte satisfecho con los resultados obtenidos y evitarte conflictos.

Siempre lo adecuado es saludar. No necesariamente para seguir una conversación, sino para iniciarla. Estamos acostumbrados a que nuestro saludo vaya de la mano con la pregunta ¿Cómo te ha ido?, ¿Qué tal? o ¿Cómo estás? A lo que todos solemos responder de manera automática que ‘bien’ y también preguntarle al otro que ¿cómo se encuentra? No considero que esté mal, pero es esa primera conexión que todos esperamos”

señaló en entrevista Claudia Pérez Tenorio, asesora de imagen personal y empresarial, especialista en protocolo de conversación.

Los errores más comunes (y molestos) dentro de una conversación

  • Hablar más que escuchar: Debes saber escuchar como paso previo a que te escuchen.
  • Tener mirada penetrante hacia el otro: La mirada también comunica, ya que no ver a la persona puede ofenderlo, pero mirarlo sin quitarle la vista puede incomodarlo.
  • No tener contacto visual: Al no observar a la persona con la que hablas, puede mandar el mensaje de que lo ignoras y que no le estás poniendo atención, por ende, perderá el interés en la plática y no te tomará en serio.
  • El “yo-yo”: ¿Quién no ha conocido a este tipo de personas? Es decir, aquellas en las que todo el mundo gira alrededor de las mismas. Si te ocurrió algo, casualmente salen a relucirse y decir “A mí también me sucedió”, como si fuera una competencia, en el sentido negativo. Aprende a escuchar a los otros, sin estar solo hablando de ti mismo.
  • Portarte como un sabelotodo: Es incómodo hablar con una persona que cree saberlo todo, y si no lo sabe, pues se lo inventa. Siempre se debe tener una mente abierta y escuchar puntos de vista diferentes, eso genera buena comunicación.
  • Tu cuerpo está presente, pero tu mente en otro lado: Si bien, una persona podría sentirse mentalmente agotada en ciertas ocasiones como para estar interactuando, lo que recomienda la experta es explicar previamente al interlocutor sobre tu situación, proponiendo que pueden tener la conversación después, porque en ese momento no estás disponible. Así demuestras mayor interés y disposición.
conversación crucial

Temas que no debemos tocar

  • Política: Cada quien tiene sus propias ideologías y, en ocasiones, las personas podrían discutir y generar un ambiente tenso durante su conversación.
  • Religión o creencias: Las personas suelen tener alguna creencia y siempre debes respetarla aunque sea diferente a la tuya.
  • Fútbol (En algunos casos): Por ejemplo, si una persona es muy aficionada a un equipo deportivo y lo criticas, podría ofenderse mucho y en ese instante querrá cortar la conversación.
  • Mentiras o chismes: En conversaciones menos formales, en ocasiones, pueden tocar temas en los que involucran a otras personas sin que estas estén presentes. Al hacer eso puedes herir a otros, o hasta surgir malentendidos que puedan desembocar en una discusión. No es bueno hablar mal de los demás para impresionar a alguien.

¿Cómo ser educado al terminar la conversación?

¿Quién no se ha encontrado en esa incómoda situación en la que por prisa tienes que irte pero no quieres ser grosero al cortar la plática? Es más común de lo que parece y para ello, Claudia Pérez Tenorio explicó que desde antes de comenzar el diálogo es recomendable advertir al interlocutor que tienes prisa y que debes irte, dejando abierto el “nos vemos luego” o “luego seguimos hablando” y agradeciendo por el tiempo dedicado.

Yo lo que aconsejo es avisar desde el inicio, es decir, cuando te encuentras a alguien y comienzan a hablar. Le puedes decir que solamente tienes cinco minutos, porque vas a una reunión (o cualquier acontecimiento que tengas próximamente), pero que te cuente cómo se encuentra y dejarle en claro que luego lo buscarás”,

explicó Claudia Pérez Tenorio.

Esto es importante para que la otra persona no lo perciba como un acto de desinterés, ya que desde un inicio estás siendo sincero de que tienes el tiempo justo.

¿Cómo han cambiado las interacciones personales durante la pandemia?

Estuvimos aislados durante tanto tiempo que algunos tienen ‘oxidadas’ sus capacidades de relacionarse con los demás. El confinamiento, el trabajo en casa, la educación a distancia, entre otras, se han vuelto una realidad, por lo que se ha generado una barrera en la que resulta más complicado entablar conversaciones, lo que antes era natural y espontáneo como seres sociables.

Esto puede deberse también porque muchas personas han pasado situaciones difíciles durante la pandemia o temen retomar el contacto cercano con otra persona. Claudia Pérez recomienda que, si observas que el otro está usando un cubrebocas, debes conservar el tuyo, pues podría ser una agresión quitártelo sin antes pedir permiso o preguntarle.

Además, es preciso saber escuchar como paso previo a que te escuchen. El querer ser protagonista en una conversación, o bien, interrumpir al interlocutor te hará ver irrespetuoso.

Leer: El síndrome del empleado que guarda silencio y no dice lo que piensa

La experta en imagen recordó que tener una buena comunicación requiere de práctica, pero en realidad, nosotros mismos nos conocemos y sabemos cómo interactuamos con los demás. Por ejemplo, hay personas que mueven las manos cuando hablan con los demás, otros que gesticulan mucho, existen quienes dirigen la mirada hacia varios lados o que solo la enfocan en un lugar, entre otras cosas. Se trata de hacer un equilibrio y tener un lenguaje corporal adecuado, que transmita confianza y apertura. Recordó que es bueno ser observador y saber percibir cuando el interlocutor está desviando su atención hacia otra parte, para que puedas captarla al instante y poder llevar una comunicación efectiva.

Conversar coronavirus
Depositphotos

La especialista en protocolo contó que solamente el 7% representa lo que decimos y que el 93% es lo que observamos cuando nos comunicamos. Así que es recomendable acompañar nuestras palabras con ademanes y cuidar nuestros gestos, es decir, que sean congruentes con lo que decimos verbalmente.

Por ejemplo, hay dos gestos que percibimos en fracciones de segundo, el primero es el enojo y el segundo es el desagrado. El último mencionado corta la comunicación por completo, ya que de alguna forma, el enojo lo suelen entender como una molestia, explicó Claudia Pérez Tenorio.

Finalmente, siempre debemos ser cautelosos con las palabras que salen de nuestra boca y ser congruentes con nuestras expresiones corporales.

ÚLTIMAS NOTICIAS:

autor Apasionada por los viajes, la fotografía y la gastronomía. Colaboradora en proyectos de voluntariado.

Comentarios