Decálogo del buen manager

Existen ciertas reglas que a lo largo de la historia han utilizado para el logro de su objetivos sabios, políticos y economistas. ¡Conócelas!

11-03-2011, 3:05:59 PM

Aunque las economías experimentan cambios a lo largo de la historia, las empresas evolucionan y se buscan líderes con nuevos perfiles, existen sabios consejos que logran traspasar las barreras del tiempo y son de utilidad para quienes enfrentan los desafíos de este complicado mundo.

Sin ir más lejos, encontramos frases como “una organización es más estable si sus miembros tienen el derecho de manifestar sus diferencias y resolver sus conflictos dentro de ella”, en escritos del diplomático y humanista italiano del Renacimiento, Nicolás Maquiavelo, que a pesar de vivir en una realidad muy distinta a la actual, fue capaz de platear principios que son perfectamente adaptables y aplicables a la administración de las organizaciones contemporáneas.

Al igual que Maquiavelo, a lo largo de la historia, otros pensadores, literatos, políticos o estrategas han legado una serie de frases, cortas en extensión, pero muy amplias en contenido.

Te invitamos a conocer un resumen de los .principios elementales para todo manager
, obtenido desde frases que quedaron en la memoria de todos quienes trabajan en el mundo empresarial.

Winston Churchill, Ex primer ministro británico dijo: “El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”

Una de las cosas en que más insisten los .expertos del management es que los empresarios no deben rendirse ante el fracaso. Un buen ejemplo de esto es el CEO de Apple, Steve Jobs, quien vivió varios fracasos durante la década de los 80 que lo condujeron, finalmente, a su despido en 1985. A pesar de ello, en 1997 el estratega fue reintegrado, esta vez como presidente y logró convertir a la compañía hasta lo que es hoy.

Peter Drucker dijo: “A los elefantes les cuesta mucho adaptarse. Las cucarachas sobreviven a todo”

Una empresa pequeña, no siempre es menos valorada que una gigante. Las primeras tienen muchas más probabilidades de adaptarse a grandes cambios, si es que en algún momento lo llegan a necesitar. Mientras que las grandes pueden estar destinadas al fracaso ante cualquier gran golpe que las deje knockout.

Dwight D. Eisenhower, Ex presidente de Estados Unidos dijo: “Un plan no es nada, pero la planificación lo es todo”

Está claro que un buen plan o una buena idea empresarial es un buen punto de partida, pero puede ser un fracaso si no tiene detrás un proceso reflexivo, ordenado y estructurado que posibilite su consecución. Siempre se puede acertar por casualidad, añade, “pero nadie puede vivir del rédito de un golpe de suerte eternamente, y mucho menos una empresa. Para que ello no ocurra, lo primero que hace falta es una idea, pero todavía puede pasar mucho tiempo hasta que ésta se materialice y se concrete en un negocio próspero.

Nicolás Maquiavelo, humanista italiano del Renacimiento dijo: “Si bien una persona puede iniciar una organización, ésta será duradera cuando se deja en manos de muchos y cuando muchos desean conservarla”

Si los directivos de las empresas son capaces de incluir e implicar a todos sus empleados en la concreción de un objetivo y su conservación, conseguirán que funcione mucho mejor. Aunque no es fácil, existen algunos métodos para hacer que los colaboradores se sientan parte de la empresa. Lo importante es hacerles entender que cuando tú fracasas, todos fracasan.

Tom Peters dijo: “Despide a los planificadores. Deja de pensar y actúa”

Actuar en contra de lo que todos piensan es una virtud muy valorada en las empresas. Eso se logra, con un bajo porcentaje de planificación y un alto grado de imaginación y libertad para actuar. Claro, depende del sector y es importante considerar las palabras de Eisenhower.

C.K. Prahalad, profesor de la Universidad de Michigan, dijo: “El mayor enemigo de la gente de marketing es el Excel”

Existen muchos ejemplos de cómo ser exitoso prescindiendo de las estadísticas y estrategias habituales para llegar al público. Un buen ejemplo son los helados Ben&Jerry’s; ellos venden helados ecológicos, no invierten en publicidad directa y han llegado a ser la segunda empresa vendedora de helados después de Häagen-Dazs”.

Gustavo Piera dijo: “No seas veleta y acaba todo lo que empieces. No vivas por impulsos y cuando te embarques en algo, dedícate a ello en cuerpo y alma”

Esto es cierto, muchos empresarios son capaces de comenzar un proyecto con toda la energía del mundo, pero también son capaces de hacer lo mismo con otro proyecto sin haber terminado éste. La idea es definirse por uno, y dar los mayores esfuerzos para su concreción.

Vladimir Lenin, ex presidente soviético dijo: “Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”

Hay quien critica esta afirmación diciendo que es una forma de transferir a los empleados parte de la problemática de la empresa, que debería ser solucionada por los directivos. No obstante, sigue teniendo plena vigencia.

Michael Porter, académico de Harvard dijo: “La empresa sin estrategia está dispuesta a intentar cualquier cosa”

Porter basa su afirmación cuatro puntos: la estrategia de liderazgo en costos, de diferenciación, de enfoque y de Internet.

La primera, se refiere a ser el productor de menor costo en su sector industrial, buscando economías de escala o mediante el acceso preferencial a materias primas. La segunda va más dirigida a poder entregar un valor agregado a los productos, mientras que la tercera descansa en la elección de un panorama de competencia estrecho dentro de un sector industrial. Porter no deja de lado .la importante plataforma Web, donde -según él- se amplifican las características del mercado tradicional.

Los artistas argentinos, Les Luthiers dijeron: “Lo importante no es saber, sino tener el teléfono de los que saben”

Hoy en día, es más acertado decir que lo que se necesita es tener un acceso a Internet en lugar de un teléfono, pero lo realmente importante, independientemente de la tecnología que se emplee, es desarrollar una red de contactos en tantos sectores como sea posible.

Fuente: Wharton