Seis hábitos del líder efectivo

Según el libro The Elastic Enterprise un directivo moderno debe tener inventiva y la capacidad de ‘vender’ ideas a su equipo.

29-03-2012, 1:29:22 PM

Para ti, ¿qué hace a un líder efectivo? Hay distintas
claves  que hacen que una cabeza de
equipo sea exitosa como un buen manejo de la gente, la capacidad de innovar o
saber cómo guiar a una meta común.  Hay
características que se han hecho presentes en los principales representantes de
liderazgo de nuestra era.

Haydn Shaughnessy, autor de The Elastic Enterprise,  apunta que los líderes empresariales de hoy
deben hacerse de un nombre por ellos mismos debido a que con el internet,  las personas que los  siguen están al pendiente de cada una de sus
acciones. 

Antes los líderes debían contratar a un especialista en
relaciones públicas para manejar una empresa llena de personas que tal vez
jamás los verían. Hoy  en día el director
de una compañía no puede estar desconectado de lo que le pasa al más pequeño de
sus trabajadores.

Los directores están expuestos al escrutinio público y deben
ser capaces de adaptarse a las nuevas tendencias. Un buen líder moderno sabe
que debe coexistir con y para un ecosistema de colaboradores que trabajen por
una meta común.

En su libro Shaughnessy apunta que hay seis hábitos modernos
para los líderes altamente efectivos y los compara con representantes actuales.

Inventiva

Todo buen líder también es un inventor pues genera ideas,
procesos y rutas de innovación para sus equipos. Un buen director debe tener la
curiosidad científica de jugar con los sistemas para descubrir cómo pueden
mejorarse y adaptarse de forma más correcta a las necesidades del mercado y de
su empresa.

El mejor ejemplo de esto fue Steve Jobs, quien transformó la
industria de la electrónica de consumo.

Saber replantear

Un director nuevo debe ser capaz de replantear la realidad y
el futuro de una compañía o equipo. Debe saber aceptar que ningún sistema es
perfecto y correr el riesgo radical de transformar lo que haga falta para
llevarlo a su mejor expresión, aún si se trata de la visión, misión y valores
de la empresa.

Sin embargo,  ningún
buen líder actúa solo.  El líder efectivo
sabe “vender” la idea a su equipo y trabajar junto con él para llevar a una
compañía a su crecimiento natural.

Por ejemplo, Apple empezó siendo una empresa de computadoras
pero hoy vende teléfonos, televisiones y tabletas.  La cultura corporativa de la empresa cambio
porque Jobs encontró una nueva oportunidad de negocio y supo venderla a empleados,
analistas, socios, desarrolladores, accionistas y clientes.

Un líder efectivo sabe ver las cosas de manera diferente y
hacer que los demás compartan su visión.

Saber atraer y orquestar

El nuevo líder efectivo de saber manejar activos dentro y
fuera de la empresa y desde diferentes niveles de gestión. Es decir, debe tener
la capacidad de dar la bienvenida al más humilde de sus empleados y a la vez
saber actuar frente a los inversionistas.

Esto quiere decir que una buena cabeza de equipo debe ser
capaz de laborar desde diferentes niveles y no se queda estático frente a las
circunstancias.

Saben aplaudir a la competencia, por más grande o pequeña
que sea, y hacer que sus compañeros hagan lo mismo.

Estos líderes deben poder hablar de un horizonte más grande que
impulse las aspiraciones humanas y cambios de comportamiento de su equipo.

Influencia

Un buen líder efectivo sabe influir, convencer, estimular e
incentivar a los miembros de su equipo  e
incluso de otros. La influencia positiva crece sin límites reales, mientras que
el ejercicio del poder se limita al alcance de la autoridad.

Esto es especialmente remarcable en el contexto digital
donde las redes sociales pueden construir o aplastar un nombre en cuestión de
minutos.

Los líderes efectivos modernos deben conocer de los medios
de comunicación actuales y las plataformas disponibles para estar conectado con
su público y no perder la capacidad de influir una conversación.

Saber limitar

Un director efectivo sabe delimitar entre consulta e instrucción
para saber cuándo escuchar a la comunidad y cuando tomar una decisión en
solitario.

En teoría, un líder efectivo sabe ver el panorama completo
por lo que no puede dejarse llevar por la presión social. Un ejemplo de esto se
ve en la negativa de Steve Jobs de integrar Flash en sus dispositivos.

Se trata de saber gestionar de manera abierta un equipo sin
ser susceptible a la opinión popular.

Dejar de arriesgar

El mundo hiperconectado de hoy hace que los directivos
quieran participar de toda nueva tendencia popular aun cuando su equipo pueda
no ser el más adecuado para ciertos mercados.

El líder efectivo sabe reconocer dónde hay una oportunidad
real, nuevos mercados, alternativas y estrategias, siempre y cuando sea una decisión
tomada a conciencia y no sólo porque es lo que se espera.

¿Para ti cómo es un líder efectivo?

Para saber más: 

Lecciones de liderazgo de Maquiavelo

6 hábitos de liderazgo para las juntas de trabajo

Liderazgo e inteligencia emocional