HistoriasProtagonistas

La reportera que quiere incluir la discapacidad en la CDMX

La historia de Katia D’Artigues está ligada a la discriminación en México. Esta periodista quiere que en la nueva Constitución queden asentados los lineamientos para que las personas con discapacidad sean tratadas con normalidad y sin prejuicios.

20-05-2016, 6:23:41 PM
La reportera que quiere incluir la discapacidad en la CDMX
Darinka Rodríguez

Cuando egresó de la Universidad Anáhuac como licenciada en Ciencias de Comunicación, jamás pensó que veinte años más tarde sería ella la que estaría del otro lado del micrófono. Katia D’Artigues, acostumbrada a entrevistar, ahora recibe a Alto Nivel entre las solicitudes de varios medios informativos que la han buscado para preguntarle su labor como candidata a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. 

“Ha sido un día relajado”, menciona tras darle un sorbo a su refresco y luego de regresar de una sesión de fotos. Katia encabeza la lista de aspirantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para redactar la constitución como candidata externa, es decir sin una afiliación formal en esta institución política.

En ese sentido, es enfática al decir que su extracción es ciudadana, pero optó por este camino ya que la vía independiente resultaba complicada y poco asequible. “Me ofrecieron de varios partidos pero en el PRD encontré una plataforma con la que coincidía”, menciona. En Alto Nivel conversamos con la periodista que busca escribir un norma incluyente.

¿Quién es Katia D’Artigues y por qué quiere redactar la constitución de la CDMX? 

Soy mujer, periodista y mamá de Alan y eso también por qué estoy aquí: Alan tiene 9 años y síndrome de Down y cuando nació me cambió la vida y la forma de ver el mundo y como soy periodista pronto empecé a reportear sobre el tema de la discapacidad y a comprender que hay muchas cosas que hacer para garantizar sus derechos.

¿Qué es una Constitución incluyente?

Si reconocemos que (las personas con discapacidad) son ciudadanos no solamente basta decir que los incluimos, sino que tenemos que hacer muchas cosas puntuales para su inclusión. Alan nació en 2006, el mismo año en que se aprobó la convención por los derechos de las personas con discapacidad que México, la única convención de derechos humanos que nuestro país ha propuesto al mundo gracias a Gilberto Rincón Gallardo hace quince años y hace ocho años se ratificó.

Yo crecí en un mundo donde las personas con discapacidad estaban excluidas y esta convención marca un antes y un después. Esas personas se consideraban enfermas, que necesitaban arreglarse ellas para ingresar al mundo de nosotros los “normales, bípedos y hablantes”.

La discapacidad no es un problema individual sino social y no son personas enfermas. Alan no está enfermo, siempre va a ser así pero es diferente, solo necesita cosas para incluirse en la sociedad.

Eso es lo que yo quiero poner en la Constitución de la Ciudad de México, que sea una constitución que ya nazca armonizada con esta nueva idea de la discapacidad sin penas ni lástimas sino reconocerlos como ciudadanos y que tenemos que diseñar apoyos para que accedan a todos sus derechos pero que al diseñarlo sea más fácil que todos accedamos a esos mismos derechos.

¿Vivieron tu hijo y tú algún episodio de discriminación?

Hemos sido muy afortunados por muchas razones: he tenido acceso a mucha información y apoyos necesarios. Pero la discriminación es algo a lo que te enfrentas de manera cotidiana, no solamente cuando nació. Recientemente en la fiesta del hijo de una amiga, Alan estaba jugando cuando llegaron unas niñas, se le quedaron viendo de una manera boquiabierta y estaban sorprendidísimas y me preguntaron si estaba enfermo. “No está enfermo, él es diferente”. Realmente estaban sorprendidas, “pero, ¿qué tiene?” me preguntaban, “Síndrome de Down, lo que quiere decir que tiene cosas diferentes como sus ojitos que son rasgados” pero ellos no alcanzaban a articular palabra, ellas no habían visto a una persona con Síndrome de Down en su vida.

Ellas lo hicieron así no por discriminación sino por verdadera sorpresa, no estamos acostumbrados a ver a personas con discapacidad en la calle y convivir con ellos. Ellas tenían una especie de miedo cuando en realidad no pasa nada, al contrario, la convivencia con personas con discapacidad es muy normal y los niños no son crueles, sino los adultos. Eso es muy importante de cambiar, porque los niños que crecen juntos aprenden a vivir juntos. 

No hay cosa que resulte perjudicial al incluir a las personas con discapacidad, pues si trabajaran podrían aumentar de 3 a 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de cada país.

¿La Ciudad de México puede ser un ejemplo en derechos humanos?

Sí lo creo. Ahora que estamos esperando a que se legisle el tema de los matrimonios entre personas de mismo sexo empezó en la ciudad, en Coahuila también pero por ejemplo, ya existe un fallo de la Suprema Corte de Justicia que obliga a legislar al respecto. Creo que podemos marcar vanguardia en la inclusión de personas con discapacidad.

Tenemos que hacerlo bien porque aunque esto ya está en la ley y se han ratificado convenciones, muchas veces una ventanilla mata a la constitución y aunque ya estén garantizados en la constitución general deben de estar en la carta de la ciudad y buscar que se reflejen en las leyes secundarias.

¿Qué le respondes a quienes critican a los candidatos que no son políticos de carrera?

Yo les diría que ya hemos tenido muchos constitucionalistas que saben mucho de leyes pero no de acercamiento con la ciudadanía y han probado que no les interesa. Las personas que venimos de la ciudadanía y de organizaciones de la sociedad civil podemos aprender de leyes, asesorarnos con constitucionalistas y con personas que sepan cómo hacer leyes.

Obviamente todo tiene su ciencia y necesitaremos asesoría, pero podemos aprenderlo; ellos no han aprendido la cercanía con la ciudadanía. 

¿Qué opinas de la interrupción del embarazo, uso de la marihuana y matrimonio entre personas del mismo sexo?

El matrimonio es entre dos personas y se debe de mantener. Punto. Son derechos que tiene cualquier familia. Estoy de acuerdo por otro lado sobre el uso de la marihuana de que debe ser una decisión personal; a mí me preocupa mucho más los índices de alcoholismo, que es una droga autorizada y que además es una de las primeras causas de discapacidad adquirida por accidentes. Y finalmente la mujer siempre debe tener el derecho a decidir.

¿Cuál es la mayor aportación que puedes darle a la constitución?

Asumo que mi candidatura es reconocimiento a un movimiento social que son las personas con discapacidad. Antes de esto propuse al PAN y al PRD que incluyeran a alguien con discapacidad antes que a mí; yo quería que fuera Carlos Ríos Espinosa, un abogado y el único experto en la convención en el panel de expertos de la ONU. No lo veo como algo personal, sino como un movimiento.

Relacionadas

Comentarios