'; Alto Nivel
HistoriasProtagonistas

La estrategia de Paco para ser millonario, sin ayuda de Slim

Francisco Orihuela está convencido de que su sencillo negocio de empanadas será la base para llevarlo a convertirse en el mejor mercadólogo del mundo en unos años. Esta es la historia del adolescente promesa de Acapulco.

01-11-2016, 9:33:30 AM
La estrategia de Paco para ser millonario, sin ayuda de Slim
Javier Rodríguez Labastida

Francisco Orihuela asegura que los grandes hombres de negocios han tenido un origen pequeño, y con esa premisa está convencido de que su sencillo negocio de empanadas será la base para llevarlo a convertirse en el mejor mercadólogo del mundo en unos años.”El chiste en lograrlo depende de las ganas que le ponga uno”, dice.

Su empeño lo respalda. Se despierta temprano para preparar su producto, en busca de compradores recorre varias veces todos los días los 9.6 kilómetros que hay entre el Grand Hotel y el Calinda Beach en la costera de Acapulco, en sus “tiempos libres” lee libros sobre estrategias de venta, aprende varios idiomas, y utiliza la música y el cine como referencia para acercarse a sus compradores.

En entrevista con Alto Nivel, el adolescente de 15 años cuenta los secretos de su estrategia que lo ha puesto en la mira de grandes empresarios como Arturo Elías Ayub, conferencistas reconocidos como Jürgen Klaric, y que ha causado el interés de millones de personas que han observado su storytelling en YouTube.

Descubre tu giro

Paco, como lo llaman sus padres y amigos, comenzó vendiendo dulces, salsa y sándwiches con sus compañeros de la primaria en Toluca, pero encontró su negocio un día que su papá desempolvó una vieja receta argentina que le habían compartido unos conocidos para hacer empanadas.

“Cuando las probó le gustaron y nos dijo ‘¿Y si las vendo? Quiero tener mi propio negocio y mi propio dinero’, y así comenzó a aprender la receta, al principio no le salían tan bien, pero después lo logró y comenzó a vender eventualmente hasta hacerlo de una forma regular desde hace unos seis o siete meses”, dice su padre, Alejandro Orihuela.

A partir de este pequeño negocio, Paco se ha trazado la meta de vender empanadas hasta que pueda abrir una sucursal en Acapulco, y después crear una gran cadena que lo convierta en millonario. “Mi plan es ser el mejor mercadólogo. Ahora tengo que ponerle mucho empeño a mi meta, para poder acordarme de grande que estas mismas empanadas que vendía en la playa me ayudaron a llegar hasta ahí”, dice Paco.

Especializa tu conocimiento

El adolescente siempre ha tenido cerca un libro. De niño leía historias de aventuras y clásicos infantiles, hasta que descubrió su gusto por las ventas.

“De pronto él dijo que le gustaban mucho las ventas, y luego la mercadotecnia, así que le acercamos ese tipo de libros”, dice Alejandro Orihuela, quien asegura que fueron los libros los que le enseñaron las palabras clave que utiliza ante sus clientes.

El libro favorito de Paco es El vendedor más grande del mundo, de Og Mandino, actualmente lee Piense y hágase rico, de Napoléon Hill, y tiene ya otro en puerta: Hasta el final, por qué rendirse no es una opción, de Adolfo Agüero. Cabe señalar que este último fue un obsequio que le dejó Elías Ayub tras la plática en la que el empresario le ofreció apoyo económico y que el adolescente declinó.

Dale sentido a tu aprendizaje

Hace dos años que Paco dejó la escuela, pues ya no le encontró razón de ser. Mientras residía en Toluca observó como varios de sus compañeros asistían a clase sin interés de aprender, así que habló con sus padres para estudiar de otra forma.

Desde entonces aprende bajo un método autodidacta en el que solo acude a presentar sus exámenes para avanzar de nivel.

“Yo no veo mal que la gente vaya a la escuela, pero todo depende a que vayan. Hay gente que va a echarle ganas, pero la mayoría va a hacer cosas que no deben. El que va a la escuela tiene que aprovechar, y yo me siento incómodo en esos ambientes; fue por eso que preferí que mis papás tomaran ese papel”, dice.

Paco regresará a las aulas el próximo año cuando ingrese a la preparatoria. “Es lo mejor”, asegura su padre. Tiene claro que va a estudiar Mercadotecnia, aunque aún no ha pensado en que universidad.

A la par de sus estudios en casa, Paco ha aprendido inglés y francés, y se ha interesado por aprender en al menos cinco idiomas más el discurso que utiliza para vender sus empanadas. Generalmente pide apoyo de sus propios compradores para que sean ellos los que le enseñen cómo decir correctamente las palabras que debe utilizar.

Cultívate y ocupa tu mente

Una de las cosas que llamó la atención del video que se hizo viral del storytelling de Paco fue la referencia que hizo de Martín Luther King: “Para subir una escalera hay que hacerlo peldaño por peldaño”. ¿Cómo un niño de 15 años utiliza como referencia las palabras de uno de los iconos de la lucha contra el racismo del siglo 20?

Francisco Orihuela asegura que le gusta leer, escuchar música y ver películas que le dejen enseñanzas. “Hay una frase muy famosa de Al Pacino en la película Cara Cortada: ‘El mundo es tuyo’. Yo creo que si tienes la oportunidad, el tiempo que estés aquí puedes hacer grandes cosas, pensando que si el mundo es tuyo hay que aprovecharlo al cien”.

En sus descansos, Paco escucha música y lee, y le gusta pasear en velero con sus papás, su tía y sus hermanos, también está aprendiendo a tocar guitarra.

“Yo le diría a los padres que dejen soñar a sus hijos, cuando vean que ellos toman algo en serio y es auténtico no los inhiban, ni los metan con mil gadgets a una recámara con la vida resuelta, porque ahí es cuando les cierran las oportunidades”, dice Alejandro Orihuela, un periodista que ha escrito sobre política y temas sociales en distintos medios y que actualmente está lanzando un canal de YouTube.

Dale un valor a cada cliente

A sus 15 años, Paco asegura que lo que más le gusta es vender, y lo refleja en cualquier conversación. Incluso en esta entrevista busca promover sus empanadas cuando le preguntamos cuál es su costo.

“Doy la orden de tres piezas en 45, con salsa y servilleta sin costo adicional por si quiere hacerme su pedido de una vez. Hay de jamón, jamón con queso, queso con jamón, y tiburón dietético y tomando en cuenta que la sal de mar es un buen conservador, sus empanadas estarán bien para cuando llegue a Acapulco”.

Para él, su principal virtud es improvisar de acuerdo al cliente con el que se encuentre y ser tan persistente como sea necesario para lograr la venta.

Arturo Elías Ayub no le aceptó el apoyo económico pero sí lo convenció de venderle nueve empanadas en lugar de las cuatro que iba a consumir en un principio. No ha aceptado ninguna oferta de trabajo tras su fama en internet, pero sí ha logrado colocar hasta 25 docenas con un nuevo cliente, y está buscando romper pronto ese récord.

“Ha llamado mucho la atención lo que hago y yo les diría que si les gusta el camino que sigo, entonces tómenlo, y si no, entonces piensen en una buena estrategia y llévenla a acabo. Vender no es solo pensar, también es actuar, y si fallan, no importa, siempre habrá otros intentos.

Relacionadas

Comentarios